El futuro del Mercado Común del Sur

Mercosur camina hacia una integración a “dos velocidades”

Infolatam

Las claves

  • José Mujica: “Estamos malheridos y vamos a tener que revisar lo que funciona y lo que no funciona, y señalar los problemas con mucho énfasis”.

Europa y Mercosur: difícil aunque hay una luz

(Infolatam).- “El Mercosur ha quedado convertido en una asociación política para emitir pronunciamientos, para posar en fotos de sociales. En este contexto, aparecería como improbable un acuerdo con la Unión Europea, para lo que se ha estado trabajando en los últimos tiempos. Pero improbable no es imposible”.

(Especial para Infolatam por Rogelio Núñez)-. Mercosur sigue entrampado en un callejón sin salida del que no parece con capacidad para salir. El acuerdo con la UE se convierte en una oportunidad para superar el estancamiento, pero, a la vez, provoca serias divisiones internas.

La cumbre anual de presidentes de Mercosur de 2013 no se ha celebrado aún y ha sido aplazada en tres ocasiones. Estaba prevista para realizarse en el mes de diciembre, pero se pospuso para el 17 de enero.

A pocos días de llegar esa fecha, nuevamente se decidió aplazar el encuentro para el 31 de enero. Ahora, la cumbre presidencial del Mercosur que se iba a realizar a finales de este mes en Caracas, se pospuso para la segunda quincena de febrero. Pero ya nos encontramos en abril y aún no ha tenido lugar.

Un Mercosur que languidece

Las propias dinámicas de los socios no contribuyen a la reactivación del bloque. Argentina está instalada en la anomia con una presidenta, Cristina Kirchner, desaparecida, un ambiente de final de régimen (el kirchnerista) y una presidencia aquejada del mal del “pato cojo”.

BRASILIA (BRASIL).- 06/12/2012.-EFE/Antonio Lacerda

Reunión de cancilleres preparatoria de la Cumbre del Mercosur, en Brasilia (Brasil).

La Venezuela de Nicolás Maduro ya no es capaz de desplegar sus ambiciones de liderar un proyecto continental y de tener protagonismo internacional sumido como está en una crisis política, una espiral inflacionaria, el desabastecimiento y las cifras crecientes de inseguridad ciudadana.

Uruguay y Paraguay no tienen peso suficiente para liderar el cambio que necesita Mercosur, una transformación ya ineludible como el propio presidente uruguayo, José Mujica, reconoce: “Estamos malheridos y vamos a tener que revisar lo que funciona y lo que no funciona, y señalar los problemas con mucho énfasis”.

Y Brasil, la gran potencia sudamericana, juega a muchas cartas regionales y mundiales a la vez cuando en realidad es el actor clave en todo este proceso de reactivación que pasaría, entre otras cosas y como punto de inicio, por cerrar el acuerdo con la Unión Europea.

José Mujica: “Estamos malheridos y vamos a tener que revisar lo que funciona y lo que no funciona, y señalar los problemas con mucho énfasis”.

Algo a lo que el gobierno brasileño está apostando últimamente con mucha fuerza. Como muestra valga un botón, el de las palabras de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, quien afirmó durante la visita de su homólogo francés François Hollande, que Brasil está “listo” para presentar en enero su propuesta en el marco de las negociaciones para un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE): “Brasil y el Mercosur ya están listos para hacer una oferta comercial. Esperamos que la oferta se presente en enero”.

Además, el gobierno brasileño parece ahora más receptivo a las peticiones de su propio empresariado que ansía el acuerdo con la UE.

Rubens Barbosa, de la Federación de las Industrias de Sao Paulo: “Negociar con la UE va a ser difícil, no va a ser fácil, es algo que va a tardar, pero desde el punto vista del sector privado significa salir del aislamiento en el que nos encontramos en los últimos 12 años”.

La Federación de las Industrias de Sao Paulo (Fiesp), la patronal más influyente de Brasil, considera que un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea (UE) es necesario para que el país latinoamericano salga de la situación de “aislamiento comercial” en el que se encuentra.

Así lo expresó el presidente del Consejo Superior de Comercio Exterior (Coscex) de la Fiesp, Rubens Barbosa: “Negociar con la UE va a ser difícil, no va a ser fácil, es algo que va a tardar, pero desde el punto vista del sector privado significa salir del aislamiento en el que nos encontramos en los últimos 12 años”.

Asimismo, el ejecutivo de Rousseff es consciente de los grandes cambios que se avecinan en el comercio mundial.

Como explica el investigador del Real Instituto Elcano Carlos Malamud en Infolatam, “Más allá de estas circunstancias parece que las cosas han comenzado a moverse en la región. Las negociaciones en torno al TPP (TransPacific Partnership) y al TTIP (TransAtlantica Trade and Investment Partnership) y sus posibles consecuencias en América Latina están poniendo nerviosos a unos cuantos”.

“En Mercosur -añade Malamud- las diferencias en materia de apertura comercial entre Brasil, Uruguay y Paraguay por un lado, y Argentina y Venezuela por el otro, son cada vez más evidentes. La próxima incorporación de Bolivia y la casi segura de Ecuador con posturas más próximas a las del segundo grupo sólo auguran un mayor enquistamiento de las posiciones si previamente no se toman algunas decisiones importantes”.

Un Mercosur a dos velocidades

Toda esta situación lleva a plantearse que se esté a las puertas de un Mercosur a “dos velocidades”, tesis que estarían defendiendo brasileños, uruguayos y paraguayos. Y eso porque las diferencias al interior del bloque son sustanciales.

Cumbre de Mercosur se celebrará a mediados de febrero

Cumbre de Mercosur se celebrará a mediados de febrero

Como recordaba en Infolatam Luis Estaban Manrique, “los miembros del bloque tienen que acordar una lista común de productos exentos de aranceles. Bruselas quiere que cubra el 90% del actual comercio bilateral. Brasil está de acuerdo, pero Argentina quiere un límite del 70%. Y ni siquiera eso es seguro”.

Manrique concluye que “las políticas heterodoxas del gobierno de Buenos Aires dependen de un tipo de cambio fijo y de otras medidas proteccionistas para conservar su nivel de reservas de divisas, lo que es difícilmente compatible con la liberalización de la política comercial. Brasil parece estar dispuesto al alcanzar un acuerdo bilateral con la UE y dejar que Argentina siga su propio ritmo, aunque ello significaría el fin de facto de la unión aduanera. Pero quizá Brasil no tenga más remedio que dar una muerte piadosa al bloque si no quiere que México lo desplace como el próximo “país del futuro” de la región”.

Esa idea de las “dos velocidades”, como amenaza, o como alternativa, ya ronda por los gobiernos del Cono Sur. Así el canciller uruguayo, Luis Almagro, ha dejado abierta la posibilidad de que alguno de los países del Mercado Común del Sur (Mercosur) quede fuera del acuerdo comercial que se negocia con la Unión Europea (UE), si bien el objetivo es que todos participen de ese pacto.

Luis Almagro (canciller de Uruguay): “Un acuerdo de tres países más uno, o si se firma el acuerdo de un sólo país junto con aportaciones de otras naciones. El objetivo inicial es que todos los países del Mercosur lleguen juntos al acuerdo con la UE”.

Almagro asegura que “el Mercosur va bastante más adelantado que la UE, y ha trabajado mucho” en su oferta comercial, cuya entrega estaba prevista para finales de 2013, pero que aún no ha sido presentada.

Esta idea ya a sido puesta sobre la mesa por el gobierno brasileño desde mediados de 2013. En agosto, en declaraciones al diario Finantial Times, el canciller brasileño Antonio Patriota sugería que Brasil podría negociar de forma separada un TLC con la UE: “Hay condiciones objetivas que crean fuertes incentivos para un avance en el frente Mercosur-UE … cada miembro del Mercosur podrá negociar en diferentes velocidades”,

Asimismo, Mauro Laviola, vicedirector de la Asociación del Comercio Exterior de Brasil, explicaba en el diario La Nación que “Brasil y Uruguay pueden tener cronogramas distintos. Venezuela en este momento no está en condiciones de hacer una oferta, si todavía ni siquiera cumplimentó el 50% de las disciplinas para sumarse efectivamente al Mercosur. Bolivia recién firmó un protocolo de eventual adhesión, y la Argentina, por su actual posición más bien proteccionista, no está en condiciones de hacer una negociación comercial con la UE. Probablemente la Argentina pedirá un tiempo para arreglar su economía y después entrar en una negociación efectiva, pero en algún momento tiene que cumplir el protocolo del acuerdo marco”.

Un comentario a “Mercosur camina hacia una integración a “dos velocidades””

  1. Alberto Van Klaveren dijo:

    Importante articulo. Confirma mis debatidos comentarios.

Comentar esta noticia

*