Brasil carne

CE asegura que no hay alerta por carne brasileña en UE pero vigila situación

Infolatam/Efe
Bruselas, 20 de marzo de 2017

Las claves

  • Durante este fin de semana se han desarrollado "contactos diplomáticos intensos" para el control de la situación y que los países están "muy vigilantes a los controles obligatorios de productos de origen animal provenientes de Brasil".

La Comisión Europea (CE) garantizó que no se ha lanzado ninguna alerta “específica” sobre carne brasileña en el mercado europeo después de que se descubriera una mafia en el país, el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo, dedicada a adulterar estos productos.

“No hay ninguna alerta específica sobre carne brasileña en el mercado europeo, pero hemos pedido a los Estados miembros estar vigilantes e intensificar los controles de carne procedente de Brasil, afirmó el portavoz comunitario de Seguridad Alimentaria, Enrico Brivio, en la rueda de prensa diaria de la Comisión.

También garantizó que “todos los establecimientos implicados en este fraude suspenderán todas sus exportaciones con destino a la Unión Europea (UE)”.

La CE, añadió, está en “contacto constante” con las autoridades brasileñas “y sigue de cerca la cuestión”.

“Desde que se han hecho públicas las informaciones, la CE ha pedido esclarecer los hechos y una acción por parte de las autoridades brasileñas”, precisó el mismo portavoz.

En este sentido, aseguró que durante este fin de semana se han desarrollado “contactos diplomáticos intensos” para el control de la situación y que los países están “muy vigilantes a los controles obligatorios de productos de origen animal provenientes de Brasil”.

Sobre el impacto del escándalo, Brivio explicó que la CE está “evaluando la situación”, que concierte esencialmente a carne de ave.

Los intercambios con el país no se rigen por ningún acuerdo concreto sino por las normas internacionales de la Organización Mundial del Comercio (OMC), en plenas negociaciones para el acuerdo con los países del Mercosur (incluido Brasil), que cubrirá, entre otros, los productos agrícolas, con un capítulo destinado a los productos fitosanitarios.

“El acuerdo de libre comercio no va a debilitar sino reforzar nuestras exigentes normas de calidad y seguridad alimentaria”, aseguró el portavoz de Comercio, Daniel Rosario.

Según Rosario, con la consecución de este acuerdo “la exportación tendrá que responder a normas muy elevadas en términos de calidad alimentaria, impuestas por la UE con un sistema de certificación y control asociado”.

Brasil, uno de los grandes productores de alimentos del mundo, fue sacudido el pasado viernes por una operación policial que desbarató una mafia que adulteraba carnes y tenía vínculos con al menos dos partidos de la base del Gobierno del presidente Michel Temer.

El país suramericano es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo, el cuarto en el segmento de cerdos y las ventas externas de esos tres representaron en 2016 el 7,2 % de ese comercio, con 11.600 millones de dólares, siendo la UE el principal comprador.

Los productores europeos, representados por el Comité de organizaciones agrarias y cooperativas comunitarias (Copa-Cogeca), han pedido a raíz del escándalo a la CE “salvaguardar los estándares de seguridad” y que los países del Mercosur aseguren “la trazabilidad de la ganadería y la prohibición de el uso de alimentación de carne y huesos en la producción avícola”.

“Estos países no tienen los mismos estándares que nosotros”, afirmaron, por lo que pidieron “acuerdos justos y equilibrados”.

Comentar esta noticia

*