América latina economía

La CAF y su agenda de reformas estructurales para América latina

Infolatam
Madrid, 21 de enero de 2016

Las claves

  • La CAF es un banco de desarrollo de América latina.

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. La CAF-banco de desarrollo de América latina- es una de las pocas instituciones latinoamericanas e iberoamericanas que tienen una visión global y una propuesta integral de reformas para la región en estos tiempos de ralentización para la mayoría y de crisis económica para algunos países.

El banco se ha convertido no solo en una institución financiera sino también en un think tank que acomete una reflexión intelectual y pone sobre la mesa propuestas de soluciones a problemas de índole político, institucional, económico, social e incluso cultural.

Como subraya Guillermo Fernández de Sotodirector para Europa de CAF: “Hemos conformando una red con centros académicos de primer nivel en Europa para fomentar el intercambio del conocimiento”.

La CAF tiene la región en la cabeza como se puede comprobar viendo sus diversas publicaciones, eventos y seminarios que protagoniza u organiza y que todos juntos forman un coherente programa de reformas estructurales e integrales al alcance de los países que deseen ponerlas en marcha.

Reformas que en estos tiempos de ralentización y crisis se hacen más necesarias que nunca porque asistimos a todo un cambio de modelo económico.

Un amplio programa de reformas estructurales

En los 80 América latina acometió la transición de los regímenes autoritarios a las democracias que ahora pueblan la región.

CAF2En los 90 se puso fin al modelo de Industrialización por Sustitución de Importaciones y la región se abrió al mundo y racionalizó su economía.

En la pasada década, al hilo del auge económico, se atacó la pobreza que ha disminuido de más del 40% hace tres lustros al 25% actual.

En esta segunda década del siglo XXI hay que afrontar nuevos retos debido al cambio del contexto mundial. La economía latinoamericana ya no puede estar basada en la exportación de commodities con escaso valor añadido y a pocos mercados. El cambio de modelo en China, la subida de los tipos en EEUU y la caída de los precios de las materias primas hace que sea inviable la actual apuesta latinoamericana.

El camino a seguir es el de construir economías más productivas y competitivas en las que prime la innovación y en las que exista una amplia diversificación de productos para la exportación con alto valor agregado y para una diversidad de mercados.

Germán Ríos, director de Asuntos Estratégicos de CAF Banco de Desarrollo de América Latina, apunta que “tal vez uno de los retos actuales más importante de Latinoamérica es reducir su excesiva dependencia de la producción de recursos naturales y ser capaz de diversificar su aparato productivo, agregando mayor valor a los activos naturales con los que cuenta. Este proceso de transformación productiva, que debe ser prioritario en las agendas de política económica de los gobiernos de la región, tiene como prerrequisito solucionar importantes cuellos de botellas que impiden aumentar la productividad y la competitividad”.

Acabar con la monodepedencia productiva y la “chinodependencia” exportadora obliga, por lo tanto, a ser más competitivos, productivos e innovadores para lo cual es a su vez imperioso invertir en capital humano (educación) y en capital físico (infraestructuras).

El Presidente Ejecutivo de la CAF, Enrique García Rodríguez, subraya que “hay muchas cosas que faltan por hacer, y lo más importante también es aumentar la inversión. Al margen de la infraestructura, debe haber una transformación productiva, generar tecnología, innovación y añadir valor agregado… se debe construir el capital humano a través de la educación para el siglo XXI y que todos tengan una agenda de largo plazo, no pensar en uno, dos o tres años, pensar en una visión de 20 a 25 años, hay que aprender de países más exitosos como los de Asia”.

Los trabajos e informes de CAF llevan años proponiendo que la región debe doblar su inversión en infraestructuras ya que actualmente se invierte tan solo cerca del 3% de su PIB y debería alcanzar una tasa de crecimiento del 6% en ese ámbito para aspirar a cerrar dicha brecha.

Las reformas institucionales y del Estado

Las reformas económicas y sociales antes descritas buscan que la región no pierda el impulso hacia el desarrollo y que no pierda la batalla contra la pobreza.

Guillermo Fernández de Soto, director para Europa de la CAF, alaba frecuentemente el “esfuerzo muy significativo” realizado en la región para la reducción de la pobreza en los últimos doce años ya que durante ese periodo “52 millones de personas” lograron salir de ella. Ahora los dirigentes de la región tienen la responsabilidad de “no dejar que esa nueva clase media” regrese a su anterior situación económica, lo que sería “un desastre” para América Latina y tendría efectos sociales muy negativos.

Presentación del Informe RED 2015 de CAF

Presentación del Informe RED 2015 de CAF

Esas reformas tendrán que ir acompañadas de otras reformas de carácter más político e institucional, entre ellas la reforma del Estado. Ese fue el tema central de la exposición que Pablo Sanguinetti, director de Análisis Económico del Banco de Desarrollo de América Latina, llevó a cabo este miércoles en la Casa América.

Sanguinetti, autor de “Un Estado más efectivo. Capacidades para el diseño, la implementación y el aprendizaje de políticas públicas“, sostiene que las políticas públicas en América latina no funcionan porque el Estado no cuenta con las capacidades adecuadas.

El informe sostiene una evidencia: “Que la realidad muestra que existe una falta de eficacia en algunas iniciativas implementadas por los Estados. Evidencia que fallan las políticas públicas. Y fallan por la forma de implementar las políticas públicas y por la falta de capacidades necesarias por parte del Estado”.

Cuatro son, según el trabajo de Sanguinetti, los principales factores que afectan a la capacidad del Estado latinoamericano para implementar adecuadamente las políticas públicas. Un Estado efectivo requiere capacidades para el diseño, la implementación y el aprendizaje de políticas. Entre estas capacidades, destacan:

A-. Una burocracia como un actor transversal en el diseño y la implementación de políticas,

El Informe de Pablo Sanguinetti subraya que una buena burocracia requiere funcionarios idóneos, honestos y motivados.

Pero una buena burocracia requiere, además, una estructura de incentivos que estimule el esfuerzo para un mejor desempeño. En este sentido, los mecanismos de compensación definidos en el contrato laboral, con sus efectos sobre la atracción y re- tención de los burócratas y sobre su desempeño, se convierten en un instrumento clave para una burocracia de calidad.

B-. Unos sistemas de compras públicas como una herramienta crucial en la etapa de implementación

El informe RED 2015 indica que hace falta un buen sistema de compras públicas que provea los suministros necesarios en cantidad y calidad suficientes y en el momento oportuno.

Para que estos sean eficientes, tienen que contar con mecanismos de monitoreo que desalienten la corrupción y minimicen las oportunidades de mal uso o desperdicio de recursos por parte de los funcionarios públicos.

C-. la participación ciudadana como un ingrediente del proceso de rendición de cuentas del Estado fundamental para mejorar las políticas

La participación ciudadana también puede tener un papel importante para mejorar la gestión de los servicios públicos.

A través de ella se alienta la rendición de cuentas por parte de los gobernantes y se genera información útil para los administradores públicos. En este sentido, es clave que exista una relación directa y frecuente entre los ciudadanos y la burocracia.

D-. y, por último, la transformación de las experiencias de políticas en conocimiento y aprendizajes que permitan aumentar su efectividad.

Por último, el monitoreo y la evaluación de políticas públicas es fundamental para entender el potencial de cambio de la iniciativa implementada. De esta manera se pueden detectar y corregir errores y capitalizar aprendizajes que sirvan para mejorar los resultados en las iniciativas subsiguientes.

El Informe recuerda que “la gestión de las políticas públicas constituye una fuente permanente de experiencias que pueden convertirse en conocimientos y aprendizajes valiosos para mejorar la efectividad con la que se emplean los recursos públicos”.

En resumen, está claro qué es lo que debe hacer la región en estos nuevos y difíciles tiempos. Quizá haya diferencias en cuanto a cómo hacerlo pero no en donde se encuentra el corazón del proyecto reformista. Existen hasta recetas, como la de la CAF, para seguir el camino de los cambios estructurales e integrales.

Solo falta voluntad y pedagogía política para impulsarlas.

Un comentario a “La CAF y su agenda de reformas estructurales para América latina”

  1. CF dijo:

    hola ver esto

Comentar esta noticia

*