Ecuador Elecciones

Pocas certeza, muchas dudas

Infolatam
Quito, 19 febrero 2017
Por Simon Pachano

(Infolatam).- Los primeros resultados, no oficiales y basados en dos sondeos a boca de urna, dan la victoria a Lenin Moreno, el candidato gubernamental. Según una de las encuestas habría superado el 40% y tendría una diferencia de diez puntos con su inmediato seguidor, lo que se haría innecesaria la segunda vuelta. El otro sondeo le sitúa por debajo de ese umbral, de manera que sería necesario el ballotaje.

En principio, cualquiera de estos resultados podría ser considerado como un triunfo de Rafael Correa y su proyecto político de la Revolución Ciudadana. Sin embargo, un análisis más detenido obliga a tener más cuidado en la apreciación, ya que en ambos casos se trataría de una victoria muy ajustada, con un porcentaje claramente inferior a los obtenidos en las dos elecciones pasadas (2009 y 2013), en que el presidente Correa superó el 50%. Este descenso es mucho más evidente si se comprueban los resultados del sondeo que anuncia una segunda vuelta.

De cualquiera manera, como ocurre muchas veces en los regímenes presidenciales, será un presidente de minoría en términos de la votación obtenida. Aun falta por saber si lo será también por el número de legisladores que obtendrá su partido. Usualmente, la votación de los candidatos presidenciales supera en varios puntos porcentuales a las de sus listas parlamentarias, de manera que es poco probable que Alianza País obtenga una proporción similar.

Sin embargo, muy probablemente contará con la primera bancada de la Asamblea Nacional, tanto por la existencia de un “voto duro” como por la fragmentación de la oposición y la votación únicamente en circunscripciones pequeñas. Si alcanzará la mayoría absoluta es una incógnita que se despejará en los próximos días.

Cabe señalar que cualquiera de los dos resultados dará como resultado un gobierno débil. Su votación no le otorga la legitimidad que requiere para enfrentar tareas muy complejas en lo económico, en lo político e incluso en lo judicial. Nadie niega la necesidad de ajustes, pero Lenin Moreno era el candidato menos apto y dispuesto para hacerlo. Las medidas que está obligado a tomar irían en sentido absolutamente contrario a la política impuesta por Rafael Correa, lo que podría devenir en un enfrentamiento entre ellos y en un alejamiento de sus propias bases. Además, deberá enfrentar las denuncias de corrupción que podrían afectar a funcionarios de alto nivel.

En términos generales, esta posible victoria deja planteadas muchas dudas. Lo único que se puede asegurar es que con ella se cierra una época y se inicia una sobre la que no hay certezas.

Comentar esta noticia

*