Ecuador petróleo

Correa defiende extraer petroleo en la Amazonía y dice afectación será mínima

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, en la ciudad amazónica de Francisco de Orellana, también conocida como Coca.

Infolatam/Efe
Quito, 9 de noviembre de 2014

Las claves

  • El gobernante visitó esa zona para comprobar la marcha de los trabajos que sellevan a cabo y negó que vayan a resultar afectadas 18.000 hectáreas, como sostienen grupos que se oponen a la explotación del subsuelo.
  • Las medidas de protección incluyen senderos ecológicos, tuberías soterradas, pasos adaptados para los animales por medio de la unión de las copas de árboles y "todas las precauciones ambientales necesarias", dijo.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, defendió el proyecto de su Gobierno para extraer petróleo en una parte del Parque Nacional Yasuní, en la Amazonía, y aseguró que las actividasdes afectarán a menos de 200 hectáreas de las cerca del millón de esa reserva natural de alta biodiversidad.

“Según los últimos cálculos”, explicó el gobernante, será un 0,2 por mil “o una de cada 5.000 hectáreas” la superficie que pueda sufrir el impacto de las actividades de extracción petrolera.

El gobernante visitó  esa zona para comprobar la marcha de los trabajos que sellevan a cabo y negó que vayan a resultar afectadas 18.000 hectáreas, como sostienen grupos que se oponen a la explotación del subsuelo.

“Que digan dónde están” las 18.000 hectáreas, dijo Correa en un encuentro con medios de comunicación internacionales en la localidad de Coca (provincia de Orellana) en el que defendió las medidas que se han adoptado para causar el mínimo impacto ambiental en la zona.

Tachó de mentiras las críticas de quienes se oponen a la extracción y destacó, además, los estudios ambientales y las técnicas empleadas para proteger a jaguares, nutrias gigantes, tigrillos, venados y otras especies que habitan en el parque.

Las medidas de protección incluyen senderos ecológicos, tuberías soterradas, pasos adaptados para los animales por medio de la unión de las copas de árboles y “todas las precauciones ambientales necesarias”, dijo.

Los antiguos “mecheros” de gas de los pozos petroleros, que antes contaminaban el entorno con unas 800.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono al año han sido sustituidos por nuevas técnicas que evitan esa contaminación y permiten reutilizar el gas liberado, señaló.

Correa criticó también al colectivo Yasunidos, que presentó una demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por violación de derechos políticos tras la negativa de la Corte Constitucional ecuatoriana a autorizar una consulta popular sobre la explotación petrolífera en el parque.

Yasunidos organizó una recogida de firmas para pedir la consulta popular, pero el Consejo Nacional Electoral (CNE) solo declaró como válidas 359.761 de las 583.324 necesarias, por lo que no llegó al 5 % del padrón electoral, como exige el reglamento que regula la convocatoria de estas votaciones.

“No pudieron reunir las firmas, eso es todo”, indicó hoy el jefe del Estado, al subrayar que cerca del 60 % de las firmas fueron falsas y que se puede verificar que hubo irregularidades en su presentación.

Retó al grupo a intentar una nueva recolección de firmas y aseguró que si llegara a celebrarse una consulta popular, no la ganarían quienes rechazan la extracción.

“Si vamos a consulta, estoy seguro de que el pueblo ecuatoriano nos dará su apoyo”, apostilló el mandatario.

La iniciativa de Yasunidos de celebrar una votación surgió después de que en agosto de 2013 Correa anunciara la eliminación de un proyecto que buscaba el respaldo económico de la comunidad internacional para no explotar el crudo de esa zona.

Según dijo entonces, el mundo “ha fallado” al no contribuir con el proyecto.

Correa sostiene que los ingresos de la explotación del crudo proporcionarán 20.000 millones de dólares para la construcción de escuelas, centros de salud y otras infraestructuras en la Amazonía ecuatoriana.

Su visita de hoy a la región amazónica ecuatoriana incluyó, por la mañana, la inauguración de un proyecto educativo en la parroquia de Nuevo Rocafuerte, donde subrayó la importancia del uso de los recursos estratégicos, como los excedentes de ingresos petroleros, para la construcción de infraestructuras educativas que, dijo, son esenciales para romper el “circulo perverso de la pobreza”.

Comentar esta noticia

*