Argentina deuda

Argentina aspira a quita de intereses en litigio por deuda en EE.UU.

Reuters
Buenos Aires, 1 de febrero de 2016

La luna de miel del Presidente Macri puede terminar muy pronto y no solo en Argentina

El análisis
Claudio Loser

Claudio Loser

(Infolatam).- “Algunos observadores y analistas, entre los que se incluye quien escribe, y que son calificados de ortodoxos, pueden tener dudas considerables acerca de la estrategia gradualista que parece seguir el gobierno, y preferirían un movimiento más rápido y efectivo para reducir los costos económicos del proceso. Sin embargo, la realidad política interna posiblemente requiera de este proceso más lento, aunque económicamente más riesgoso y costoso. Lo que está demostrado a nivel internacional es que un ajuste ordenado resulta en una clara mejora en el desempeño económico”.

Argentina retomó hoy las conversaciones para la cancelación de su deuda impagada, que incluirían una oferta concreta esta semana a los acreedores de Estados Unidos, en un intento por resolver un conflicto que mantiene al país fuera de los mercados globales de capitales desde hace más de una década.

El Gobierno argentino afirmó hoy que quiere lograr “una quita a los intereses punitorios” que pesan sobre la deuda que fondos especulativos reclaman al país suramericano ante la Justicia de Nueva York, informaron fuentes oficiales.

Argentina presenta esta semana, por primera vez, una propuesta formal al mediador designado por el juez neoyorquino Thomas Griesa para resolver el conflicto entre los acreedores, que reclaman el pago de bonos soberanos en mora desde 2001, y los representantes del país austral.

“El Gobierno quiere lograr una quita a los intereses punitorios que pesan sobre la deuda con los bonistas”, dijo hoy el Ministerio de Hacienda y Finanzas de Argentina en un comunicado.

Según este escrito, la propuesta final del Gobierno de Mauricio Macri se encuentra “aún en elaboración” y se presentará ante los fondos si es aprobada por el Congreso argentino, actualmente en receso hasta el 1 de marzo.

Los representantes de Argentina y de los acreedores y el mediador Daniel Pollack se reunieron en Nueva York por segunda vez, luego de un primer encuentro a mediados de enero pasado para destrabar el largo conflicto entre el país suramericano y los fondos especulativos que no aceptaron sus reestructuraciones de deuda en 2005 y 2010.

En esa reunión, Argentina se comprometió a presentar una propuesta la semana pasada, pero la cita fue retrasada a pedido de los fondos especulativos.

Un fallo del juez Griesa, de mediados de 2014, mantiene congelados los pagos del país austral a los acreedores que sí aceptaron las reestructuraciones de deuda, a la espera de que Argentina regularice su situación con los fondos.

Por esta razón, el país suramericano ingresó en una “suspensión de pagos selectiva”, que actualmente constituye su principal traba para acceder a los mercados internacionales de crédito.

Los bonos argentinos subían en promedio un 0,3 por ciento el lunes tras las alzas de la semana pasada, en medio de un clima favorable de negocios plasmado en un préstamo de 5.000 millones de dólares que consiguió el Gobierno del presidente Mauricio Macri para engrosar las alicaídas reservas del Banco Central.

“Los bonistas estarán aquí y Argentina estará aquí”, dijo Pollack a periodistas antes de reunirse con Caputo.

Macri dijo en una reciente entrevista con Reuters que espera lograr un acuerdo con los holdouts en la primera parte de este año y que no pretende discutir el capital adeudado, sino las penalidades, que estimó excesivamente altas.

Los inversores dudan si Macri sellará un acuerdo antes de que en marzo comiencen las sesiones del Congreso argentino, que debe aprobar un eventual trato.

La antecesora de Macri, la peronista de centroizquierda Cristina Fernández, se había mostrado reacia a cerrar un acuerdo con los fondos holdouts, a los que llamaba “buitres”, luego de que éstos se negaran a ingresar a dos reestructuraciones que finalmente abarcaron a más del 90 por ciento de la deuda de 100.000 millones de dólares que cayó en default en el 2002.

Comentar esta noticia

*