Chile elecciones

Democristianos congelan relaciones con Bachelet tras fracaso electoral

SANTIAGO (CHILE), 23/10/2016.- EFE/ALEX IBAÑEZ/FOTOPRESIDENCIA DE CHILE/NO VENTAS/SOLO USO EDITORIAL

La presidenta de Chile, Michelle Bachelet (c), hizo una profunda autocrítica tras los resultados adversos obtenidos por el oficialismo en las elecciones municipales celebradas este domingo en Chile.

Infolatam/Efe
Santiago de Chile, 25 de octubre de 2016

Las claves

  • En la DC y otros sectores han apuntado a tres ministros como los principales responsables del fracaso: el titular del Interior, Mario Fernández (democristiano), de la Secretaría de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre (PPD, Partido por la Democracia, socialdemócrata) y el portavoz, Marcelo Diaz (PS, Partido Socialista).

El Partido Demócrata Cristiano (DC) chileno congeló sus relaciones con el Gobierno de Michelle Bachelet, descontento por la falta de autocrítica tras el fracaso del oficialismo en las elecciones municipales del pasado domingo, que ganó la oposición de derecha.

Aunque sus dirigentes descartaron hoy que se trate de una rebelión, sino de un llamado de atención, ya el lunes la DC mostró su descontento al ausentarse de una reunión del Comité Político que el Ejecutivo finalmente canceló.

Posteriormente, los democristianos tampoco fueron a una reunión que Bachelet tuvo con candidatos ganadores de alcaldías en La Moneda (sede de Gobierno) y anunciaron para el jueves una reunión extraordinaria de su Consejo Nacional para analizar las relaciones con el Ejecutivo y con los partidos aliados.

En la DC y otros sectores han apuntado a tres ministros como los principales responsables del fracaso: el titular del Interior, Mario Fernández (democristiano), de la Secretaría de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre (PPD, Partido por la Democracia, socialdemócrata) y el portavoz, Marcelo Diaz (PS, Partido Socialista).

Los tres son señalados como responsables del fracaso de un proyecto de ley con el que, antes de las elecciones, el Gobierno trató de enmendar un error informático que cambió el domicilio electoral de casi medio millón de personas y, por ende, incidió en la elevada tasa de abstención, que alcanzó al 65 %.

“Suponer que los resultados de ayer son responsabilidad de tres o cuatro personas me parece que es un análisis que en verdad es superficial”, declaró Bachelet al defender a sus colaboradores más cercanos este lunes.

Aunque superó por menos de un punto al oficialismo, con un 41,74 % contra un 40,87 %, y por sólo tres alcaldías, la derechista coalición Chile Vamos se proclamó ganadora de las elecciones, sustentándose en los triunfos de sus candidatos en municipios emblemáticos o más populosos.

Los analistas también han explicado el distanciamiento de la DC con La Moneda por la aparente preferencia del Ejecutivo hacia Ricardo Lagos de cara a las presidenciales de noviembre de 2017 en desmedro de las figuras del partido, que fue el que salió menos dañado de las municipales.

También molestó al partido la salida del director interino del Registro Civil, Luis Acevedo, militante de la DC, cuyo contrato no fue renovado este lunes, lo que fue interpretado como una señal de que fue quien pagó por el error del padrón electoral, cuyas causas todavía se investigan.

Ya antes de las elecciones, una declaración del ministro del Interior, Mario Fernández, de que la elección presidencial se definirá entre los expresidentes Ricardo Lagos y Sebastián Piñera y que cualquier otro candidato “es sólo poesía”, enojó a la colectividad.

Este martes, el senador Ignacio Walker, potencial candidato presidencial de la DC, negó que el partido esté en “rebelión” contra la presidenta.

“Yo quiero decir responsablemente que lejos, el partido más leal ha sido la Democracia Cristiana, así que no hay ningún acto de rebeldía”, afirmó en declaraciones a Radio Cooperativa.

“Que las cosas no se malinterpreten, pero es justo que se aclaren”, agregó Walker, que se sumó al llamado de otros dirigentes de la coalición a que el Gobierno acote su agenda y “tome una definición política sobre qué es lo que queremos para la recta final”, del mandato de Bachelet, que termina en marzo de 2018.

“Sentimos que la DC es la única que paga costos por problemas políticos y de gestión del Gobierno”, reclamó por su parte el diputado Matías Walker, hermano de Ignacio.

El vicepresidente de la DC, Sergio Espejo, acusó en tanto al Gobierno de “falta de autocrítica” e implícitamente pidió la salida de los ministros del comité político, porque “está agotado”.

“Si la presidenta quiere que su Gobierno termine bien tiene que hacerse cargo de aquello. Lo contrario es renunciar a gobernar”, apostilló Espejo, que fue ministro de Transportes en el primer Gobierno de Bachelet.

Comentar esta noticia

*