Bolivia reelección

Bolivia: Un plebiscito sobre Evo Morales con forma de referendum

Infolatam
Madrid, 18 de febrero de 2016

Las claves

  • Bolivia celebra una consulta para ratificar o rechazar la reforma constitucional que permite la reelección de Evo Morales.

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Bolivia, a diferencia de Perú, no vive en 2016 unas elecciones presidenciales pero sí un referendum que en realidad se ha transformado en un plebiscito sobre la figura y la gestión de Evo Morales.  El presidente boliviano aspira a que este 21 febrero una consulta ratifique la reforma constitucional que le permitirá postular en los comicios previstos para el 2019, por cuarta vez consecutiva.

Morales ganó las elecciones de 2005, fue reelecto en 2009 y de nuevo reelegido en 2014. La Constitución redactada durante su mandato, en 2009, no le permite una nueva reelección por lo que impulsa este referendum. Morales subió al poder en enero del 2006, comenzó el segundo mandato en 2010 y el tercero en enero de 2015.

Este próximo dmingo 21 de febrero los bolivianos deberán decidir si aceptan o rechazan cambiar un párrafo de la Constitución para permitir que Morales y su vicepresidente, Álvaro García Linera, puedan postular otra vez en 2019.

La lucha contra las encuestas

Tras una década en el poder, algunas encuestas por primera vez, no le han sido desfavorables.

Según estas, si la consulta fuera hoy, el presidente de Bolivia lograría 40% de apoyo frente a 54% de personas que rechazan una reforma constitucional a favor de una nueva postulación presidencial. Existe un 6% de los consultados indecisos, según los resultados de la encuestadora Mercados y Muestras SRL.

La consulta se ha transformado en un plebiscito a favor o en contra de Morales, quien ha  desplegado nuevas estrategias. La primera incrementar el grado de polarización y la segunda manejar un mensaje que llegue mejor a los sectores populares.

“En política solo hay izquierda o derecha, en política solo hay si estamos con el pueblo o estamos con el imperio”, ha afirmado el mandatario durante una entrevista con la emisora de radio privada Compañera.

Morales levanta la bandera del antiimperialismo que tantos réditos electorales le ha dado y señala que quienes se dicen independientes son en realidad partidarios del “imperio”, es decir de Estados Unidos: “En estos diez años (de gobierno) hemos demostrado que sin dominación del imperio, políticamente, y sin dominio del Fondo Monetario Internacional, económicamente, estamos mejor. Quienes estamos con la liberación estamos pues contra la dominación, contra el reparto imperial, contra las intervenciones militares, contra las bases militares, si se cree en la soberanía y en la dignidad del pueblo boliviano”.

Para hacer llegar mejor su mensaje no ha dudado en unirse a la fiebre desatada por la película “Star Wars: El despertar de la fuerza”, y ha llegado a invitar a que voten por él en Bolivia a través de un video que lo coloca como un protagonista:

El mandatario adaptó el tráiler de “El despertar de la fuerza” para promover el “Sí” en el referéndum que busca aprobar el cambio constitucional que le permita ir por una nueva reelección para el período 2020-2025.

En el video, el “lado oscuro” es representado por el exmandatario Gonzalo Sánchez de Lozada como Darth Vader, y el exministro de Carlos Sánchez, como Kylo Ren.

“Dile ‘No’ al lado oscuro del pasado, el retraso, la pobreza y la maldad”, dice el texto que acompaña a “Bolivian Wars”.

Pero por encima de todo lo que predomina es el discurso del miedo, del miedo al cambio.

El vicepresidente Álvaro García en un acto de entrega de viviendas en la localidad cruceña de Yapacaní lanzó un mensaje devastación si triunfa la “derecha”: “El día que vuelva la derecha, Dios salve a Bolivia. Protejan lo poco que hay. Hasta el aire van a querer privatizarlo. La casa le van a querer quitar, los bonos les van a querer quitar; el gas, petróleo y litio van a querer entregar a los extranjeros. La plata de tu Alcaldía la van a congelar y reducir. La derecha, los neoliberales, los vende patrias solo piensan en ellos, no piensan en los pobres, piensan en unas cuantas familias”.

Tampoco el oficialismo duda a la hora de llevar la polarización al terreno étnico: indígenas vs blancos.

De nuevo el vicepresidente García Linera (de piel blanca) atiza esos recores cuando asugura que “el 2019, si decimos No, la foto de Evo ya no va a estar, (estarán) puro q’aras (blancos), puro ellos, puro ‘Dorias Medinas’, puro Sánchez Berzaín, puro Tutos Quirogas. Si decimos No así va a ser la papeleta. Si decimos Sí, en 2019 su carita del presidente Evo estará en la papeleta”.

La estrategia opositora

La oposición nunca ha tenido tan cerca la posibilidad de derrotar en las urnas a Evo Morales. Cree haber encontrado un punto débil en su estrategia y aspira a convertir la cita del 21 de febrero en una trampa que selle el final de la hegemonía del actual presidente.

También la oposición busca que su mensaje llegue a través de críticas al gobierno y la utilización de símbolos populares.

evo morales

Morales aspira a concurrir a la reelección en 2019

Las críticas atacan alguno de los flancos débiles del gobierno, en especial la corrupción.

Ya hay más de 200 personas procesadas y varias detenidas en el caso de presunta corrupción en el ya desaparecido Fondo Indígena.

La analista Erika Brockmann señala en el diario Página Siete que “la leve disminución de apoyo al Sí llama la atención por tratarse de una apuesta por la que el gobierno decidió poner toda “la carne al asador”. Todo indica que la millonaria campaña  propagandística, desplegada por el robusto aparato institucional y mediático estatal, ingresa en una etapa de rendimientos decrecientes. Disminuye la capacidad de seducción, especialmente en segmentos del electorado con mediano y alto nivel de instrucción y de las capas medias.

“Tanta información y propaganda empaquetada satura e indigesta. Por otra parte, el daño político y moral producido por el caso del Fondioc no toca fondo. Desbordó la capacidad de control del Gobierno. Hoy, en su afán por  mitigar los daños, dio luz verde a medidas punitivas hacia cuadros políticos de mayor jerarquía pero políticamente “descartables”. A pesar del elevado costo político que ello representa para su vanguardia indígena originaria campesina, se apunta a preservar de esa marea contaminante al binomio Morales-García Linera, usualmente inmunes de toda amenaza terrenal y mundana”, concluye la analista.

La Fiscalía General del Estado boliviano investiga el destino de 6,8 millones de dólares correspondientes a 49 proyectos del Fondo Indígena, que financiaba hasta este año acciones de desarrollo en zonas campesinas. Las autoridades dicen que esos recursos fueron transferidos a cuentas de particulares y además investigan el destino de otros 14 millones de dólares.

Las acusaciones corresponden a su presunta relación en proyectos que jamás fueron ejecutados y obras inconclusas. Entre los detenidos está Julia Ramos, exministra de Justicia y de Desarrollo Rural.

También están detenidos Remy Vera y Melva Hurtado, dirigentes sindicales afines al MAS. El exdirigente de ese partido Damián Condori guarda detención en una cárcel de La Paz.

Otro punto débil del gobierno es la situación económica: en un año, los precios  del gas natural que el país exporta a Argentina y Brasil  cayeron entre el 47,5% y el 34,5%.

Asimismo la oposición ha encontrado un símbolo como bandera contra la reelección. Se trata de Petardo, un perro callejero que se ha convertido en el centro de la campaña en rechazo a la reelección del presidente boliviano Evo Morales.

El perro Petardo

El perro Petardo

El miércoles Petardo se paseó en algunas televisoras luciendo una medalla de reconocimiento que le concedió la alianza Unidad Nacional, la principal fuerza opositora en la Asamblea Legislativa, y un chaleco con la inscripción “NO”, la consigna de la oposición al referendo del 21 de febrero en el que los bolivianos decidirán si apoyan una reforma constitucional que permita una nueva reelección de Morales en 2019.

El perro mestizo se convirtió en héroe a mediados de año cuando a la cabeza de un grupo de manifestantes enfrentó a los policías antimotines en las calles La Paz.

Los manifestantes encontraron al perro vagabundo y lo adoptaron con el nombre de Petardo -el explosivo casero usado en las marchas callejeras- durante una caminata de 27 días hasta La Paz para reclamar atención del gobierno a demandas de la región minera de Potosí, en el sur del país.

Petardo se ganó el cariño de los potosinos, que lo consideran su héroe. Incluso sus seguidores han grabado un video junto al can con consignas políticas.

Por ahora Evo Morales va por detrás en muchaas de esas encuestas. Puede acabar derrotado o puede ser que remonte y acabe ganando. Lo único seguro es que va a salir de este proceso muy desgastado políticamente. Una debilidad que se une a la que arrastra el régimen por los escándalos de corrupción y por la ralentización económica.

Comentar esta noticia

*