Ecuador salta a la escena electoral con miras a 2017

Infolatam Llorente&Cuenca
Madrid, 22 enero 2013

Las claves

  • Las elecciones 2013 han evidenciado nuevamente el poco margen de competencia que los candidatos presidenciales tienen frente al Presidente Rafael Correa en términos de comunicación, ya que desde 2007 el Gobierno mantiene un constante flujo de información invirtiendo cerca de USD 12 millones anuales en publicidad estatal.
  • La campaña electoral evidenciada hasta el momento carece de contenidos. Como es costumbre, los candidatos se están dedicando a recorrer el país para saludar a los votantes, entregarles calendarios y flyers, pero no necesariamente para hablar de sus propuestas.
  • La posibilidad de que Rafael Correa sea reelecto en la primera vuelta es contundente. A casi un mes de las elecciones las encuestas señalan que cuenta más del 50% de la intención de voto.

Manuel Delgado, Director de LLORENTE & CUENCA Ecuador

Verónica Poveda, Consultora Senior de Asuntos Públicos en LLORENTE & CUENCA Ecuador

Cristina Cacuango, Miembro del Área de Asuntos Públicos en LLORENTE & CUENCA Ecuador

Introducción_______________________________________________________

El futuro político, económico y social de Ecuador para los próximos cuatro años (2013 – 2017) se decidirá, a través de los votantes, el 17 de febrero de 2013. El país atraviesa un nuevo proceso electoral que concluirá en la designación de Presidente y Vicepresidente de la República, 134 legisladores (nacionales, provinciales y por los migrantes) y cinco representantes al Parlamento Andino.

El panorama preelectoral apunta a la reelección del actual Jefe de Estado, Rafael Correa, pues se mantiene como la figura más fuerte y de mayor liderazgo respecto a los siete contendores con los cuales se enfrenta. De cumplirse esta proyección, Correa consolidará su posición como el gobernante de mayor permanencia consecutiva en el cargo, aunque el 15 de enero de 2013 ya alcanzó un record: seis años de ostentar el poder de manera ininterrumpida.

La revolución aún inconclusa____________________________________________

Cinco ejes de actuación han marcado la denominada “revolución ciudadana” liderada por el Presidente Rafael Correa desde el inicio de su Gobierno en enero de 2007. Sin embargo, en seis años ninguno de estos ámbitos ha alcanzado su clímax al 100%. A continuación un repaso sobre la deuda que el régimen mantiene con el país:

Revolución constitucional: Este eje propicia una doble lectura. Una, orientada a afirmar que la revolución constitucional está sellada a partir de la aprobación de una nueva Constitución en 2008, construida bajo los principios del buen vivir, y otra, en cambio, evidencia que la Carta Política de la revolución ciudadana todavía no es totalmente tangible.

Lucha contra la corrupción: Es uno de los tópicos más cuestionados de la “revolución ciudadana”. El autodenominado Gobierno de las manos limpias, las mentes lúcidas y los corazones ardientes ha dejado la huella de escandalosos actos de corrupción en su interior como la firma de contratos públicos con empresas vinculadas al hermano del Presidente Correa, las denuncias de sobreprecio en las compras de ambulancias e insumos para el Ministerio de Salud Pública y, últimamente, el millonario crédito otorgado por Cofiec, banco incautado y administrado por el Estado, al argentino Gastón Duzac y uno de cuyos principales cómplices sería Pedro Delgado, primo de Rafael Correa y quien, además, salió del Gobierno luego de revelar que falsificó su título universitario. Sin embargo, ninguno de estos casos ha sido del todo investigado y transparentado.

Pero el gran hito de la lucha contra la corrupción ha ocurrido en los últimos 18 meses con la llamada “metida de mano en la justicia”, cuyo objetivo principal era reducir los índices de delincuencia al contar con un sistema judicial más eficiente. Ahora, 18 meses después, y gracias a una inversión cercana a los USD 300 millones solo en 2012, el sector judicial cuenta con modernos edificios y sistemas informáticos, pero la inseguridad se mantiene como la primera causa de preocupación ciudadana, según encuestas.

Revolución económica: Se ha logrado apoyar el fomento de la economía popular y solidaria (microempresarios, comerciantes informales y artesanos) a través de créditos productivos como el 5-5-5 (hasta USD 5 mil, a cinco años plazo y con el 5% de interés) pero, a la par, este esfuerzo se ha visto empañado por el incremento del Bono de Desarrollo Humano de USD 35 a USD 50 a partir de 2013, ya que este subsidio no motiva la productividad de los ciudadanos enfocada a la generación de empleo sostenible. Por otra parte, el discurso de la revolución económica se ha sostenido en el aprovechamiento de los recursos naturales y en el fomento a la producción agropecuaria. Sin embargo, el gran tema pendiente es la firma de los contratos de minería a gran escala.

Revolución en educación y salud: Pese a que en estos sectores este Gobierno ha registrado la mayor inversión de la historia ecuatoriana, los resultados aún no satisfacen. La falta de planificación estatal y la poca confianza en los servicios públicos por parte de los usuarios han entorpecido el desarrollo de los dos ejes. Sin embargo, se debe reconocer que tanto el sistema de educación como de salud han cambiando de forma importante, sobre todo, a nivel de infraestructuras con la dotación de tecnología de avanzada.

Rescate de la dignidad, la soberanía y búsqueda de la integración latinoamericana: Las acciones y los resultados: se dio por terminado el acuerdo con Estado Unidos que mantenía una base militar de ese país en la ciudad costera de Manta, Ecuador se adhirió al bloque del Alba, buscó un acercamiento con Irán, se dejó de lado la relación con el Fondo Monetario Internacional para pasar a tener como principales acreedores a bancos e inversionistas chinos, y se han negociado importantes inversiones con Venezuela en materia de refinerías y obras hidráulicas.

Maquinaria Electoral: Los candidatos y sus recursos_________________________

Ocho binomios participarán en los comicios del 17 de febrero de 2013. La campaña electoral arrancó oficialmente el 4 de enero, aunque desde octubre, cuando se definieron las candidaturas, los postulantes iniciaron recorridos puerta a puerta por las 24 provincias con el fin de anunciar sus propuestas y ganar adeptos. No obstante, la mayor parte de los planteamientos se ha enfocado a atacar las prácticas desarrolladas por el Gobierno de Rafael Correa entre 2007 y 2012.

De otro lado están también las candidaturas para ocupar las 134 curules de la Asamblea Nacional en donde el Gobierno aspira a consolidar una mayoría que dé paso a las leyes que sean remitidas para ejecutar sus políticas en el ámbito económico y social. Pero la realidad es que el movimiento oficialista, Alianza País, en la actualidad ya no cuenta con una mayoría consistente sino que se ha autodenominado “la minoría más grande” pues para llevar a cabo sus planes parlamentarios en los últimos cuatro años ha debido negociar con bloques legislativos pequeños (mayorías móviles) que de manera coyuntural le ayudan a cumplir sus objetivos. Bajo ese antecedente, los análisis electorales apuntan a que el oficialismo tampoco logrará una sólida mayoría parlamentaria en los comicios venideros y, por tanto, deberá reforzar su capacidad de negociación.

Un vistazo a la economía______________________________________________

El desarrollo económico del país se ubica como una de las principales inquietudes al hablar del Ecuador del 2017. Analistas económicos sostienen que, en caso de que Rafael Correa sea reelecto, se vislumbra una continuidad en la política económica basada sobre la expansión de la demanda empujada por el gasto público. Eso significa que la economía seguirá creciendo gracias a los recursos que el aparato estatal inyecte, para lo cual se intentará generar más recursos a través del petróleo, la minería y la carga tributaria, es decir, una profundización de la política extractiva que es la que sostiene el financiamiento de la obra pública.

Pero, en el supuesto de que la derecha llegue a gobernar el país (Guillermo Lasso o Álvaro Noboa), los expertos en Economía predicen que su primer paso será contraer el gasto público, lo cual provocaría una desestabilización de la economía y el posible ingreso a la recesión. El recorte se daría sobre todo en la inversión en proyectos de infraestructura (hidroeléctricas, Refinería del Pacífico, Metro de Quito…) pues no ven que se frenaría el gasto social debido al peso electoral y político que eso significa. Sin embargo, para compensar la inversión en obra pública, un gobierno de estas características podría optar por la privatización de los proyectos.

Y la tercera tendencia que se evidencia con claridad es aquella liderada por Alberto Acosta, cuya agenda está encaminada a la no explotación minera, lo cual significaría también menos ingresos fiscales y la contracción del gasto público. Además, Acosta ha hablado reiteradamente de la eliminación de tributos (igual que los candidatos de derecha) como el Impuesto a la Salida de Divisas. Pero, si esto ocurre, el escenario más probable –dicen los especialistas- es que las importaciones se disparen y la balanza de pagos del país se desestabilice, lo cual pondría en riesgo la dolarización.

Sin embargo, lo más probable es que el modelo económico instaurado por el candidato Presidente continúe. De ser así, los analistas económicos advierten que no se debe esperar un crecimiento en el futuro ya que el modelo se está agotando. Muestra de ello es que el Gobierno no ha logrado alcanzar el crecimiento registrado en 2008 cuando el gasto público se desbordó. La fórmula para lograr el crecimiento sostenido estará entonces en la inversión en el aparato productivo y en la consecuente generación de empleo.

A modo de conclusión________________________________________________

  • Las elecciones 2013 han evidenciado nuevamente el poco margen de competencia que los candidatos presidenciales tienen frente al Presidente Rafael Correa en términos de comunicación, ya que desde 2007 el Gobierno mantiene un constante flujo de información invirtiendo cerca de USD 12 millones anuales en publicidad estatal.

  • La campaña electoral evidenciada hasta el momento carece de contenidos. Como es costumbre, los candidatos se están dedicando a recorrer el país para saludar a los votantes, entregarles calendarios y flyers, pero no necesariamente para hablar de sus propuestas.

  • La posibilidad de que Rafael Correa sea reelecto en la primera vuelta es contundente. A casi un mes de las elecciones las encuestas señalan que cuenta más del 50% de la intención de voto.

Una vez más el proceso electoral ecuatoriano demuestra que en el país existe una carencia de líderes y que las organizaciones políticas se preocupan muy poco, o casi nada, en formar figuras que puedan relevar al actual Gobierno y aspirar a ocupar posiciones políticas que definan, de forma democrática, el rumbo económico y social del país. Los intentos en ese sentido prácticamente no existen o, al menos, no se han hecho visibles.

Resumen del informe especial publicado en www.dmasillorenteycuenca.com.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil