Lima en revocatoria

Infolatam
Lima, marzo 2013
Por Fernando Tuesta Soldevilla

(Especial para Infolatam).- Lima se enfrenta a un proceso de Consulta Popular de Revocatoria (CPR) que está polarizando la capital, conforme se acerca el 17 de marzo, fecha en que han sido convocados los limeños para decidir el destino de las autoridades municipales. El centro de atención está en la alcaldesa de Lima, quien ganó las elecciones municipales en el 2010, encabezando su partido de centro izquierda, convirtiéndose en la primera mujer en alcanzar el principal municipio peruano.

Para tener una idea cómo decidir el 17 de marzo, es necesario saber que el proceso de consulta popular de revocatoria es individual y no por partido político. Igualmente, para que se revoque a alguna autoridad, basta que el SÍ supere al NO, por un voto. Esto porque la otra condición, que asista por lo menos la mitad de los electores, se va a dar, pues la tasa de participación de Lima es poco menos del 90%.

De otro lado, la norma señala que si se revoca a un tercio del Concejo Municipal, se deben de realizar Nuevas Elecciones Municipales (NEM) para reemplazar a las autoridades revocadas. Finalmente, se trata pues de 40 consultas paralelas, con resultados independientes entre sí. Todo esto es así por que el mecanismo de la revocatoria se introdujo en la Constitucion del 93 y se aplica en las municipalidades desde 1997. Esta sería la novena consulta popular de revocatoria.

Sobre esa base se pueden presentar estos cuatro escenarios:

1. Susana Villarán es mellada en su mandato. Este escenario se produciría si la alcaldesa NO es revocada, pero sí varios regidores, indistintamente de cualquier partido, pero un máximo de 13 regidores. Vale decir, menos de un tercio. La consecuencia es que la alcaldesa sigue en su cargo hasta cumplir su mandato, el 31 de diciembre del 2014. Los regidores, revocados son reemplazados por los accesitarios (los que no ingresaron al Consejo de cada lista) y se recompone el Concejo Municipal. No hay, por lo tanto, nuevas elecciones municipales. La alcaldesa será mellada, en la medida en que se revoca a sus más importantes regidores, aun cuando no pierde la mayoría en el Concejo.

2. Susana Villarán pierde la mayoría del Concejo. Este escenario se produciría si la alcaldesa NO es revocada, pero sí 14 regidores o más de cualquier partido. La consecuencia es que la alcaldesa continúa en el cargo hasta el final de su mandato y los regidores revocados son reemplazados por los accesitarios, pero de manera provisional, hasta la realización de Nuevas Elecciones Municipales (NEM), en el último trimestre del 2013, con un costo similar al de la revocatoria. En este escenario, Fuerza Social perdería la mayoría, pues no podrá participar, por no tener inscripción legal.

3. Lima tiene un alcalde que nadie eligió. Este escenario se produciría si la alcaldesa SÍ es revocada y, además un máximo de 12 regidores. La consecuencia es que Susana Villarán deja el cargo, así como los regidores revocados. No hay, sin embargo, nuevas elecciones municipales. La alcaldesa es reemplazada por el primer regidor de Fuerza Social no revocado. El resto de regidores, serían reemplazados por los accesitarios. En este escenario, el alcalde o alcaldesa sería una persona que nadie eligió, pero que estaría en el cargo hasta el 31 de diciembre del 2014.

4. Un nuevo alcalde, sin mayoría. Este escenario se produciría si la alcaldesa SÍ es revocada, así como 13 regidores o más. La alcaldesa y los regidores revocados son reemplazados por los accesitarios. Asume la alcaldía, de manera provisional, el primero de la lista de Fuerza Social no revocado, hasta que se elija un nuevo alcalde y regidores que reemplacen a los revocados, como producto de elecciones en el último trimestre del año. Estas nuevas autoridades lo serían hasta cumplir el actual mandato, es decir, 31 de diciembre del 2014. Se tendría así tres alcaldes, en 4 años. Sin embargo, este nuevo alcalde no tendría mayoría absoluta del Concejo, salvo que se revoque casi a todo el concejo, situación poco probable.

En cuaquier caso, la revocatoria del mandato ha colocado a la capital peruana como escenario de una confrontación polarizada. Pero, lo más alarmante que este mecanismo es que no ha mostrado, a lo largo de sus 15 años de aplicación, una mejora en la calidad de la democracia, sino un instrumento usado por los perdedores de las elecciones.

Por eso, lo que suceda en Lima será un incentivo o no para los municipios en el futuro, en un país en que las instituciones son débiles y los partidos con grandes carencias organizativas y de representación en el ámbito subnacional.

2 comentarios a “Lima en revocatoria”

  1. Albarracín dijo:

    Por qué “Concejo”? Así se escribe en Perú?

  2. Jorge dijo:

    http://lema.rae.es/drae/?val=concejo

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil