Ecuador elecciones

Elecciones Ecuador (III): Lenín Moreno, la cara más amable del correísmo

Infolatam
Madrid, 14 de febrero de 2017

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Lenín Moreno es el candidato del oficialismo correísta (Alianza País) a las elecciones presidenciales de este próximo 19 de febrero y, además, encarna el continuismo aunque él representa también la contracara de Rafael Correa.

Su propio tono de voz y la forma de elaborar los mensajes que trasmite muestran a un Lenín Moreno afable, cercano y muy humano. Algo que se refuerza por su condición de paralítico desde 1998: cuando tenía 48 años se quedó en ese estado al recibir un disparo en la espalda en un atraco lo que le provocó que perdiera la movilidad en las piernas.

Moreno, que fue vicepresidente de Correa entre 2007 y 2013, deja en sus discursos un gran espíritu de superación: “Busco luchadores de la paz y la vida. La misión es ahora no solamente para las personas con discapacidad, sino para los niños y los ancianos. Queridos amigos, la misión continúa. Ahora la misión es todo el Ecuador y para eso bienvenidos luchadores de la paz y de la vida”.

El candidato del movimiento Alianza PAIS aspira a prolongar la hegemonía de la Revolución Ciudadana en Ecuador para lo cual debe conseguir el 40% de los votos con diez de diferencia con respecto al segundo.

De todas formas, analistas como Simón Pachano advierten que “Lenin Moreno cuenta con la ventaja que le da una larga ausencia física y mediática, pero esta puede consumirse en las primeras semanas de una campaña que tendrá como telón de fondo a una economía en franca caída. Además, difícilmente podrá desprenderse de la omnipresencia del líder, lo que hará más probable el contagio de la mala calificación”.

La cara amable del correísmo

Lenín Moreno es sobre todo la cara amable del correísmo. Donde Rafael Correa es polarizante, Moreno tiende puentes y llama a la unidad. Donde Correa es agresivo con sus oponentes, Moreno se muestra dialogante. Donde Correa es puro carisma, Moreno es tranquilidad.

lenin moreno (foto El Comercio)Trabajador empedernido (asegura que se levanta a las 2 de la madrugada y que es más productivo entre 2 y 6 de la mañana) defiende la obra hecha por el correismo (aspira a mejorar lo hecho). Asimismo, asegura que no va a bajar los impuestos si bien admite que hay revisarlos y simplificarlos.

Elude dar detalles sobre el ajuste que Ecuador necesita y promete que va eliminar las salvaguardias y devolver el IVA al 12% desde el 14% actual.

Lo prioritario para Moreno es mantener la presión fiscal para garantizar los beneficios sociales que el correísmo ha ido dando al país.

No le importa, tampoco, erigirse en abanderado de la lucha contra la corrupción pero no solo en lo que respecta a la época actual pues hay que perseguir a “los ladrones de este gobiernos y de los otros”, en clara referencia a su principal rival, Guillermo Lasso.

Su programa electoral, inspirado en una canción de Los Panchos “Toda una vida”, retrata al personaje y su creencia en un Estado intervencionista que acompaña al ciudadano desde la cuna a la tumba. Aspira a erradicar la desnutrición infantil, apoyar el emprendimiento juvenil, elevar la jubilación e impulsar el desarrollo nacional con un plan de viviendas.

El “Plan para toda una vida”, que requiere $ 2.000 millones financiados con presupuestos públicos y el aporte del sector privado, plantea 5 ejes: El primero ( “Misión Casa para Todos”), que permitirá generar 136 mil empleos cada año y propone la construcción de 325 mil nuevas viviendas en cuatro años. Del total, 191.000 casas se entregarán para las familias más pobres sin costo. El resto se entregarán a familias de escasos recursos que pagarán $ 20 mensuales por 20 años sin interés.

El segundo eje ( “Misión Ternura”) es un programa para los primeros 1.000 días de los niños y niñas, con cuidado en salud, nutrición adecuada y estimulación temprana para en 4 años erradicar la desnutrición infantil.

“Programa Impulso Joven”, el tercer eje, busca emplear los $ 241 millones del anticipo al impuesto a la renta para crear 200 mil nuevos empleos y ofrecer crédito para emprendimientos de los jóvenes de hasta $ 15 mil.

En cuarto lugar, “Plan Mis mejores años” va destinado a los adultos mayores quienes recibirán una pensión de $ 100 y contarán con atención médica y actividades recreativas.

Finalmente, “Bono de Desarrollo Humano” aspira a fortalecer las capacidades productivas de las personas pobres y vulnerables aumentando el bono hasta $ 150, de acuerdo al número de hijos o familiares con discapacidad.

Las dudas que planean sobre Lenín

El primer interrogante que se cierne sobre Moreno es si será capaz de llenar el hueco que deja Correa. El hueco electoral parece claro que no porque el actual presidente ganó las elecciones de 2013 con casi el 60% de los votos y Lenín apenas supera el 30-35%.

En caso de ganar, la duda es si quedará atrapado por el aparato correísta y, sobre todo, por la presencia dominante del vicepresidente Jorge Glass.

Por no hablar de la sombra del expresidente Rafael Correa. “Rafael es mi amigo. Sé que él va a respetar mi mandato. Así como yo fui delicado en respetar su mandato. Y si alguien no respeta mi mandato, le haré respetar mi mandato. Yo voy a tomar las decisiones finales, pero conversando, dialogando”, ha comentado Moreno.

Los carteles electorales refuerzan esa idea de que Moreno no solo es un continuador sino que su triunfo dependerá de cómo se traslade hacia su figura el apoyo al actual presidente al candidato:

Cartel electoral de Alianza País

Cartel electoral de Alianza País

Además sobre el oficialismo planea la sombra de la corrupción: los casos Odebrecht y Petroecuador que podrían alcanzar al propio Glass. Existen videos con declaraciones del ex ministro de Hidrocarburos, Carlos Pareja Yannuzzelli, prófugo de la justicia ecuatoriana, quien asegura que en la petrolera estatal la última decisión la tenía Jorge Glas.

Otro interrogante es si en caso de ganar será capaz de impulsar las medidas que propone (la mayoría, consistente en incrementar la inversión pública) cuando el país decrece, ha elevado su endeudamiento y los precios del petróleo aún están lejos de ser lo que fueron hasta 2015.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) asegura que la economía cerrará en 2017 con una caída del 2,7% tras bajar en 2016 (1,7%) y 2015 (2%).

Fausto Ortiz, exministro de Finanzas, cree que el crecimiento será “seguramente” negativo de -1,6%, pero la mayor o menor caída dependerá de la restricción del gasto del 2017. En ese sentido, el candidato oficialista podría continuar con la política de gasto, financiado con deuda lo cual haría que la caída será menor.

En cuanto a la necesidad de impulsar un fuerte ajuste, Moreno asegura que no será necesario: “Hay otros países como Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Rusia, China que tienen deudas que superan el 60%, 80%, 100 % del Producto Interno Bruto (PIB), por lo que la deuda actual del país “no debe asustarnos… Lo que debe asustarnos es que la economía no esté enderanzándose, y sí está ocurriendo. Este año crecerá el 1,4%”.

El candidato apunta que la deuda es solo del 26% aunque otro cálculos señalan que el Estado, que adquirió el año pasado $13 mil millones en endeudamiento interno y externo, ha subido el endeudamiento al 38% del PIB.

 

Comentar esta noticia

*