Guatemala: Un año de gobierno de Otto Pérez Molina

Guatemala: Roxana Baldetti, mucho más que una Vicepresidenta

Infolatam

Las claves

  • Roxana Baldetti: "fui electa vicepresidenta, no me lo regalaron. Dos millones de guatemaltecos decidieron que una mujer fuera vicepresidenta, pero no creo que esos que votaron por mí quieran un florero, quieren a una mujer que tome decisiones".

(Especial para Infolatam por Rogelio Núñez)-. Otto Pérez Molina acaba de cumplir un año al frente del gobierno en Guatemala durante el cual la gran figura del ejecutivo no ha sido el Jefe del Estado sino su vicepresidenta Roxana Baldetti.

No es una sorpresa pues todo parecía indicar durante la campaña electoral de 2011 y en la conformación del gobierno que así sería, que Baldetti se transformaría en mucho más que la cuota femenina del gobierno.

Lo cierto es que su protagonismo y perfil público ha ido “in crescendo” a lo largo de todo este tiempo. Primero al frente de la reforma del Estado y la lucha contra la corrupción, que tanta notoriedad le dio durante el gobierno de Álvaro Colom.

Esa faceta de látigo de la corrupción sigue marcándola, como ella misma confiesa: “aunque existen muchos enemigos del cambio, el combate a la corrupción, transparentar los programas sociales y desentrampar el ejercicio legislativo son parte de los retos superados durante el primer semestre.He recibido innumerables ataques para debilitar mi figura, pues nuestro trabajo ha desarticulado las redes de corrupción. Y quiero decirles a los que me atacan que no me voy a doblegar y que voy a seguir luchando por una Guatemala transparente, porque es lo que se merecen nuestros hijos y las futuras generaciones”.

Luego ha tenido también mucha visibilidad en temas puntuales pero muy mediáticos y de gran trascendencia como el de ponerse al frente de la reconstrucción, tras el terremoto que sufrió el país el año pasado.

Baldetti, según sus enemigos

Para sus enemigos el poder detrás del trono en Guatemala tiene nombre propio: Roxanna Baldetti, pues sería ella la consejera más cercana a Otto Pérez Molina y quien maneja los hilos del poder.

Roxana Baldetti, Vicepresidenta de Guatemala

Desde ese punto de vista se ha levantado toda una campaña contra la Vicepresidenta a la que se acusa de ser el verdadero poder real en el país, de mantener una “relación” con Pérez Molina que va más allá de lo político e incluso de ser quien lidera una “mafia” dentro del Estado.

La acusan además de liderar dentro del gobierno a un grupo de presión con el objetivo de conseguir más protagonismo político y desplazar a posibles rivales dentro del ejecutivo.

Todo ello dentro de ese ambiente tan dado al rumor, y al bulo que existen en el mundo político guatemalteco, el llamado “Guatebolas”.

Como señala, desde posiciones más moderadas y sensatas, Gonzalo Marroquín en el diario Siglo XXI “los analistas consideran que la vicepresidenta Roxana Baldetti ayudaría más al mandatario sin tanto protagonismo, si bien ésta responde que es su estilo de trabajo y que es la mejor forma de ayudar a Pérez Molina en la conducción del país. Para muchos, la forma en que el binomio presidencial se conduzca en este segundo año es la clave para todo lo que pueda alcanzarse. Lo bueno y lo malo”.

Las fuerzas opositoras, en especial los diputados de Libertad Democrática Renovada (Líder), encabezan una oposición cainita que mantiene bloqueado e inoperante al legislativo.

Por ejemplo,  presentaron una solicitud de antejuicio contra Baldetti por los delitos de cohecho pasivo, malversación, concusión y exacciones ilegales. La señalan de haber adquirido propiedades sin saber su procedencia; entre estas, aeronaves e inmuebles.

Roxana Baldetti lidera la lucha contra la corrupción en el gobierno de Pérez Molina

El analista del diario El Periódico, Gustavo Berganza cree que “las tensiones en el Gobierno han llegado a un punto tal que el régimen se ha fragmentado en tres partes: La estructura que está en manos de los excompañeros de armas del Presidente; el grupo de Alejandro Sinibaldi y el de la vicepresidenta Roxana Baldetti … el ala que maneja la Vicepresidenta, cuya influencia abarca la mayoría de ministerios del gabinete, Fonapaz, gran parte de la bancada del PP en el Congreso, un número significativo de alcaldes y el aparato funcional del partido de gobierno”.

Berganza pone el dedo en la llaga cuando confirmar que “los adversarios de Baldetti han sido muy hábiles en aprovechar los errores de la vicepresidenta para distanciarla del mandatario … ese antagonismo contra Baldetti es estéril si a lo que aspira es destruirla como factor de poder dentro del Gobierno. Insisto, ella no es una vicepresidenta débil, como lo fueron sus predecesores Eduardo Stein y Rafael Espada. Como Baldetti dice, es la madre del PP, cuya estructura construyó y consolidó para llevar a Otto Pérez a la Presidencia. No es imposible anularla, pero lograrlo representaría un costo muy alto para el Presidente”.

Mucho más que un simple florero

Roxana Baldetti no rehuye su protagonismo e incluso lo defiende pues cree que fue “electa vicepresidenta, no me lo regalaron. Dos millones de guatemaltecos decidieron que una mujer fuera vicepresidenta, pero no creo que esos que votaron por mí quieran un florero, quieren a una mujer que tome decisiones”.

Y añade que ”por supuesto que tengo mi cuota de poder, porque sí la tengo y la utilizo … el machismo sigue estando presente. No les gusta una mujer poderosa, ni que mande o decida”.

De todas formas, tanto ella como el Presidente Otto Pérez Molina dejan claro que el papel de la Vicepresidenta está acotado a lo que dice la Constitución y al normal reparto de competencia dentro del gobierno.

Pérez Molina y la vicepresidenta visitando la zona del terremoto

Ella misma señala que ha ”ido aprendiendo mucho, como a saber cuándo hay que hablar y cuándo no. También, que ya no soy legisladora, soy vicepresidenta. En el Gobierno creo que debimos haber cuidado la exposición mediática del presidente y que fueran los ministros quienes tuvieran que hablar por su cartera, porque la institución del presidente hay que cuidarla”.

Tan apegado está a la constitucionalidad que Baldetti niega que desee ser candidata presidencial en 2015 y que ella desee repetir en su persona el caso de Sandra Torres: “¿Hay tres candidatos, usted…? (Interrumpe) Yo no puedo, de una vez descárteme. También están el ministro de Gobernación y el de Comunicaciones. Yo creo que hay más, pero están escondidos, pero no por madrugar amanece más temprano. El que nos tenga que representar todos lo apoyaremos”.

Lo cierto es que el gobierno afronta una oposición desaforada, sobre todo de LIDER partido que encabeza Manuel Baldizón, candidato derrotado en las elecciones de 2011. Ha logrado paralizar el Congreso e incluso propone cosas como la “desobediencia civil” para que la población no pague los impuestos implementados con la Reforma Fiscal que ha dado sus primeros pasos este año 2013. “No estoy instando a delinquir sino a utilizar la ley”, indicó Baldizón.

A diferencia de otras vicepresidentas de la región y de la figura tradicional del vicepresidente (en Argentina se dice que solo sirve para “tocar la campanilla”, en su calidad de presidente del Senado), Roxana Baldetti es un vicepresidenta con características presidenciales.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil