México EEUU

Luis Videgaray, mucho más que un Secretario de Relaciones Exteriores

Infolatam
Madrid, 5 de enero de 2017

Las claves

  • Videgaray es mano derecha de Peña Nieto y se convierte en principal interlocutor con Trump y posible candidato presidencial para 2018

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. El regreso al gobierno de Luis Videgaray como Secretario de Relaciones Exteriores representa un giro político con importantes consecuencias inmediatas y también a medio plazo para México. Inmediatas porque se transforma en el hombre fuerte del gabinete y en el principal interlocutor con la administración de Donald Trump.

A medio plazo porque su nombre vuelve a colocarse como posible candidato del PRI en las elecciones de 2018. Videgaray fue designado este miércoles como nuevo secretario de Relaciones Exteriores en sustitución de Claudia Ruiz Massieu, tras presentar esta última su dimisión y aceptársela Enrique Peña Nieto.

El exsecretario de Hacienda, de 48 años, ha sido señalado asimismo como el delfín Peña Nieto dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y como su posible sucesor en la Presidencia para las elecciones de 2018, posibilidad que ahora toma mayor cuerpo.

Asimismo, el propio Videgaray se transforma, como canciller, en el nexo con la nueva administración estadounidense: “Vengo a aprender de ustedes, vengo a hacer equipo con ustedes en un momento en que México nos necesita a todos más que nunca. El reto es enorme, las amenazas ahí están, pero las oportunidades y nuestras fortalezas también son enormes”.

Videgaray, hombre fuerte del gabinete y mano derecha de Peña Nieto

Así pues, por Luis Videgaray van a pasar las principales líneas de acción del gobierno de Peña Nieto: las relaciones con EEUU en la era Trump y la defensa del modelo de reformas estructurales justo en el momento en el que el PRI deba escoger a su candidato para las elecciones presidenciales de dentro de un año y medio.

CIUDAD DE MÉXICO (MÉXICO), 04/01/2017.- EFE/Sáshenka Gutiérrez

Luis Videgaray

Por lo tanto, el nuevo canciller va a asumir un gran protagonismo en el último periodo de gobierno de Peña Nieto. En primer lugar, Videgaray vuelve fortalecido porque los hechos han demostrado que tenía razón.

Tenia razón cuando promovió la iniciativa de contactar con los candidatos a las elecciones estadounidenses, sobre todo con Donald Trump, durante la campaña con el objetivo de tender puentes.

Gestionó la reunión entre Peña Nieto y Trump y tuvo que abandonar el gabinete por la lluvia de críticas que le lanzaron, nacidas del tradicional nacionalismo mexicano de sesgo antiestadounidense.

Lo que ha ido ocurriendo desde entonces le ha ido dando la razón: la victoria de Trump, las consecuencias de ese triunfo sobre la economía mexicana y la necesidad de tener a alguien en el gabinete mexicano con capacidad de negociar y de llegada en el entorno del nuevo mandatario estadounidense.

El analista Gabriel Guerra reconoce en El Universal que “yo fuí de los que criticaron esa visita en su momento, y sigo pensando que estuvo mal planteada y ejecutada, pero no tengo empacho en reconocer que, a la luz de los hechos, permitió establecer una vía de comunicación con quien, nos guste o no, será el próximo presidente del país más poderoso del mundo, nuestro mayor vecino, principal socio comercial y hogar de muchos millones de nuestros paisanos. Trump no es amigo de México, eso está más que claro, pero es quien nos tocó. Lo fácil es insultarlo y poner su rostro en piñatas. El verdadero reto es tratar de encontrar una convivencia que nos resulte lo menos onerosa posible. Y no creo que haya alguien mejor para intentarlo en estos difíciles momentos que Luis Videgaray”.

En segundo lugar, no solo va a llevar el peso de las relaciones con EEUU sino que este 2017 y sobre todo 2018 van a arreciar las críticas a las reformas impulsadas por Peña Nieto e implementadas por Videgaray. En pleno ambiente preelectoral el objetivo de ciertos grupos va a ser minar al PRI y debilitarlo como opción para los comicios presidenciales.

Las protestas contra la subida de la gasolina, el “gasolinazo”, son un buen ejemplo ya que las críticas y las protestas buscan cuestionar una de esas reformas estructurales de Peña Nieto y de Videgaray.

“Peña de nuevo miente, se incrementa el precio de las gasolinas, se afecta a la economía popular. Se va a desatar por completo la carestía, la inflación. Peña está jugando el papel de verdugo del pueblo, eso está quedando de manifiesto”, ha destacado Andrés Manuel López Obrador.

Videgaray, el heredero de Peña Nieto

En tercer lugar, Videgaray se convierte en el favorito para transformarse en el candidato presidencial del PRI en las elecciones de 2018. Y ello porque es uno de los padres del modelo de reformas, es un experto en economía y el que mejor capacidad de diálogo y negociación puede tener con la futura administración Trump. Y además es la mano derecha de Peña Nieto.

Luis Videgaray en su toma de posesión

Luis Videgaray en su toma de posesión

a-. Es uno de los padres de las reformas del bienio 2012-2014 y, por lo tanto, el hombre que mejor podría defender y seguir impulsando el modelo puesto en marcha durante los primeros años de la actual administración. En los comicios de 2018 unos de los debates va a estar centrado en la defensa y profundización de tales reformas estructurales o en su derogación como defiende Lopez Obrador.

Videgaray fue junto con Peña Nieto quienes dieron contenido al Pacto por México de donde surgieron las reformas estructurales en las área de las telecomunicaciones, la energía y en el terreno fiscal.

b-. Otro de los puntos centrales de la campaña va a ser la economía y Videgaray, como antiguo secretario de Hacienda, se convierte en el hombre con el mejor perfil para afrontar los retos económicos que tiene por delante el país.

c-. Videgaray tiene lo que no poseen el resto de posibles candidatos: vía directa con el entorno de Donald Trump. México va a ser una de las “víctimas” de la gestión del nuevo presidente estadounidense y si en algo se puede aminorar los riesgo es con alguien en Los Pinos que tiene cierta influencia sobre el entorno de Trump.

El propio Peña Nieto ha confesado que “ante el cambio de Gobierno en Estados Unidos el próximo 20 de enero, la instrucción del secretario Videgaray es acelerar el diálogo y los contactos para que desde el primer día de la nueva administración se puedan establecer las bases de una relación de trabajo constructiva”.

Se transforma así el nuevo canciller en el factor clave en la nueva relación que se va a forjar entre México y Estados Unidos ahora con Trump en la Casa Blanca sobre todo porque Luis Videgaray tiene una relación cercana con el yerno de Donald Trump, Jared Kushner.  En su día el propio Trump afirmó que México perdió “a un brillante Secretario de Hacienda y a un hombre maravilloso… con Luis, México y Estados Unidos habrían hecho tratos maravillosos juntos, ambos se habrían beneficiado”.

d-. Si bien al institución del dedazo ya no existe en México, la influencia de un presidente mexicano sigue siendo grande a la hora de designar a su posible sucesor. Y si Peña Nieto ha tenido una mano derecha y hombre de confianza ese ha sido Videgaray a quien dio la secretaría clave en su gobierno en 2012, la de Hacienda, y a quien ha premiado con Exteriores tras ver como debía abandonar el gabinete en septiembre de 2016.

Elisa Alanís en El Universal apunta que “el mayor atributo de Luis Videgaray es la fascinación y conanza que le tiene el presidente Enrique Peña. No es que el doctor Luis carezca de virtudes, pero se convirtió en mito más que en realidad. Eso le alcanza para seguir acumulando poder. No fue el Golden Boy que llevó a buen término las grandes reformas, pero continúa decidiendo parte del destino del país”.

En el gobierno pugnan por convertirse en precandidatos las figuras de Miguel Ángel Osorio Chong y últimamente el secretario de Hacienda, José Antonio Meade, pero en esa pugna ahora entra y con mucha fuerza Videgaray quien de todas formas arrastra dos handicaps. El primero, el débil crecimiento económico que ha tenido México en estos años, muy lejos del 5% añorado, y del cual él es, como antiguo secretario de Hacienda, el principal responsable.

En segundo lugar, un escándalo le ha perseguido estos años: Videgaray compró una casa en el Estado de México a Juan Armando Hinojosa un contratista cercano al gobierno que ha logrado contratos públicos por valor de  unos 3.400 millones de dólares.

De todas formas, las protestas contra el “gasolinazo” debilitan a Meade y transforman a Osorio Chong en el principal rival de Videgaray al interior del PRI con vistas a las elecciones de 2018. El historiador y analista político José Antonio Crespo recuerda que “es claro que Videgaray, dependiendo cómo le vaya en la negociación, va por la candidatura presidencial para 2018, pero aunque todo le salga bien, difícilmente podrá borrar todo lo que ha pasado en este gobierno, como en la economía, y a él se le hace en buena parte responsable”.

Un comentario a “Luis Videgaray, mucho más que un Secretario de Relaciones Exteriores”

  1. observador dijo:

    Vuelve como Embajador ante EUA, descuidando al resto del mundo, especialmente a China que es nuestra nueva nave de salvación si el caprichoso decide cerrarle las puertas a Méjico, que es lo mas probable, a pesar de la deuda que tiene por la aportación hecha a su campaña, sin autorización del Senado. Muchos años sobrevivimos sin el trato comercial con EUA, porque el PRI era de izquierda y se prefería a Cuba o URSS, que a ellos, “pinches gringos”. Hoy, después del salvamento que nos hizo Clinton, ante los errores de EZPL que hundieron nuestra economía, se incrementó la apertura del TLC y se consolidaron muchas acciones benéficas para ambas partes. Hoy, querer prohibir inversiones de cualquier origen en nuestro País no solo implica un riesgo durante el período de Trump, para Méjico, sino que representa un grandísimo y muy peligroso riesgo para EUA porque se encontrará solo contra el mundo en lo que parece ser la inminente Tercera Guerra Mundial cueste lo que cueste, solo para que un Melógamo se siente en su sofá a mover los controles de su Juego Favorito…Por lo pronto en el conteo de daños, ya perdimos a una excelente Secretaria de Relaciones Exteriores…

Comentar esta noticia

*