América latina

Olivier Dabéne: “América latina afronta una crisis de gobernabilidad”

Infolatam
Madrid, 31 de enero de 2016

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. INFOLATAM ha hablado con Olivier Dabène, profesor del Institut d’Études Politiques de Paris (Sciences Po), sobre la actual coyuntura política y socioeconómica que vive la región. Dabène alerta sobre la “crisis de gobernabilidad por la que atraviesa América latina”, niega que vivamos un “giro a la derecha” aunque sí admite que existe un “cambio de ciclo” y rechaza que se pueda hablar de una decadencia del populismo.

Los estudios y análisis sobre América latina no son un patrimonio de académicos latinoamericanos, estadounidenses o españoles. En Francia existe una tradición con profundas raíces históricas de interés y preocupación por la región.

Olivier Dabène, del Institut d’Études Politiques de Paris (Sciences Po), es una figura emblemática en este aspecto. Entre sus últimas publicaciones destaca un análisis sobre el llamado “giro a la izquierda” del pasado decenio (“La gauche en Amérique latine, 1998-2012”).

Además acaba de salir a la luz el informe anual LAPO 2015. El “América Latina. El Año Político” es el informe anual del Observatorio Político de América Latina y el Caribe (OPALC) del Centro de Estudios y Relaciones Internacionales (CERI) de Sciences Po, Paris (Francia), que anualmente se lleva a cabo bajo la dirección del profesor Olivier Dabène. El informe estará disponible pronto en español en la página web del OPALC.

P- ¿Cuáles son las principales conclusiones que se pueden extraer del Informe LAPO 2015?

R-. En realidad se abordan muchos temas a lo largo de las más de 90 página del informe. Pero me gustaría destacar que una de las conclusiones a las que se llega leyendo este trabajo colectivo es que América latina se encuentra frente a una crisis de gobernabilidad. Una época marcada por presidentes con poco apoyo, alta fragmentación parlamentaria, grandes movilizaciones sociales contra la corrupción, debilidad de los partidos políticos y de las fuerzas políticas que son más maquinarias electorales y clientelistas que cauces de representación ciudadana.

P-. ¿Entonces no solo es necesario cambiar el modelo económico de la región sino que también hay que reformar el político-institucional?

R-. El sistema político institucional necesita de amplias reformas para atajar estos fenómenos que deslegitiman a la democracia. Lo que ocurre es que para impulsar tales cambios se necesita voluntad política y coraje. Pero en muchos países parece que no existe ninguno de estos dos componentes ni incentivos para impulsar reformas que relegitimen el sistema. La combinación de un modelo presidencialista con multipartidismo no funciona y provoca ingobernabilidad. Además la actual coyuntura económica provoca tensiones añadidas y no favorece la gobernabilidad.

Olivier Dabène: “América latina se encuentra frente a una crisis de gobernabilidad. Una época marcada por  presidentes con poco apoyo, alta fragmentación parlamentaria, grandes movilizaciones sociales contra la corrupción, debilidad de los partidos políticos y de las fuerzas políticas que son más maquinarias electorales y clientelistas que cauces de representación ciudadana”. 

P- ¿Estaríamos al borde de un cambio de ciclo, incluso de un “giro a la derecha” como algunos analistas han llegado a sostener?

R-. La verdad es que como a los académicos nos gusta decir todo es mucho más complejo que eso. Asistimos a un cambio de ciclo pero no solo por las derrotas electorales de determinadas fuerzas políticas (el kirchnerismo en Argentina o el chavismo en Venezuela). Existen dos factores que explican el cambio de ciclo más allá de supuestos ciclos a la derecha. El factor tiempo y el factor coyuntura económica. El factor tiempo hace referencia a que ciertos partidos, de izquierda o derecha, llevan mucho tiempo en el poder y eso ha creado cierto cansancio entre la población, el hartazgo de ver a los mismos dirigentes en el poder. Se trata de una opinión pública frustrada porque sus expectativas no se han cumplido y que rechaza la forma de hacer política basada en el clientelismo y la corrupción.

P- ¿Y en cuanto al factor económico?

america latina economiaR-. América latina es víctima de la coyuntura económica mundial lo que ha llevado a la actual ralentización en la mayoría de los países y a la crisis en algunos otros. Es un contexto muy poco favorable de caída en picado de las materias primas. Pero también la región tiene sus propias responsabilidades porque en los tiempos de bonanza los problemas estructurales de la región no se resolvieron ya que estaban ocultos por el propio momento de vacas gordas que vivía la región. Y ahí seguían y siguen los problemas de violencia, inseguridad, corrupción, falta de competitividad, productividad e innovación de la economía. Unas economías poco diversificadas y muy dependientes de la exportación de materias primas con escaso valor añadido. La población vota más contra esos gobiernos que llevan muchos años en el poder y no han resuelto todo ese conjunto de temas que por supuesto “giros a la derecha”.

P- Algunos analistas sostienen que además del “giro a la derecha” asistiríamos al final del populismo que ya no puede sostener sus políticas asistencialistas y clientelares en el auge del precio de las materias primas

R-. El populismo siempre puede reaparecer porque es una respuesta a un problema social. Y los problemas sociales de la región (pobreza y desigualdad) no ha desparecido ni lo van a hacer en una época de ralentización y crisis. Las actuales derrotas de ciertos populismo no indican que no puede reemerger bajo otro aspecto y con liderazgos renovados con su mensaje antisistema.

P- ¿Cuáles puedes ser las características de ese cambio de ciclo que vive América latina?

R-. En principio, y más allá de las peculiaridades de cada país, se vive un resurgimiento de las alternativas de centroderecha y un incremento de la fragilidad de las fuerzas políticas en el poder. Las elecciones presidenciales han traído cambios muy significativos en Argentina pero las legislativas han sido más variadas y en algunos lugares han reforzado a los oficialismo y en otros lo han debilitado levemente, dependiendo en gran medida del momento en que intervienen esas elecciones intermediarias: elecciones locales o parlamentarias separadas de las presidenciales siempre representan una oportunidad para castigar un gobierno.

 

Comentar esta noticia

*