Relaciones comerciales

Bolivia suspende compra de trigo a Argentina

AP
La Paz, 13 de junio de 2013

Las claves

  • Bolivia compra harina a precio internacional y subvenciona a 19 dólares el quintal a los consumidores debido a que la producción local de trigo apenas cubre 30% del consumo estimado en 600.000 toneladas anuales.
  • Argentina sufrió una baja de 25% en su producción debido a factores climáticos, explicó.

Bolivia dejará de comprar trigo y harina a Argentina y se abastecerá de Estados Unidos para prevenir protestas sociales si se incrementa el precio del pan, informó el gobierno.

El presidente Evo Morales y su gabinete autorizaron la víspera por decreto importar hasta fin de año trigo y harina estadounidense con arancel cero “debido a una merma en la producción argentina que generó una tendencia alcista en los precios”, dijo el jueves el viceministro de la Micro y Pequeña Empresa, Martín Bazurco.

Argentina sufrió una baja de 25% en su producción debido a factores climáticos, explicó.

El gobierno apuró la medida ante la amenaza de los panificadores de incrementar el precio del pan debido a un alza en el precio de la harina. En el pasado, el incremento de unos centavos en el pan disparó protestas sociales.

Bolivia compra harina a precio internacional y subvenciona a 19 dólares el quintal a los consumidores debido a que la producción local de trigo apenas cubre 30% del consumo estimado en 600.000 toneladas anuales.

Los agroindustriales prefieren sembrar soja para exportarla debido a mejores rendimientos y precios. El precio local, la carencia de semillas resistentes, problemas climáticos y la baja productividad no alientan la siembra de trigo.

Además, el trigo se produce como alternativa de rotación de los cultivos de soja, dijo a The Associated Press Demetrio Pérez, de la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas.

En 2012 las importaciones de harina de trigo se dispararon 234% en relación con 2002, según el Instituto de Comercio Exterior.

El gobierno de Morales aprobó incentivos para elevar la producción que alcanzó su tope en 2010 cuando se llegó a cubrir 40% del consumo doméstico, pero después volvió a caer por factores climáticos, dijo Pérez.

La siembra de trigo es “costosa y arriesgada” y el rendimiento es de dos toneladas por hectárea cuando en países vecinos es de siete, según Pérez.

En el pasado, Estados Unidos donaba el grano. El gobierno vendía la harina y destinaba el dinero a proyectos sociales, la forma en que ese país cooperaba a Bolivia. Eso “nos ha creado una dependencia total” de las donaciones, dijo Morales hace poco.

Con más de 1,1 millón de kilómetros cuadrados de territorio, Bolivia tiene una frontera agrícola de 1,1 millón de hectáreas de las que 191.302 fueron de trigo el año pasado.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil