Consuelo A. de Toledo: Venezuela España

España no es Venezuela

Infolatam
Madrid, 27 junio 2016
Por Consuelo Álvarez de Toledo

(Infolatam).-Cuando Hugo Chávez, que en paz descanse, la suya y la de los que le sobreviven, tuvo aquel rifirrafe con el rey Juan Carlos (10-11-207) -“por qué no te callas”, le espetó el entonces Rey de España al prócer de Venezuela- pocos podían predecir la importancia que para ambos países tendrían aquellas actitudes, más allá de las palabras cruzadas. Como si fuera un avance de lo que después acontecería; el destino de dos países, España y Venezuela, condenados a confrontarse en su defensa de dos modelos de vivencia incompatibles.

Ayer se votó en España, por segunda vez en seis meses, un nuevo parlamento, Congreso y Senado, del que saldrá elegido el nuevo Gobierno. A tenor de los resultados, una incontestable victoria del Partido Popular y especialmente de su presidente Mariano Rajoy, los españoles se han pronunciado mayoritariamente a favor de un modelo de sociedad que defiende las libertades, el estado del bienestar acompasado con la economía de mercado, la integración en Europa y la unidad de España.

Por vez primera desde que en España se instauró la democracia, de ello hace treinta y nueve años, los españoles pudieron tomar conciencia de que estaba en juego algo más que una sencilla alternancia en el gobierno. Estas elecciones tuvieron un algo de “constituyentes” por cuanto irrumpía en el juego democrático una organización política que cuestiona el sistema constitucional vigente.

A esto no estábamos acostumbrados los españoles. De viejos a jóvenes, de los que tienen la memoria histórica grabada en sus entrañas a los que nacidos en las últimas décadas carecen de cicatrices personales en sus vivencias. Hasta ahora la confrontación politica se dirimía entre derechas e izquierdas democráticas. La irrupción de Podemos puso en cuestion la vigencia de la democracia constitucional, sin paliativos. De ahí la importancia de lo que ayer se decidía en las urnas de España.

Desde el comienzo del movimiento de los indignados, el plan de ocupación del espacio politico por los “becarios” del chavismo se ha ido desarrollando habilmente, con la complicidad de algunos actores sociales cegados por el cortoplacismo. El populismo deslumbrante, el papanatismo audiovisual, la ausencia de pensamiento crítico fue caldo de cultivo para un espejismo sin sentido. Meses de pesadilla.

Y ahí es donde entró en juego Venezuela. Cara y cruz, luces y sombras, blanco y negro, positivo y negativo de dos modelos de sociedad. En los últimos meses Venezuela ha sido el catalizador del sentimiento común de una España constitucional. Y lo que en Madrid parecía un imposible, – la unidad de derechas e izquierdas democráticas en defensa de las libertades- en Caracas se hizo real y palpable.

La defensa de las libertades, la de Leopoldo López, la de Ledezma, la de los presos políticos del régimen chavista, movilizó a los españoles sobre el riesgo de lo que estaba en juego. La presencia de Felipe González en la defensa de los presos del chavismo,  la activa denuncia por José María Aznar, la defensa del Estado de Derecho por parte del Gobierno de Mariano Rajoy, la visita del recién llegado Albert Rivera, el papel de España ante la Union Europea en la denuncia de los desmanes del chavismo, todos a una,  deben entenderse como la defensa de las propias libertades de los españoles frente a una opción política antisistema, la de Unidos Podemos ayer derrotada.

La izquierda de España seguirá liderada por el socialismo democrático, el PSOE. El experimento de laboratorio académico incubado en las ubres del chavismo, engrosada por los dineros iranies-venezolanos en un plan burdo y grosero de dinamitar la democracia en el sur de Europa, no ha ganado las posiciones que ya daban por conquistadas en España. El verdadero rostro de un proyecto demoledor de la democracia se reveló a través de las imágenes que llegaban desde  Venezuela.

Los resultados de las elecciones celebradas ayer en España confirman la voluntad de los españoles de seguir viviendo en libertad. La libertad en la que todavía no pueden vivir cuantos como Leopoldo López  existen. Gracias, Venezuela.

9 comentarios a “España no es Venezuela”

  1. Carmelo Mesa-Lago dijo:

    Estimada Consuelo:

    Acabo de leer tu articulo y al ver tu nombre deseo retomar nuestro contacto hace annos, por favor enviame tu correo. Abrazos, Carmelo

  2. Carmelo Mesa-Lago dijo:

    correccion de mi correo

  3. Lourdes Sola dijo:

    Excelente artigo

  4. Lourdes Sola dijo:

    Um excelente artigo

  5. Infolatam Infolatam dijo:

    gracias Lourdes… te escribire mas largo por email
    CAT

  6. Víctor Durán dijo:

    Aunque no la conocía -a Mesa Lago sí a través de Jesús Plana-.la felicito por su artículo, con solo un comentario: Al principio de Chávez, muchos de los los analistas políticos decían “Venezuela no es Cuba” y ¡aprendieron la lección demasiado tarde!
    Al parecer el publo español sí aprendió la lección en el momento oportuno.

  7. Carlos Barrios dijo:

    Afortunadamente España abrió los ojos, no le deseo a nadie vivir la situación que nosotros en Venezuela confrontamos todos los días para adquirir productos básicos y ejercer nuestros derechos en real democracia

  8. José Blanco dijo:

    En España los acontecimientos se suceden meteóricamente en la actualidad. ¿Cómo Infolatam nos incluye unn artículo del 27 de junio? Leo que ayer se votó en españa para elegir un neuvo parlamento del que surgirá un nuevo gobierno. Vaya confusión que sufrí en el primer momento.

  9. Infolatam Infolatam dijo:

    estimado: las elecciones a diputados y senadores se celebraron el 26 de junio, es decir que esta escrito a pocas horas de celebrarse las elecciones, correctamente.
    quizas usted confunda elecciones y constitucion del parlamento que es hoy
    atentamente
    Infolatam

Comentar esta noticia

*