España Proclamacion Rey Felipe

¿Qué será ahora de España?

Infolatam
Madrid, 19 de junio 2014
Por Consuelo Álvarez de Toledo

(Consuelo Álvarez de Toledo, editora de Infolatam).- Es afirmación generalizada que el Rey Juan Carlos lo tuvo más difícil en su reinado que ahora lo tendrá su hijo, el Rey Felipe que hoy asumió la Jefatura del Estado de España. No estoy de acuerdo. Felipe de Borbón llega a esta responsabilidad en una España que ha olvidado demasiado pronto su pasado – la guerra civil de 1936 y la dictadura de cuarenta años- y con un estado de opinión poco consciente del esfuerzo que requiere la democracia.

La jornada de ayer, institucionalmente impecable, protocolariamente brillante por su naturalidad y sencillez, no es más que un arranque hacia la incertidumbre sobre el futuro inmediato de España. Con la abdicación del Rey Juan Carlos se ha cerrado un periodo histórico en el que España, los españoles, mostraron lo mejor de sí mismos en cuanto a convivencia en paz, logro de derechos y libertades. Si, esto es cierto; a pesar de la crisis reciente, es cierto.

El Rey Juan Carlos no tenía más remedio que apostar por la democracia cuando fue proclamado. Era inevitable; lo cual no quita mérito a todos cuantos trabajaron en la tan admirada transición. Las circunstancias históricas de aquella España de 1975, muerto Franco tras cuarenta años de dictadura, propiciaron el agrupamiento de las fuerzas políticas – todas, incluidas las izquierdas y los nacionalismos- en torno al proyecto de Constitución que estableció la monarquía parlamentaria.

La de Juan Carlos I fue una monarquía parlamentaria nacida de la sangre, el sudor, las lágrimas y el esfuerzo de millones de españoles; como tal fue asumida por todos cuantos querían – queríamos- una “España renovada” que mirase hacia adelante para que nunca más se repitiera el horror vivido pero no por eso olvidado. Fue una España con un punto épico, y la épica, ya se sabe, moviliza hasta los más duros corazones. Por eso el primer Rey de la democracia lo tuvo fácil.

¿Y ahora qué será de España? No hay ningún atisbo de sentido épico en el horizonte. Todo lo contrario: se insiste hasta la saciedad en que el relevo en la monarquía se ha producido “con normalidad”. Todo lo previsto, como tanto gusta decir al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. Pues precisamente este es el problema. Que tal como está España lo que se necesita es un punto de “anormalidad”, de ruptura de inercias conservadoras, un chute de regeneración en vena que saque a nuestra democracia del agotamiento. La abdicación del Rey Juan Carlos solo se explica como una apuesta por esta segunda transición.

Hemos parido unas nuevas generaciones de españoles que en su mayoría se consideran ajenos al sistema; a los que no conmueve la democracia porque han respirado siempre libertad; jóvenes perdidos porque nada tienen que perder, perdidas sus esperanzas más cotidianas. Hemos parido un sistema en el que los partidos históricos han perdido sus mas esenciales señas de identidad, dominados por la democracia audiovisual que premia la demagogia y destruye la ideología; ¿Cuál es la meta que ahora se propone? ¿Cuáles son las libertades a alcanzar? ¿Cuáles son los sueños capaces de unir a todas las Españas?

El discurso del Rey Felipe VI – afortunadamente limitado por el papel constitucional que le impide interferir en el gobierno- fue un esbozo de lo que puede suceder en España a partir de hoy si todos aquellos que estaban sentados en el hermoso hemiciclo del edificio de la Carrera de San Jerónimo supieran darse por enterados de lo que realmente está pasando más allá del acartonado y demasiadas veces podrido entramado político actual. Si no se han enterado de que hoy ha comenzado la segunda transición española, entonces todo este invento tan épicamente logrado se irá al garete.

 

 

4 comentarios a “¿Qué será ahora de España?”

  1. juan carlos dijo:

    Excelente; Y ánimo, que el talante del titular del Estado no ha podido ser más positivo y claro.

  2. Luis Amor y Valdes dijo:

    Muy bien.Totalmente de acuerdo, Consu. Me hubiera gustado firmarlo.
    Y sí, han de enterarse que ha empezado la segunda y complicada, por todo lo que tan certeramente describes, transición. Abrazos.

  3. Infolatam Infolatam dijo:

    Muchisimas gracias, Luis… aqui seguimos, si
    Abrazos
    Consuelo

  4. Juan Rial dijo:

    Muy atinada reflexion.

Comentar esta noticia

*