Costa Rica Gobierno

Solís y el contraste entre buenos resultados económicos y baja popularidad

El presidente costarricense, Luis Guillermo Solís (c), visita las zonas afectadas del catón de Upala (Costa Rica), por el paso del huracán Otto, que azotó hace más de 10 días el país centroamericano.

Infolatam/Efe
San José, 7 de diciembre de 2016

 Costa Rica cierra el año 2016 con estabilidad económica y buenas cifras en turismo, reducción de la pobreza y comercio, pero con baja popularidad del presidente Luis Guillermo Solís, quien se prepara para la recta final de su Gobierno.


Para analistas políticos el contraste puede estar relacionado con acciones impopulares de Solís como sus viajes fuera del país, que han sido criticados constantemente por los medios de comunicación, y el impulso de reformas fiscales para aumentar los ingresos y paliar el déficit fiscal que en 2015 cerró en el 5,9 % del Producto Interno Bruto (PIB).

“La gente siente que el cambio prometido por el presidente Solís no se ha cuajado. A esto se une que los salarios no se han incrementado fuertemente al estar ligados al crecimiento de la inflación y la insistencia en pedir más impuestos”, dijo a Efe el analista Alberto José Álvarez.

Los más recientes estudios de opinión efectuados en Costa Rica y publicados entre agosto y septiembre pasados mostraban a Solís con un bajísimo nivel de aprobación a su gestión, de apenas un 10 % según una encuesta de CID-Gallup.

El 10 % es el número más bajo de aprobación para un presidente en los últimos 38 años en Costa Rica y colocó a Solís como el peor calificado de Centroamérica, según CID-Gallup.

Otro estudio que refleja la baja popularidad de Solís es la encuesta publicada en septiembre pasados por el Centro de Investigación y Estudios Políticos (CIEP) de la estatal Universidad de Costa Rica.

En esta investigación, Solís recibió una calificación de la gente del 4,9 en una escala máxima de 10.

Además, el 40,1 % consideró que el rumbo del país es malo, el 20,6 % muy malo; el 16,4 % regular; el 19,4 % bueno y solo el 1,6 % muy bueno.

En el estudio del CIEP además la gestión del gobierno fue calificada como mala por el 39,6 % de las personas, como muy mala por el 22,6 %; buena por el 19,4 %, muy buena por el 1,6 % y regular por el 15,5 %.

Por otra parte, el 66,2 % dijo que la situación económica del país es mala o muy mala, contra el 19,1% que dijo que es buena o muy buena.

Los costarricenses también señalaron el costo de la vida como el principal problema de país, seguido por la situación económica, la inseguridad y delincuencia y la mala gestión del gobierno.

Todo esto contrasta con las cifras oficiales que evidencian un crecimiento económico sostenido, una baja inflación y números positivos en diversas áreas como combate a la pobreza, comercio y turismo.

El Gobierno ha calificado como “un logro extraordinario” haber reducido la pobreza entre 2015 y 2016 del 21,7 % de los hogares a 20,5 %, el índice más bajo de los últimos siete años.

En este ámbito el plan estrella del Gobierno ha sido “Puente al Desarrollo”, el cual articula los programas sociales existentes y busca dar un uso eficiente de los recursos, así como brindar una atención personalizada a las familias en pobreza.

La inflación acumulada en el año no alcanza ni el 1 % y es levemente superior a la del 2015 cuando fue una deflación del 0,81 %.

En cuanto al crecimiento económico, el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) muestra a septiembre una media de 4,4 % de incremento, con un gran dinamismo de la industria manufacturera y del sector de los servicios.

En materia de turismo, uno de los motores de la economía costarricense, los números también son positivos con un incremento del 12,3 % de los visitantes en el primer semestre del 2016.

El desempleo se ha mantenido estable en alrededor del 9 % durante el 2016, y déficit fiscal es señalado por el Gobierno como el principal problema económico del país, aunque lo ha logrado mantener controlado durante el año.

Durante los 10 primeros meses de 2016 el déficit se ubicó en el 3,9 % del (PIB), por debajo del 4,7 % registrado en el mismo periodo de 2015.

Está por verse si el paso del huracán Otto por el norte de Costa Rica el pasado 24 de noviembre provoca efectos de consideración en la economía e incluso si logra elevar algo la popularidad de Solís y su Gobierno, cuyo trabajo en la emergencia generó comentarios positivos a nivel político, de medios de comunicaciones y en redes sociales de internet.

Comentar esta noticia

*