América latina integración

La Alianza del Pacífico se reinventa y sale fortalecida para hacer frente al proteccionismo de Trump

Infolatam
Madrid, 19 de marzo de 2017

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. La Alianza del Pacífico ha conseguido salir fortalecida tras su última cumbre e incluso ha encontrado una estrategia para afrontar los nuevos tiempos marcados por el auge del nacionalismo (el Brexit) y el proteccionismo.

La llegada de Donald Trump hundió el gran proyecto de integración comercial de la cuenca del Pacífico. El presidente de Estados Unidos firmó el pasado enero una orden ejecutiva para retirarse del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés).

Los países de la Alianza (México, Colombia, Perú y Chile) habían apostado muy fuerte por este tratado impulsado en su día por la administración de Barack Obama. Ante el nuevo panorama, estos cuatro países han sabido encontrar nuevas alternativas, tal y como se ha visto tras su cita de la semana pasada en Viña del Mar, en Chile:

1-. Crecer para ser más fuertes

Los países de la Alianza del Pacífico decidieron responder a las medidas proteccionistas del gobierno estadounidense creciendo internamente (apostando por más mercado entre los socios) y externamente (apoyando la integración de nuevos miembros).

En ese sentido la Alianza va a tratar de desarrollar el insignificante mercado intraregional y captar nuevos países. El futuro éxito o fracaso de la Alianza del Pacífico pasa por ahí: crear lazos y vínculos comerciales entre los socios y tender puentes con otros actores internacionales.

En ese sentido, la Alianza del Pacífico quiere “redoblar” el comercio interno “que aún es muy pequeño”, identificar barreras paraarancelarias que obstaculizan el comercio y estimular a los empresarios del bloque para incrementar el comercio y la inversión, así como avanzar en la integración de capitales.

De forma paralela la Alianza, conformada por solo cuatro países, aspira a aumentar en tamaño e influencia añadiendo nuevo socios. Para ello, ha apostado por diversificar y flexibilizar los vínculos y así ha nacido la figura del asociado.

Vamos a establecer la figura de país asociado”, anunció el canciller chileno Heraldo Muñoz, para negociar el TLC “de alto estándar y en un plazo breve”. “Oportunamente, identificaremos los países”, dijo el ministro, que considera un “paso importante” para la Alianza de negociar como bloque.

En la Alianza del Pacífico hay 49 países observadores y la idea es estrechar lazos con las naciones que han manifestado un mayor interés en el proceso que impulsa el bloque. Entre ellas destacan Nueva Zelanda y Canadá así como Costa Rica y Panamá quien encabezan las opciones para ser miembros asociados.

2-. La apuesta por el Oriente

Canciller mexicano, Luis Videgaray

Cerrado el mercado estadounidense y debilitado el de la UE, la Alianza del Pacífico gira sus ojos no ya hacia el Pacífico sino sobre todo hacia China y el resto de Oriente (Japón, Corea del Sur o la India). Es una estrategia aperturista en tiempos de auge de los proteccionismos.

“Es el momento, frente a la incertidumbre y a las señales proteccionistas, de avanzar hacia más integración y más apertura”, afirmó Muñoz.Chile considera que la Alianza del Pacífico puede convertirse en un “articulador” de los mercados del Asia Pacífico. Los miembros de la Alianza aspiran a que el bloque se posicione como un verdadero mecanismo que articule la integración en la región Asia-Pacífico.

Los enviados del gobierno de Enrique Peña Nieto —el canciller Luis Videgaray y el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo—, participaron en la Reunión Extraordinaria de Ministros de la Alianza del Pacífico sobre “los desafíos y oportunidades” para los bloques comerciales americanos y asiáticos.

En ese foro internacional, la Alianza del Pacífico “buscó tender puentes con los países de Asia Pacífico”, dijeron en un comunicado conjunto las secretarías de Relaciones Exteriores y Economía de México. El objetivo de ese encuentro fue “erigir a esta iniciativa como ejemplo de apertura comercial así como bisagra de integración comercial entre América Latina y Asia Pacífico”, puntualizó el gobierno mexicano.

Guajardo se refirió “la nueva coyuntura internacional” —sin mencionar a las políticas proteccionistas que impulsaron a la salida de Gran Bretaña de la unión Europea (Brexit) o a las barreras al libre comercio promovidas por el presidente Donald Trump, que ha ordenado la salida de EEUU del TPP— empujan a explorar dos posibles hojas de ruta alternativas.

La primera, “abriría la puerta a una integración activa con los países firmantes del TPP”, que “serían invitados como Estados asociados a la Alianza del Pacífico en el capítulo de comercio e inversión”.

La segunda sería que México “adelantara acuerdos bilaterales con los países de Asia pertenecientes al TPP”, adelantó.

En la última cita de la Alianza estuvieron como invitados China y Corea del Sur y se habló de forma insistente de Japón. En ese sentido, la ministra de Comercio, Industria y Turismo colombiana, María Claudia Lacouture, explicó que “en la cumbre de la Alianza del Pacífico en Chile reiteramos el compromiso de Colombia con el libre comercio con reglas claras y en particular acercar nuestras economías a los países de Asia Pacífico es fundamental para profundizar en la diversificación de nuestra oferta exportable”.

3-. La oportunidad con Mercosur

El giro político en Mercosur caudado por la llegada de gobiernos de centroderecha y favorables al librecomercio en Argentina (Mauricio Macri) y Brasil (Michel Temer) y la pérdida de peso de Venezuela en el bloque provocan que se abra una ventana de oportunidad para que Mercosur y la Alianza tiendan de forma definitiva puentes de cooperación.

En febrero pasado se reunieron los ministros de Hacienda de Chile y Argentina, Rodrigo Valdés y Nicolás Dujovne, quienes destacaron la necesidad de avanzar en el proceso de integración regional y bilateral y en el fortalecimiento de ambas economías: “El tema más importante es cómo seguir avanzando en la integración económica. Ambos (países) tenemos mucho que ganar con seguir integrándonos en la Alianza del Pacífico y el Mercosur”.

En dos años se ha pasado de una especie de guerra fría entre un Mercosur dirigido por Dilma Rousseff, Cristina Kirchner y Nicolás Maduro a una gran cercanía entre ambos bloques.

La canciller Susana Malcorra acaba de anunciar que los cancilleres del Mercosur y la Alianza del Pacífico tendrán una reunión en “menos de un mes” para avanzar en las primeras negociaciones comerciales. El primer objetivo del Mercosur “es mandar una señal clara de compromiso de que efectivamente el Mercosur y la Alianza del Pacífico, la Alianza del Pacífico y el Mercosur están interesados en encontrar esos mecanismos de complementación”.

En ese sentido, el presidente ejecutivo de CAF-Banco de Desarrollo de América Latina, Enrique García, asegura que “dada la situación actual del continente, esa base (el acercamiento Mercosur-Alianza) puede ser un camino para ir avanzando en la integración. Aunque es necesario que algunos países como Brasil y Argentina concluyan sus procesos de ajuste macroeconómico”.

 

Comentar esta noticia

*