Chile, elecciones

Estas son las debiliades que lastran a Nueva Mayoría

Infolatam
Madrid, 12 de marzo de 2017

Las claves

  • Chile celebra el 19 de noviembre elecciones presidenciales

Guillier se pasa a la oposición

El análisis
Patricio Navia

Patricio Navia

(El Líbero. Chile).-  “… Cualquiera sea el camino que escoja, su decisión de convertirse en un candidato de oposición después de haberse declarado continuador de las reformas de Bachelet refleja un comportamiento errático que alimentará dudas sobre qué tan preparado está Guillier para ser Presidente de la República”.
 

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Nueva Mayoría, la coalición que gobierna en Chile desde 2014, parece empeñada en evidenciar todas sus debilidades de cara a las elecciones presidenciales de finales de este año: se muestra desunida, enfrentada y más pendiente de las rivalidades internas que de las estrategias del centroderecha.

Si bien Chile Vamos no ha elegido aún a su candidato presidencial, todo apunta a que lo será sin grandes problemas, el expresidente Sebastián Piñera. Aunque se especula con la posibilidad de unas internas entre Piñera, el  senador Manuel José Ossandón y José Antonio Kast, la mayoría de los partidos que integran la alianza centroderechista (RN, UDI, Evópoli, PRI ) se inclina por el expresidente. Además, el diputado independiente José Antonio Kast (ex UDI) ha ratificado que competirá directamente en la primera vuelta presidencial.

Los dos grandes partidos del centroderecha (RN y la UDI) son mayoritariamente piñeristas.

La jefa de la UDI, Jacqueline Van Rysselberghe, ha mostrado ese respaldo a Piñera, aunque aspira a que su partido posea mayor peso: “Vamos a trabajar duro para volver a ganar el gobierno, y no lo duden ni un minuto: volveremos a ganar la elección presidencial. ¡Pero cuidado! Esta vez queremos no sólo ser parte del triunfo y del gobierno. Queremos que las ideas de la UDI sean el eje del próximo gobierno, no sólo en lo económico, sino también y especialmente en lo social y en lo valórico”.

Y en RN, por su lado, existe una corriente muy fuerte que presiona para que se proclame de inmediato a Piñera.

Las cinco debilidades de Nueva Mayoría

Esta unanimidad en el centroderecha contrasta con las peleas en el centroizquierda que parece reunir todas las condiciones para dirigir la nave hacia el desastre:

1-. En primer lugar, cada fuerza de Nueva Mayoría se inclina por una figura diferente. El Partido Radical ha lanzado a la estrella emergente, Alejandro Guillier. El PPD al expresidente Ricardo Lagos y la Democracia Cristiana a Carolina Goic.

guillier lagos

2-. En segundo lugar, otras fuerzas de este conglomerado nadan entre dudas y las vacilaciones. El PS no sabe si respaldar a Lagos, inclinarse por Guillier y qué hacer con José Miguel Insulza que también aspira a ser candidato.

El Partido Comunista, mientras tanto, contempla todos estos movimientos desde la lejanía.

3-. En tercer lugar, no está claro que vaya a haber internas y el riesgo principal es que Nueva Mayoría acuda separada a la primera vuelta a fin de convertir esa cita en unas internas y quien sea el más votado dispute la segunda vuelta contra Piñera.

El senador Alejandro Guillier es el más interesado en que haya primarias y que quien sea el elegido (él parte como favorito) tenga el respaldo de toda la coalición. Por eso exige a Nueva Mayoría que defina su candidato en primarias: “Si no hay primarias, no voy a primera vuelta porque se acabaría la Nueva Mayoría”.

La propuesta de Guillier se da en momentos en que la DC debe decidir, una vez proclamada Carolina Goic como su candidata, si ir hasta la primera vuelta y no ir a unas internas. Como explica el analista Patricio Navia, “resulta razonable que Guillier quiera realizar primarias para escoger al candidato de la coalición. Como va liderando las encuestas de su sector por amplio margen, quiere amarrar la nominación ya. Sus rivales necesitan tiempo para intentar alcanzarlo. Si no se realizan primarias, la senadora Carolina Goic, el ex Presidente Ricardo Lagos o cualquier otro aspirante de la coalición centroizquierdista tendrá más tiempo para poder alcanzar al senador por Antofagasta. Nada asegura que vayan a ser exitosos, pero cuando se está perdiendo el partido, es mejor tener más tiempo para revertir el resultado que verse presionado por el reloj”.

Incluso, el ex presidente Ricardo Lagos también deslizó la posibilidad de llegar hasta noviembre y no acudir a las primarias en julio. “Si no hay acuerdo en ciertas ideas centrales, es inevitable que los candidatos vayan directo a la primera vuelta”, fueron las palabras del ex Presidente Lagos (PPD).

4-. En cuarto lugar, esas diferencias internas están provocando que el ambiente en Nueva Mayoría se enrarezca. Unas divisiones que esperan que se olviden cuando exista un candidato único pero que están provocando ya heridas al interior de la coalición.

Guillier calificó a Lagos de caudillo decimonónico desconectado de la realidad chilena: “Conversando con amigos comunes yo les decía que el mayor error es decir: señores, el país está descarrilado en las directrices, yo estoy disponible, es decir Bernardo O’Higgins apareció en el horizonte, el salvador de la patria , en vez de decir, hay dificultades, estoy disponible a colaborar en lo que sea necesario”.

Los partidarios de Lagos califican a Guillier de populista y vacío de contenido y el propio expresidente ha dicho de Guillier quie “no tiene las ideas claras. Parece que están cansados de vernos a los mismos y él es la novedad. Es una respuesta muy poco sofisticada, muy simple”.

Aunque Nueva Mayoría se estabilice, encuentre un líder y se centre, todo este proceso y el desgaste del propio gobierno Bachelet le va a dejar muy debilitado y golpeado. Las opciones de Piñera crecen al ritmo que se acentúan las divisiones internas en Nueva Mayoría que no0 se muestra ante la sociedad como un bloque unido y compacto.

SANTIAGO (CHILE), 25/10/2016.- EFE/XIMENA NAVARRO/FOTOPRESIDENCIA/NO VENTAS/SOLO USO EDITORIAL

Como señala el ministro del Interior de Bachelet, Mario Fernández de la DC,  “¿cómo sería imaginable una vigencia de una coalición política con dos o tres candidatos compitiendo en noviembre? Las elecciones presidenciales expresan en una democracia la divergencia de opiniones y la controversia entre proyectos globales distintos. Por eso es que se dice que la no concurrencia de los candidatos de todos los partidos de la coalición en una primaria significa que esta coalición está dejando de existir”.

De hecho, Piñera ha vuelto a encabezar las preferencias presidenciales, de acuerdo a los resultados de la encuesta Adimark, luego que en el mes de enero el candidato del Partido Radical, Alejandro Guillier, liderara las menciones de los encuestados.

Así, las preferencias espontáneas hacia Guillier, que venían al alza en forma sistemática desde agosto del año pasado, retrocedieron por primera vez (en tres puntos porcentuales) cambio que no es en sí mismo significativo.

La opción de Sebastián Piñera, por su parte, mejoró en dos puntos porcentuales, volviendo al 29% que había marcado en diciembre pasado.

Así, ahora Piñera, con 29%, supera a Guillier (25%) en preferencias espontáneas.

5-. Además, la parálisis del gobierno de Michelle Bachelet en nada ayuda a Nueva Mayoría. Sobre todo por el empeoramiento de la situación económica.

Una prueba de ello es que  la agencia S&P Global Ratings bajó la perspectiva de la nota crediticia de Chile desde ‘estable’ a ‘negativa’ y alerta sobre nuevas bajadas:

“Creemos que el gobierno se moverá gradual y continuamente hacia la consolidación fiscal y eso podría llevar a aumentos en los niveles de deuda, pero todavía creemos que esos niveles de deuda son bajos comparados con los pares con la misma nota. Ahora, si el menor crecimiento pone algo de presión en términos de la trayectoria fiscal, podríamos recortar el rating de Chile. La perspectiva negativa significa que existe al menos un tercio de probabilidad de que pudiésemos rebajar la calificación de Chile en los próximos 12 a 24 meses”, apunta la agencia.

En enero Chile creció al 1,7%, mayor que el 1% que se esperaba y que el 1,2% de diciembre último, pero claramente insuficiente.

La cifra se explicó en parte porque contó con un día laboral más que enero del 2016, pero sobre todo, por el avance en el sector servicios y el comercio, mientras que la minería avanzó 0,9%.

El lento avance de la economía chilena tiene un correlato en la aprobación de la presidenta Michelle Bachelet que está en apenas el 23%, un bajón de cuatro puntos porcentuales respecto a enero.

 

Comentar esta noticia

*