Ecuador elecciones

Elecciones Ecuador (I): Cynthia Viteri, la “madre” de los ecuatorianos

Infolatam

Las claves

  • Cynthia Viteri ya fue candidata presidencial en 2006 cuando acabó como la quinta más votada

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Cynthia Viteri es la candidata presidencial de uno de los pocos partidos tradicionales que ha sobrevivido a la Revolución Ciudadana, el Partido Social Cristiano. Vieri, quien ya fuera candidata presidencial en 2006, aspira a superar a Guillermo Lasso y disputar la segunda vuelta frente a Lenín Moreno con el fin de acabar con la hegemonía del correísmo.

Cynthia Viteri prolonga la presencia política del PSC, el viejo partido que liderara León Febres Cordero (presidente entre 1984 y 1988) y que tiene en la actualidad como gran referente al alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot. Todo indicaba que en estos comicios sería Nebot quien se midiera a Moreno pero al final el regidor guayaquileño, en el caro desde 2000, renunció a una tercera candidatura (ya lo fue en 1992 y 1996) para apoyar a Viteri.

Además, Nebot no logró construir una gran candidatura de unidad opositora ni reunir en torno a su delfín a dos grandes fuerza regional, las que lideran Paúl Carrasco (Podemos) y Mauricio Rodas (SUMA), quienes acabaron marchándose con Lasso.

La figura de Nebot como eminencia gris de Viteri en un futuro gobierno socialcristiano es una sombra que ronda a la candidata. “Quien dirigirá esta nación seré yo. La que dirige a sus colaboradores seré yo”, responde la candidata que niega que vaya a ser controlada por neto o su vicepresidenciable (Mauricio Pozo).

Finalmente, Viteri se enfrenta en solitario a una batalla que tiene dos fases: primero derrotar a Lasso en la primera vuelta y acabar como segunda más votada. En segundo lugar, la candidata del PSC aspira a reunir todo el voto anticorrosiva en la segunda vuelta para acabar con el predominio correista.

La madre de los ecuatorianos

La abogada y periodista Viteri ha optado por presentarse ante el electorado con una imagen que busca explotar su condición de mujer desde un punto de vista maternal.

Cynthia Viteri, candidata presidencial del PSC

Cynthia Viteri, candidata presidencial del PSC

Siempre insiste en sus discursos que ella velará por la salud del Ecuador porque “su país es su hogar y los ecuatorianos sus hijos”.

Transmite de esta forma la idea de que nadie mejor que una mujer y una madre encarna el constante esfuerzo y sacrificio por la familia: “Veo la economía con ojos de madre. Pondré en orden la casa. Tengo dos objetivos fundamentales: generar empleo y mejorar la vida de cada uno de los ecuatorianos”.

Defiende un profundo cambio de modelo institucional que termine con el presidencialismo correista: “Iremos de la sumisión a la libertad a través de una consulta popular que devuelva la separación legítima de los poderes y que además libere a los organismos de Control, del control del Presidente de la República… Una justicia independiente para que la gente pueda acudir ante un juez sin preguntar antes de quién es amigo”.

Como Lasso, apoya la disminución del endeudamiento y la eliminación de impuestos así como el recorte del gasto público superfluo: “Se acabaron los lujos. Los asambleístas no viajarán con la plata de la gente, quien quiera irse que pague lo suyo. Venderé los aviones y los edificios, que son lujos en un país donde más de 3,5 millones de habitantes viven con menos de USD 3 al día. Eso es grosería”.

Y añade: “Cómo no puede haber empleo en un país que lo tiene todo. Fácil, ahogaron al sector privado, lo acorralaron, lo pusieron contra la pared. Subieron los impuestos, pusieron cupos para las importaciones, elevaron las salvaguardias y los aranceles, por eso la gente perdió su empleo, por eso millones de familias se quedaron en la calle, sin un sustento para su familia, para su mesa”.

Viteri, en su línea de desmontar los pilares del régimen correista, ha prometido no solo derogar impuestos sino también la polémica Ley de Comunicación. “Ley de Comunicación será derogada, medios de comunicación volverán a ser libres”, escribió Viteri en su cuenta de Twitter, una de las fuentes de su campaña política.

Propone un cambio en política exterior con la entrada de Ecuador en la Alianza del Pacífico y una férrea lucha contra la corrupción.  Cynthia Viteri ha planteado una consulta que devuelva la separación de los poderes y ofreció una Ley de Extinción de Dominio para que los corruptos “no disfruten del dinero que robaron”.

Propone bajar impuestos (y eliminar algunos como el verde o a las plusvalías) y elevar los salarios a la vez que se compromete a crear 200 mil empleos al año (800 en cuatro años) sin llevar a cabo un duro ajuste económico. Asegura que habrá 400 mil casas y 10 mil guarderías que se financiarán acabando con el “derroche” y la corrupción y gracias a alianzas con el sector privado. Esto permitirá mantener el subsidio al gas y a la gasolina. su oferta estrella es tarifa eléctrica cero para un millón de ecuatorianos.

“Voy a cambiar las reglas a los inversionistas. ¿Qué impuestos? El anticipo del impuesto a la renta, impuesto a la salida de capitales, las salvaguardias y los aranceles, el impuesto verde, la plusvalía y el de contribución especial. Los impuestos encarecen las cosas, la gente no compra, las empresas no venden y despiden personal y este menos compra, es un círculo nefasto porque el Estado tampoco recauda… Si bajas impuestos, el costo de la energía y de la tramitología, se bajan los costos de producción y se pueden subir los salarios del sector privado…”, promete Viteri

Las dudas sobre la viabilidad de tal plan (más gasto y menos ingresos) tratan de ser contrarrestadas por la presencia de Mauricio Pozo como vicepresidente quien se perfila como el pilar económico de un futuro gobierno socialcristiano. Pozo fue Ministro de Finanzas en el gobierno de Lucio Gutiérrez y ha tenido una presencia importante en el sector empresarial y financiero del país. Fue director de la Bolsa de Valores de Quito, de la Cámara de Comercio de Quito; asesor económico de la Junta Monetaria entre 1988 y 1991. Vicepresidente y asesor económico de Produbanco

La tercera en la palestra

Vieri, quien fue madre adolescente a los 16 años, ejerció como modelo, vendedora y periodista de televisión,  entró en política cuando llegó al equipo de comunicación del entonces alcalde de Guayaquil, León Febres Cordero. Lleva dos décadas en política desde la primera vez que fue electa para un cargo público, como representante del PSC en la Asamblea Constituyente del 97-98.

16602542_415769692097056_2175173311198944061_o

En estas elecciones es la única con opciones de superar a Lasso para convertirse en rival de Moreno en una hipotética segunda vuelta.

Pese a la escasa modernidad de su discurso maternal, ese mensaje y su carisma han conectado con sectores populares a la vez que tiene un fuerte respaldo, el del aparato del PSC en Guayaquil: “Yo estaré personalmente a cargo del tema: yo iré a Pedernales, a Portoviejo… Si me dicen que yo veo el país como una madre, ¡totalmente! Cuando veo un niño fuera de una carpa, soportando lluvia, mientras aquí se están regalando casas a otra nación, no lo soporto. Yo me rebelo contra un Presidente que tiene dos aviones para él, mientras nuestros niños van ‘filo a filo’ en las carreteras del campo. Soy madre y no puedo ver al país de otra manera”.

Solo una encuestadora la sitúa como segunda, la firma Market, la cual señala a Moreno como el más votado con el 28%  seguido por Cynthia Viteri, el Partido Social Cristiano, quien cuenta con un 20,2 por ciento.

Por su parte, Guillermo Lasso sería tercero con el 18,3 por ciento y Paco Moncayo cuarto con un 11,5 por ciento. Abdalá Bucaram Pulley (4,9 por ciento), Iván Espinel (2,6 por ciento), Patricio Zuquilanda (1,0 por ciento) y Washington Pesántez (0,9 por ciento) cierran la lista de candidatos.

Más allá de Viteri, el resto de candidatos no supera el 10% de la intención de voto. Paco Moncayo, del partido Izquierda Democrática (socialdemocracia), supera ese 10% pero no tiene capacidad para aglutinar a la izquierda con su discurso moderado y el poco peso que posee fuera de su bastión quiteño.

El candidato Patricio Zuquilanda, del Partido Sociedad Patriótica (PSP), carece del empuje y carisma de su mentor, el expresidente Lucio Gutiérrez. Un carisma que le sobra al independiente Iván Espinel, de Compromiso Social, que se presenta como alternativa frente al socialismo correista y al neoliberalismo de Lasso.

Abdalá “Dalo” Bucaram, hijo del expresidente del mismo nombre y aspirante presidencial del movimiento “Fuerza Ecuador”, recupera los viejos tópicos de su padre cuando afirma que la pelea en estas elecciones es entre pobres y ricos y que solo él encarna a los más modestos: “Por un lado los ecuatorianos tienen como opciones: al candidato oficialista que quiere llevarnos desesperadamente hacia Venezuela; y a los candidatos de la oligarquía, que se aprovecharon del feriado bancario y que han gobernado este país 40 años en todos los gobiernos. Y estamos nosotros, quienes representamos a los pobres, quienes buscamos la paz, quienes queremos incluir a todos aquellos empresarios honestos”.

Por último, el independiente Washington Pesántez, del movimiento Unión Ecuatoriana, ofrece como bandera y clave de todo el cambio una asamblea Constituyente que redacte una nueva constitución: “La única forma de salir del presidencialismo acentuado de todas las funciones que le otorgaron al Ejecutivo es con una nueva Constituyente, una nueva Constitución (…), la única forma de salir de que el Ejecutivo domine todas las funciones que impiden fiscalización es a través de un cambio constitucional de raíz”.

Comentar esta noticia

*