América latina, elecciones

Elecciones que anticipan el cambio de ciclo y coyuntura en América latina

Infolatam
Madrid, 31 de octubre de 2016

Las claves

  • El centroderecha se perfila como favorita para ganar en México, Chile y Brasil en el periodo 2017-2018

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Las elecciones locales que han tenido lugar este año en México (junio), en Chile y en Brasil (ambas en octubre) han sido muy importantes por varios motivos, uno de los cuales es que parecen anticipar importantes cambios políticos para el próximo bienio 2017-2018.

Esos tres procesos electorales muestran un fuerte avance de las alternativas de centroderecha y un importante descenso de las de centroizquierda. Así, las primeras quedan fortalecidas para el próximo bienio y las segunda muy debilitadas.

Se insertan estos resultados dentro del creciente castigo que están sufriendo los oficialismos (Nueva Mayoría en Chile) o los que lo han sido hasta hace muy poco (el PT en Brasil).

Chile es el último ejemplo de un país que en la actual coyuntura castiga en las urnas a sus gobernantes, pero muy posiblemente habrá más casos en 2017. En 2015 dos elecciones resultaron muy emblemáticas en cuanto a transformarse en un claro castigo para los oficialismos: en Argentina, el kirchnerismo, tras 12 años en el poder, fue desalojado de la Casa Rosada.

Otro golpe a un oficialismo ocurrió en Venezuela también en 2015. En diciembre del año pasado la oposición antichavista, reunida en torno a la Mesa de Unidad Democrática, lograba ganar por primera vez unas elecciones al chavismo desde 1998 y ser mayoría en el legislativo.

En 2016 se han producido nuevas derrotas de los oficialismos con dos excepciones: el triunfo de Danilo Medina en República Dominicana y el previsible de Daniel Ortega en Nicaragua. Por el contrario, Evo Morales vio como su apuesta continuista era rechazada en un referendum en febrero.

En este sentido, las elecciones locales en México, Chile y Brasil parecen dibujar un panorama en el que los oficialismos van a seguir sufriendo derrotas y en el que se va a producir el ascenso de las fuerzas del centroderecha.

Las posibles tendencias electorales del bienio 2017-2018

Estas tres citas ante la urnas en 2016 han delineado una tendencia para el próximo bienio muy clara: el ascenso del centroderecha.

Margarita Zavala

Margarita Zavala

Ocurrió primero en México el pasado mes de junio.

El conservador Partido Acción Nacional (PAN) salió fortalecido de las elecciones a gobernador al vencer en siete de los doce estados en juego, en un duro revés para el oficialista PRI de cara a las presidenciales de 2018.

“Si hacemos bien las cosas, si cumplimos, si damos resultados en estos estados, el PAN va a recuperar la Presidencia”, dijo el máximo dirigente de esta formación, Ricardo Anaya, al destacar que tras las victorias su partido gobernará en 11 de los 32 estados del país.

De hecho, Margarita Zavala, la esposa de Felipe Calderón, lidera como posible candidata panista las encuestas. Zavala reúne el 23.6 de los apoyos frente al 22.1 y el 17.9 por ciento de votos de Andrés Manuel López Obrador por Morena y Miguel Ángel Osorio Chong por el PRI.

En Chile, el centroderecha ha salido muy reforzado de las elecciones locales del pasado octubre. Chile Vamos se impuso en municipios clave como Santiago, Providencia y Maipú y logró subir en torno a un 20% en número de alcaldes, con respecto a 2012.

El oficialismo perdió casi 30 ediles, respecto a lo logrado hace cuatro años ya que el bloque opositor ganó las elecciones en Iquique, Santiago, Rancagua, Talca, Temuco, Valdivia y Punta Arenas. En total, incrementaron sus alcaldías de 121 a 143, y Nueva Mayoría cayó de 167 alcaldías a 140.

El analista Patricio Navia subraya en El Líbero que “aunque la Presidenta Bachelet no quiera ver un giro a la derecha en los resultados de las municipales, el domingo abundaron las sonrisas en Chile Vamos y sobraron las lágrimas en La Moneda y la NM… De la mano del ex Presidente Sebastián Piñera, el mismo líder que fue sindicado como responsable del revés electoral más importante sufrido por el sector en democracia, la derecha vuelve en gloria y majestad y se ubica en la pole position para volver al poder en las elecciones de noviembre de 2017″.

Por fin, la primera y la segunda vuelta en Brasil, dejan un panorama muy favorable para que el PSDB regrese al poder en 2019 tras 16 años de travesía del desierto.

De las 19 ciudades donde el PSDB disputó la segunda vuelta, venció en 14. Entre ellas Porto Alegre, Manaos o Belem. El PSDB gobernará en 26 de los 92 mayores municipios brasileiros, incluido São Paulo.

Además la fuerza del centroderecha se ha visto en otros escenarios: el PMDB (centrista) de Michel Temer sigue siendo el partido con mayor numero de prefectos, 1.038, a la vez que el Partido Republicano (evangélico y conservador) liderado por Marcelo Crivella ha conquistado Río de Janeiro y 105 prefecturas, un 31% a más que en 2012.

Geraldo Alckmin (izq) y Aécio Neves (der.)

Geraldo Alckmin (izq.) y Aécio Neves (der.)

 

El Partido de la Socialdemocracia de Brasil (PSDB) logró conquistar la alcaldía de Sao Paulo en primera vuelta y en segunda la de Porto Alegre, que era antiguamente un bastión petista.

La gran victoria en Sao Paulo refuerza las aspiraciones presidenciales de Geraldo Alckmin, el gobernador paulista, mientras que Aecio Neves, el presidente del PSDB, queda debilitado ya que su candidato en Belo Horizonte (la capital de Minas Gerais que él gobernó durante 8 años) era Joao Leite y fue derrotado.

Así pues las elecciones locales ha reforzado al centroderecha en Brasil (el PSDB), en México (el PAN) y en Chile (a la coalición centroderechista Chile Vamos). No es un triunfo seguro ni descontado pero les colocan en la “pole position”.

Estos resultados anticipan, o pueden hacer prever, la consolidación del cambio de ciclo como señalaba Manuel Alcántara en una reciente conferencia en la Casa América de Madrid: “Asistimos a un cambio de ciclo político en América latina. Cambio de ciclo producido por el lógico desgaste de las largas gestiones presidenciales, por el cambio generacional que tiene lugar tras una década o más en el poder y por el cambio del ciclo económico. Estaríamos ante el inicio del cuarto ciclo político en la región tras el de las transiciones (1978-1990), el del Consenso de Washington (1990-2002) y el del auge de las materias primas (2002-2015). En este sentido las elecciones en Argentina de 2015 marcan el parteaguas de ese cambio de ciclo a escala regional”.

Otros posibles escenarios de victorias del centroderecha

En otros escenarios latinoamericanos hay posibilidades de que se produzcan victorias del centroderecha en el bienio 2017-18.

 

En Ecuador el favoritismo es para el correísta Lenin Moreno pero Cynthia Viteri y Guillermo Lasso tienen opciones de crecer de cara a las elecciones de febrero de 2017, al calor del alto nivel de indecisos (en torno al 50%).

En Colombia, el uribismo ha salido fortalecido por el triunfo del No en el plebiscito, aunque Centro Democrático deberá enfrentar esos comicios sin su líder carismático (Álvaro Uribe) y ante la maquinaria clientelar del oficialismo santista.

En Honduras y Paraguay podría ratificarse el predominio del centroderecha con la posible reelección de Juan Orlando Hernández en Honduras y la de Horacio Cartes en Paraguay.

Los resultados de la encuesta Cid Gallup señalan que el Presidente Juan Orlando Hernández es el personaje con mayor popularidad del país, obteniendo el 54 por ciento a favor.

Mientras tanto, los colorados paraguayos van a buscar la reelección de Cartes vía enmienda o reforma constitucional para posibilitar un nuevo mandato del actual presidente.

Junto al “giro” hacia el centroderecha, otra constante que se está viendo en estos comicios es el de la abstención. Una alta abstención que esconde muchas motivaciones incluida la del rechazo o defección hacia los partidos y los políticos. En Chile no acudió a votar el 65% del electorado el pasado 23 de octubre y en Brasil esa cifra fue de 10,7 millones, es decir, el 32,6 por ciento de los 32,9 millones de electores convocados a las urnas en la segunda vuelta de las municipales.

En definitiva que en estos momentos se va configurando la América latina de la próxima década.

Como señalara a Infolatam el catedrático de la Universidad de Salamanca, Manuel Alcántara, “en la presente coyuntura entramos en “otra cosa” que aun no sabemos cómo se va a caracterizar. Va a depender, sobre todo, de la marcha de la economía. Este año 2016 es en el sentido económico clave para entender cómo vamos a llamar a este periodo. Pero lo que nos dirá el espíritu de la época será el año 2018 cuando habrá elecciones en México, Brasil, Colombia… Lo ocurrido en 2015 y 2016 no marca tendencia política por muy significativo que eso sea, por ejemplo, el triunfo de Macri en Argentina. Pero la fisonomía política que adoptará la región quedará mucho más delineada en la serie de comicios que tendrán lugar en 2018″.

Comentar esta noticia

*