Ecuador Presidencia

Ecuador ante dos años de incertidumbres políticas y económicas

Infolatam
Madrid, 14 de septiembre de 2016

Las claves

  • Ecuador celebra elecciones presidenciales el 19 de febrero de 2017

Fin de ciclo

El análisis
Simon Pachano

Simon Pachano

(El Universo. Ecuador)-. “Cuando ya está abierta la puerta de salida, tiene más sentido que nunca preguntarse por la herencia del correísmo. Independiente del color del próximo gobierno, siempre que no lo presida el mismo líder, lo cierto es que esta elección cerrará un ciclo histórico”.

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Ecuador atraviesa un delicado momento político y económico que se va a prolongar lo que queda de años 2016 y todo 2017. En el primer ámbito, el político, por las dudas que se generan sobre la presencia o no de Rafael Correa en las elecciones presidenciales del año que viene. Eso incide directamente sobre el partido oficial y sobre las estrategias de una oposición que desunida trata de reorganizarse. En el ámbito económico porque todo indica que este año habrá crecimiento negativo y el que viene como mínimo estancamiento.

Ecuador atravesó entre 1997 y 2007 una década de fuerte crisis económica e inestabilidad política e institucional: hubo 9 presidente en 10 años y tres tuvieron que renunciar o fueron destituidos (Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez). Ese periodo de inestabilidad acabó con la llegada de Rafael Correa en 2007 quien dio paso a una década de fuerte crecimiento económico, basado en la exportación del petróleo y amplias inversiones públicas, en medio de la hegemonía política de su movimiento, Alianza País.

Ese periodo de dominio correista empezó a dar muestras de agotamiento económico desde 2015, cuando se inició el actual ajuste de las cuentas públicas obligado por el desplome del precio del petróleo, y político desde 2014 tras las elecciones locales del año pasado en donde la oposición venció en las principales ciudades del país.

Ahora en el bienio 2016-2017 la palabra que va a marcar la realidad ecuatoriana es incertidumbre:

Correa bicicleta

El presidente de Ecuador pasea en bicicleta en Isla Margrita, Venezuela.

1-. Incertidumbre en el ámbito político, un escenario que viene marcado por dos dinámicas:

a-. La presencia o no de Rafael Correa en las elecciones presidenciales de mediados de 2017

Eso incide en el oficialismo que aún no tiene un candidato definido en caso de que el actual presidente mantenga su decisión de no presentarse. Por ahora, el mandatario mantiene su posición de retirarse.

En agosto, el presidente de la República, Rafael Correa, agradeció a sus seguidores del colectivo ‘Rafael Contigo Siempre’, que recolecta firmas a favor de su reelección y ratificó su decisión de no postularse a los comicios de 2017. “Mi decisión está tomada. Tengo una deuda con mi familia, y, sobre todo, existen valiosos cuadros de AP (Alianza PAIS) que pueden tomar la posta y seguramente lo harán mejor de lo que yo pude hacerlo”, aseguró el mandatario mediante su cuenta Twitter.

Sin Correa, el oficialismo, Alianza País se halla en la búsqueda de líder.

La pugna se centra en estos momentos entre Jorge Glass, actual vicepresidente, y Lenín Moreno, exvicepresidente de Correa, la cual podría acabar desembocando en una candidatura conjunta entre ambos: Glass como presidenciable y Moreno como vicepresidenciable. La duda es si Moreno, que tiene apoyos dentro y fuera del correismo, estaría dispuesto a renunciar a sus opciones.

Otra de las incógnitas es que ni Glass ni Moreno tienen el carisma, el arrastre y la capacidad de aunar voluntades disímiles que posee Correa y ninguno seguramente podría derrotar en primera vuelta a la oposición.

b-. La división de la oposición

Guillermo Lasso líder del Movimiento CREO

Guillermo Lasso líder del Movimiento CREO

La oposición va a ir a los comicios muy desunida. En la derecha predomina la candidatura de CREO de Guillermo Lasso, fuerza que, como explica el analista Simón Pachano “tiene un fuerte sesgo costeño y pocas posibilidades de ampliar su votación más allá del centro político y tener presencia serrana”.

La izquierda, el Acuerdo Nacional por el Cambio, no tiene capacidad de crecer hacia el centro y es una fuerza que tiene su bastión en la región de la Sierra. Su candidato presidencial podría ser Paco Moncayo, alcalde de Quito.

La Unidad, integrada por PSC, SUMA, Avanza, Concertación y Juntos Podemos, es la fuerza con mayor proyección en estos momentos. Ha logrado formar una coalición en la que hay socios de derecha y con implantación en la Costa (PSC-MG) y ha logrado captar el respaldo de fuerzas de la Sierra situadas en el centro y la izquierda (Concertación, Podemos, Avanza). Es una fuerza amplia pero heterogénea y sin un liderazgo definido.

Cynthia Viteri y Paúl Carrasco son los nombres de los presidenciales de la Unidad. El prefecto del Azuay y líder de Juntos Podemos (Carrasco) anunció su nominación a través de un comunicado que fue difundido la madrugada del 31 de agosto en redes sociales. La candidatura del azuayo se suma a la de Viteri, quien fue presentada el pasado 29 de junio por el Partido Social Cristiano (PSC). 

La encuesta de Monitor de agosto último, en una primera simulación de papeleta, daba a Glas el 26,9% de la intención de voto; Lasso se quedó con el 24,8%, Viteri con el 13,3% y Moncayo con el 3,6%. todo apunta a un duelo entre Alianza País y una fuerza de centro o centroderecha. 

“La candidatura de AP se beneficiará de un voto duro que proviene de todo el espectro ideológico y de las dos regiones. La Unidad cuenta con socios costeños de derecha (PSC-MG) y serranos de centro e izquierda (Concertación, Podemos, Avanza). Las dudas en torno a AP no apuntan a la capacidad para moverse en las dos dimensiones, sino al volumen de su votación. Sin su líder y con crisis económica, el camino se vuelve empinado. La Unidad, por su parte, tiene aún el desafío de hacer de su nombre una realidad”, señala Simón Pachano.

2-. Incertidumbre en el ámbito económico

MACHACHI (ECUADOR), 11/08/2015.- EFE/José Jácome Ecuador sigue padeciendo una fuerte crisis económica causada por el desplome de los precios del petróleo y las repercusiones del terremoto que azotó Cuenca. Además, las perspectivas no son buenas, sobre todo a corto plazo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) considera que Ecuador tendrá decrecimientos durante cinco años seguidos (del 2016 al 2020). Y que solo en el 2021 podría verse un crecimiento de 1,5% del Producto Interno Bruto (PIB). El FMI indica que en 2016 habrá un decrecimiento de -2,3%, y en el 2017, de -2,7%. El precio del crudo llegaría a menos de $ 50 en el 2021.

El gobierno no niega que continuará la crisis aunque sí discrepa la magnitud de la misma. Ya que con el financiamiento que ha conseguido el Gobierno, aspira a que se termine el año con un estancamiento o al menos un decrecimiento pequeño.

El Banco Central de Ecuador estima que este año la economía nacional decrecerá un 1,7 % debido a los choques externos que ha enfrentado el país, como la caída del precio del petróleo, la revalorización del dólar, la devaluación monetaria en países vecinos y el terremoto de abril en la costa.

Diego Martínez, gerente del Banco Central, anunció que el Producto Interior Bruto (PIB) de Ecuador en 2016 alcanzará los 96.217 millones de dólares, lo que supondrá -1,7 % respecto del año pasado, informó el diario El Comercio en su portal web.

Martínez hizo notar que la proyección del crecimiento económico del país es más alentadora que las previsiones efectuadas por organismos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que presagió una contracción del 4,5 % en este año.

El propio Correa ha salido a criticar estas predicciones del FMI: “Les dijimos ‘están locos’. ¿Ustedes se imaginan un país con las dificultades que estamos afrontando, con el precio del petróleo por debajo de los 20 dólares, que venga un burócrata internacional que a la final ni conoce Ecuador a decir que vamos a decrecer 4,5? ¿Qué inversión va a venir, cuántas líneas de financiamiento se nos cierran? Eso es irresponsable y dijimos ‘no es verdad'”. El FMI indicó en marzo que en el 2016 el decrecimiento es de -2,3%. “Cinco meses después corrigen el error, el pequeño error del 100%”, agregó Correa.

Un comentario a “Ecuador ante dos años de incertidumbres políticas y económicas”

  1. maria baier dijo:

    ESE EPRESIDENTE HAY QUE CAMBIARLO, ESE TUPE TAMBIEN

Comentar esta noticia

*