América latina, elecciones

La oleada reelecionista sigue ganado fuerza en América latina

Infolatam
Madrid, 4 de agosto de 2016

Las claves

  • México, Guatemala, Colombia y Paraguay son los únicos países que prohíben la reelección de forma absoluta

(Infolatam, por María Jesús  Guirado Mauri y Rogelio Núñez)-. Hasta 2015 solo cinco países en América latina rechazaban la reelección presidencial: México, Guatemala, Honduras, Paraguay y Colombia desde 2015. Sin embargo, en la actualidad, en Honduras ya se permite y en Paraguay se están planteando acabar con la imposibilidad de ir a la reelección. 

En los años 80 predominaba la prohibición de la reelección, sobre todo la continua. Pero en los 90 las reformas constitucionales promovidas por Carlos Menem en Argentina, Fernando Henrique Cardoso en Brasil y Alberto Fujimori en Perú abrieron la puerta hacia el reeleccionismo continuo. Fenómeno que se vio reforzado en la siguiente década con las reformas impulsadas por Hugo Chávez, Álvaro Uribe, Evo Morales, Rafael Correa y Daniel Ortega entre otros.

Como advierte el académico Daniel Zovatto “nos encontramos, pues, ante una fiebre reeleccionista y a una obsesión por el poder que son malas noticias para una zona caracterizada por la debilidad institucional, la creciente personalización de la política y el hiperpresidencialismo. Como bien lo advirtió Simón Bolívar en su discurso del Congreso de Angostura, el 15 de febrero de 1819: “…nada es tan peligroso como dejar permanecer largo tiempo a un mismo ciudadano en el poder. El pueblo se acostumbra a obedecerlo y él se acostumbra a mandarlo; de donde se origina la usurpación y la tiranía”.

Un panorama reelecionista heterogéneo

El panorama de la reelección presidencial en América Latina ha sido y continúa siendo variado en la región. Hay tres tipos de reelección presidencial: la continua, la alterna y la indefinida. Actualmente, solo dos países -Venezuela y Nicaragua- contemplan la reelección indefinida. Cuatro la prohíben -México, Guatemala, Colombia y Paraguay- y los 12 restantes la permiten de manera consecutiva o alterna con límite de mandatos.

En todos los países del mundo podemos encontrarlas en algunas de sus formas pero la única que ha generado los más fuertes debates es la continua. Existe en la actualidad un menú amplio en relación al modo en que se resuelve la continuidad o no de un presidente en América Latina

La prohibición absoluta se relacionó con el intento de evitar la personalización del régimen político y el probable abuso de poder. En desde sentido no es casualidad que dos países que sufrieron largas dictaduras sostenidas en procesos electorales y reelecciones continuas (la de Porfirio Diaz en México y la de Alfredo Stroessner en Paraguay) sean dos naciones que mantienen la prohibición absoluta a la reelección.

Como sostienen numero analistas y politólogos, la reelección es un instrumento, no un fin en sí mismo y, como tal, puede ser una virtud o un vicio, depende de cómo se estructure.

Uno  de sus beneficios potenciales  es la cercanía con el votante creando un vínculo permanente con él, que no concluye con el término de cada campaña. Un acercamiento que le obliga a atender sus preferencias, necesidades y reclamos para ganar su lealtad absoluta. Otro seria la “profesionalización” del gobernante involucrándose en la dedicación adecuada adoptando las medidas precisas para la buena dirección y el control de la sociedad.

Como toda moneda, la reelección también tiene su  cruz, los detractores, que ensalzan las ventajas que tiene el sillón presidencial disminuyendo la competitividad de sus contrincantes impidiendo la renovación en la elite política y el acomodamiento en el poder que acaba derivando en una inepta ejecución sus las funciones.

De los dieciocho países que componen América Latina catorce de ellos contemplan la reelección. Los que no lo hacen son Honduras, Guatemala México y Paraguay los únicos que expresan en sus constituciones una prohibición absoluta. El resto de países se decantan por otras opciones de reelección, que van desde la indefinida, inmediata o alterna.

Con Juan Manuel Santos en Colombia son siete los presidentes de América Latina con más de un mandato en su haber. La lista es larga Evo Morales, Bolivia; Raúl Castro, Cuba; Michelle Bachelet, Chile; Rafael Correa, Ecuador y Daniel Ortega, Nicaragua.

En Argentina se consagró la última reforma constitucional, la séptima desde 1853, de 1994  durante la presidencia de Carlos Menem y una de sus novedades fue la introducción de la reelección presidencial inmediata por una sola vez.

En El Salvador la Constitución no precisa con claridad si un ciudadano que ha ocupado la titularidad del Ejecutivo puede buscar la reelección alterna, pero tampoco la prohíbe En Panamá sí está permitida la reelección alterna pero solo después de que hayan pasado dos periodos presidenciales, eso quiere decir que hay una década entre cada ocupación del sillón presidencial.

A principios de 2009, en Venezuela, también se avanzó aún más en torno de la reelección presidencial. La Constitución de 1999 ya había introducido la reelección inmediata por un período. Chávez, después de una década en el poder, obtenía la posibilidad de continuar en el gobierno ilimitadamente. La enmienda constitucional permite que todos los cargos electivos no tengan ningún límite en cuanto a sus posibilidades de reelección.

Los casos de Honduras y Paraguay

Esta panorama favorable al reelecionismo sigue ganado terreno en 2016.

ASUNCIÓN (PARAGUAY), 13/02/2014.- EFE/Andrés Cristaldo

Horacio Cartes asegura que no buscará la reelección

En Honduras el Corte Suprema de Justicia (CSJ) desestimó los recursos de nulidad presentados contra la reelección presidencial. Se confirma que habrá reelección debido al voto unánime de los magistrados en contra del recurso de inconstitucionalidad contra la reelección.

Ya en 2015 cinco magistrados de la CSJ fallaron a favor del recurso interpuesto por el expresidente Rafael Callejas que declaraba inaplicable el art.239 de la Constitución de la Republica, dando vía libre a la reelección presidencial.

La reelección  la impulsa el partido en el poder, el Nacional, que está buscando convocar un referéndum para introducir la reelección en la constitución.

El diputado nacionalista, Karlo Villatoro, ha explicado que el Partido Nacional está solicitando una reelección con límites, pues de lo contrario un presidente se podría perpetuar en el poder, lo que considera va en contra del espíritu democrático de la constitución hondureña: “Desde que se tocó el tema de la reelección presidencial, hemos insistido como partido político, en que la misma tenga regulaciones. Nosotros queremos una reelección limitada. El Partido Nacional propone que la reelección solo sea posible por un período más. Tal y como lo maneja Estados Unidos, porque de lo contrario el Estado perdería su espíritu democrático”.

El Congreso de Honduras nombró una comisión encargada de elaborar una propuesta para que el Tribunal Electoral someta a consulta popular la posibilidad de reelección presidencial consecutiva, informó la institución este miércoles. El oficialista Partido Nacional (PN, derecha) mantiene una ofensiva para reelegir por otros cuatro años al actual presidente Juan Orlando Hernández, quien entregaría el poder el 27 de enero del 2018 al ganador de las elecciones del último domingo de 2017.

En Paraguay el tema de la reelección presidencial sobreviva el escenario político pese a que dirigentes oficialistas operan con miras a un nuevo periodo presidencial para Horacio Cartes. El presidente por el momento asegura que no busca continuar en el cargo: “Por qué hablar de reelección si no nos permite la Constitución; es clarísima. No tengo por qué gastar tiempo en eso, por qué estaría gastando tiempo el presidente de la República en algo que no permite la Constitución”

Hace escasos días se reafirmó en no estar interesado en quedarse más allá del final de su candidatura en 2018  “Yo nunca toqué el tema de la reelección. Entré (al Gobierno) el 15 de agosto del 2013 con un mandato que es el que yo conozco y que lo voy a cumplir siempre que Dios permita, nos dé salud y toda la energía que necesitamos”, señaló.

Paraguay ha sido un país que ha sufrido largas dictaduras, algunas de ellas legitimadas en las urnas. En 205 años de vida independiente 5 mandatarios gobernaron durante 93 años, casi un siglo. Efectivamente la suma del tiempo de gobierno del Dr. Francia, don Carlos Antonio López, Francisco Solano López, Higinio Morínigo y Alfredo Stroessner asciende a 93 años de gobiernos personalista, autoritarios y no democráticos.

 

Comentar esta noticia

*