Protestas y diálogo en Venezuela

¿Qué persiguen el gobierno y la oposición en el diálogo en Venezuela?

Madrid, 14 de abril de 2014

Las claves

  • La oposición pide amnistía, renovación de las instituciones y desarme de los grupos paramilitares.

Diálogo con resultados

El análisis
Tal Cual (Venezuela)

Tal Cual (Venezuela)

(Editorial del Tal Cual).- Lo importante, como dijo Capriles, es que haya resultados y pronto para que la fanaticada no empiece a gritar fraude o cosas peores y volvamos a las batallas de calle cada vez más cruentas. El gobierno es el que tiene la capacidad de decidir, no otro.
De manera que si quieren apagar los fuegos de las protestas de la ira y paliar la catástrofe económica que nos aplasta apréstense a tomar difíciles decisiones, para estos días.

(Especial para Infolatam por Rogelio Núñez)-. La celebración de la segunda sesión de diálogo entre el gobierno de Nicolás Maduro y la parte de la oposición (reunida en torno a Henrique Capriles) va a poner nuevamente, frente a frente, a las dos estrategias que sostienen ambos lados de la mesa.

Hasta ahora, al menos en la primera sesión, el oficialismo se ha caracterizado por su incapacidad para bajar el discurso a la realidad y ofrecer algo tangible a la oposición.

Las palabras de Maduro resumen bien esa negativa a la transacción: “No hay una negociación ni pacto con nadie. Aquí lo que hay es un debate, un diálogo, que es diferente. Sería un traidor si me pongo a negociar la revolución”.

Por contra, los sectores antichavistas sentados en la mesa de negociación sí que han explicitado los objetivos que persiguen.

Detrás de esas diferencias se encuentra la naturaleza de cada uno de los dos actores. El gobierno busca dilatar el diálogo y no ceder poder. La oposición dialoguista persigue tener éxitos parciales que legitimen su apuesta, sobre todo frente a los sectores opositores más radicales y opuestos al diálogo (Leopoldo López y María Corina Machado).

Como señala Capriles, “el Gobierno debe demostrar que realmente quiere diálogo. El reto es que el país completo crea en el proceso de diálogo, que haya resultados”.

Qué pide la oposición

Cuatro son los puntos en los que se sostienen la postura de los opositores.

Uno de los líderes de la Mesa de Unidad Democrática, Ramón Guillermo Aveledo, su secretario ejecutivo, expuso esas condiciones para que el diálogo prospere.

Pasan por una amnistía para todos los presos políticos incluido, el sobreseimiento de todas las causas iniciadas con motivo de las protestas estudiantiles y vecinales, el desarme de los grupos paramilitares del gobierno, el retorno al país de los exiliados y la pronta designación de los poderes públicos que tienen sus lapsos vencidos, en condiciones que garanticen su autonomía y transparencia.

CARACAS (VENEZUELA), 10/04/2014.- EFE/Santi Donaire

Henrique Capriles, excandidato presidencial de la oposición venezolana, asiste al diálogo con el Gobierno venezolano.

En primer lugar, una amnistía para presos políticos y detenidos durante las protestas.

En este apartado hay dos figuras emblemáticas: el comisario Iván Simonovis y a Leopoldo López.

El gobernador de Miranda, Henrique Capriles Radonski, considera que si el Gobierno quiere el diálogo debe ofrecer resultados concretos: “La Ley de Amnistía se puede aprobar en el marco de la Habilitante. Para avanzar es necesaria la liberación de Leopoldo y de los alcaldes Scarano y Ceballos, a quienes, por cierto, les hicieron juicios expresos típicos de las dictaduras. Con esas sentencias se llevaron por delante al pueblo que los eligió”

En segundo lugar, la “renovación equilibrada de los poderes públicos”, con el objetivo de que exista transparencia en órganos como el Consejo Nacional Electoral, el Tribunal Supremo de Justicia, la Fiscalía, la Contraloría y la Defensoría del Pueblo.

Henrique Capriles: “La Ley de Amnistía se puede aprobar en el marco de la Habilitante. Para avanzar es necesaria la liberación de Leopoldo y de los alcaldes Scarano y Ceballos, a quienes, por cierto, les hicieron juicios expresos típicos de las dictaduras”.

En estos momentos, hay tres rectores del CNE con su período vencido, así como el puesto de Contralor General de la República y que no se ha designado un nuevo, así como varios magistrados del Tribunal Supremo de Justicia.

En tercer lugar, la creación de una Comisión Nacional de la Verdad Independiente. Y, finalmente, en cuarto lugar el desarme de los grupos paramilitares del chavismo, los famosos colectivos entre los cuales destacan el ya famoso grupo oficialista Tupamaro.

Por eso Capriles insiste en “el desarme de los paramilitares armados por el Gobierno, la detención de toda censura de los medios, el compromiso a respetar los Derechos Humanos y, sobretodo, entender que la protesta pacífica es constitucional y que los estudiantes tienen el derecho a expresarse… Hay miles de razones para protestar en nuestro país y el Gobierno no puede criminalizarlas”.

El estrecho margen por el que se mueve el gobierno

Al menos hasta el momento, el gobierno de Nicolás Maduro no solo no parece dispuesto a ceder sino que además restringe la negociación a conseguir que la oposición reconozca la legitimidad del gobierno y cese las movilizaciones masivas.

Nicolás Maduro, en la reunión para el diálogo con la oposición de Venezuela

En ese sentido las palabras del canciller de la República, Elías Jaua, son bien clarificadoras.

“El presidente Nicolás Maduro no tiene porqué pactar, porque es un mandato del pueblo. Él tiene que reconocerlos a ustedes como actores políticos, sociales, pero no puede hacer lo  que ustedes pretenden hacer como Gobierno. El que ganó fue él, con un proyecto político, con un programa de la Patria”, comentó Jaua.

Además, pese a algunos gestos mínimos como llamar a la oposición por su nombre (Mesa de Unidad Democrática y no la “autodenominada MUD”), el insulto y el desprecio al otro siguen presente en los discursos de Maduro: “No aguantan (la oposición) para meterse en golpes y contragolpes. Cuanto necesita nuestra patria que surja una verdadera oposición democrática, independiente de Washington, una oposición que respete las reglas de la democracia y la Constitución”.

Nicolás Maduro: “No aguantan (la oposición) para meterse en golpes y contragolpes. Cuanto necesita nuestra patria que surja una verdadera oposición democrática, independiente de Washington, una oposición que respete las reglas de la democracia y la Constitución”.

En realidad, en las horas previas a esta segunda reunión, Maduro ha descartado una a una las peticiones de la oposición.

Ha negado la posibilidad de una amnistía (“no es el momento todavía del perdón”) y ha defendido a los colectivos (“Sí hemos visto grupos armados. Algunos de sus integrantes están presos. Algunos de ellos han declarado (…) todos los que han hecho armas contra el Gobierno están vinculados a grupos extremistas, de la derecha”).

Si bien es cierto que el diálogo apenas comienza y en teoría hay mucho camino por andar todavía, el gobierno parece encerrado más que nunca en sí mismo y la oposición cuenta con poco margen de movimiento. Capriles y los suyos se encuentran entre la espada del régimen y la pared de los grupos antichavistas radicales que rechazan el diálogo y creen que las actuales dificultades del gobierno nacen precisamente de la movilizaciones y protestas.

Un comentario a “¿Qué persiguen el gobierno y la oposición en el diálogo en Venezuela?”

  1. Rogelio Núñez: ¿Qué persiguen el gobierno y la oposición en el diálogo en Venezuela? | Epnvisión dijo:

    [...] Fuente: http://www.infolatam.com/2014/04/14/%C2%BFque-persiguen-el-gobierno-y-la… [...]

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil