Guatamala nuevo gobierno

Guatemala, en la hora de Jimmy Morales

Infolatam
Madrid, 13 de enero de 2016

Las claves

  • Jimmy Morales gobernará Guatemala durante el cuatrienio 2016-2020.

(Infolatam, por Rogelio Núñez)-. Jimmy Morales asume la presidencia de Guatemala este 14 de enero con una ingente tarea por delante. Su llegada al poder es producto de la revolucuón de expectativas por la que atraviesa el país y las presiones que empiezan a recaer sobre él van a compañadas de una extrema debilidad política e inexperiencia por parte del nuevo gobernante.

Le ha llegado la hora de la verdad a Morales, el actor metido a político, que fuera gran sorpresa de las elecciones de 2015 al ser capaz de ganar en votos la primera vuelta, superar a Sandra Torres en la segunda vuelta y dejar fuera de la competencia a Manuel Baldizón.

Ahora, a Morales le toca gobernar en una situación muy compleja desde el punto de vista político:

1-. Guatemala en medio de una revolución de expectativas

El presidente electo de Guatemala Jimmy Morales, del partido Frente de Convergencia Nacional (FCN)

Jimmy Morales encauzó los deseos de cambio y de lucha contra la corrupción en la campaña electoral de 2015. Las grandes protestas derribaron a Roxana Baldetti y luego a Otto Pérez Molina y acabaron empoderando a una sociedad urbana y de clase media que puede volver a movilizarse en caso de que  Morales no cumpla las expectativas.

Una espada de Damocles pende sobre Morales que ha hecho bandera de su limpieza y su compromiso contra la corrupción. Un paso en falso puede abrir la puerta a una presidencia de pesadilla, inestable ya la ingoberrnabilidad.

Como señala Roberto Arias en el diario La Hora, “la mayoría del pueblo de Guatemala está atento al resultado que obtendrán Guatemala y sus ciudadanos con la próxima gestión de Jimmy Morales y Jafeth Cabrera como gobernantes de la República, en quienes los guatemaltecos delegaron, con altas expectativas, el mandato soberano de un país que está metido en un serio conflicto integral”.

2-. Un presidente débil y sin experiencia

Jimmy Morales tiene dos problemas para cumplir las grandes expectativas que ha generado: arrastra una gran debilidad institucional debido a que tiene pocos diputados en el Congreso. Su partido, el Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), cuenta con solo 11 de 158 escaños.

“El Congreso es uno de sus principales retos, la inexperiencia le da desventaja. Ha estado difícil siempre, pero sin cintura política y sin bancada numerosa tendrá que poner mayor esfuerzo”, señala en el diario El Periódico, Olinda Salguero, directora de la Fundación Esquipulas.

Además, Morales asume la presidencia con una escasa experiencia previa como político o gestor público puesto que proviene del mundo del espectáculo.

Phillip Chicola, analista político, recuerda que el nuevo ejectuvo tiene poco margen de acción y poco tiempo ya que “si el gobierno de (Jimmy) Morales no funciona en los primeros meses, la decepción será muy grande”.

3- Un ambiente crispado y polarizado

jimmy morales guatemalaJimmy Morales ganó las elecciones apoyado en un partido, Frente de Convergencia Nacional (FCN-Nación), señalado por haber sido fundado por militares y defrender las posturas de las FFAA durante el conflicto interno.

Morales llegó al FCN en 2012 invitado por el teniente coronel retirado Edgar Justino Ovalle Maldonado, uno de los fundadores de AVEMILGUA (asciación de militares veteranos) y del partido. Dentro del partido, asegura el candidato, solo se encuentran dos militares: Edgar Ovalle y Gregorio López. Pero hasta junio pasado, más de un tercio del financiamiento provenía  de cinco militares: Edgar Ovalle Maldonado, Alsider Arias Rodríguez, Gregorio López González y José Luis Quilo Ayuso.

Su toma de posesión además coincide con la reciente detención de 14 militares retirados que deben responder por al menos 558 desapariciones forzadas durante el conflicto armado interno en ese país (1960-1996). La fiscalía también solicitó un antejuicio contra el congresista electo por el partido Frente de Convergencia Nacional (FCN), Edgar Justino Ovalle Maldonado, considerado como uno de los hombres fuertes del presidente.

Juan Luis Font, director de Contrapoder, señala que “el análisis de los enterados sostiene que dos grupos de oficiales se disputan –se disputaban- influencia sobre el gobierno de Jimmy Morales. La corriente de Callejas y Francisco Ortega Menaldo, presuntamente representada por Nito Cabrera y por Edgar Ovalle llevaba hasta el 6 de enero las de ganar. La otra corriente es la de Ricardo Bustamante, antiguo secretario de Análisis Estratégico del gobierno de Pérez Molina, algunos de cuyos cuadros civiles aún permanecen en el Ejecutivo y coquetean con la próxima administración para quedarse dentro”.

Todo indica que Morales no entendió los mensajes sutiles y los no tan sutiles que le fueron enviados sobre sus amistades peligrosas. Tampoco parece haber captado que el rechazo a sus propuestas de nombramiento no suponían una tacha contra la persona sino más bien contra la corriente a la cual ésta representaba. Quizá por eso se hizo imprescindible actuar en las vísperas del anuncio de su gabinete. Y el presidente Morales empieza a entender que es más difícil gobernar que ganar unas elecciones”, concluye Font.

La Guerra Civil que vivió el país de forma interrumpida desde 1960 a 1996 es un tema polémico que aún divide a los guatemaltecos y este tema puede contribuir a crear dos bandos que polaricen el país en los próximos meses con el gobierno de Morales en el centro del debate.

Los problemas estructurales del país

La crispación política que se avizora se une a la delicada situación social, el endeble crecimiento económico del país, la debilidad del Estado y sus instituciones, los altos niveles de inseguridad ciudadana y la penetración del crimen organizado y los cárteles del narcotráfico.

A todo ello deberá hacer frente el nuevo presidente desde su inexperiencia, sus pocos apoyos y en medio de un ambiente crispado y polarizado. También lo hará con escasos recursos para impulsar medidas sociales ya que la presión fiscal es de la más bajas de la región, en torno al 11,8%.

En este excomediante están puestas las esperanzas de 16 millones de guatemaltecos para acabar con la violencia, que se cobra 16 vidas diarias; la pobreza, que afecta a un 59,3 % de la población, y la desigualdad: Guatemala es uno de los países más dispares con un índice de Gini de 0,53 puntos en 2014, según el Banco Mundial.

Comentar esta noticia

*