Crecimiento Latam

Banco Mundial reduce estimación de crecimiento América Latina a 3 por ciento

Infolatam/Reuters
4 de octubre de 2012

Las claves

  • América Latina sigue dependiendo mucho de las exportaciones y es vulnerable a una baja en la demanda global, especialmente de un socio comercial clave como China.

El crecimiento económico en América Latina será  menor a lo estimado previamente, debido a la continua desaceleración mundial, dijo el miércoles el Banco Mundial.

El organismo estimó un crecimiento de un 3 por ciento para este año, por debajo de su proyección previa de un 3,5 a un 4 por ciento.

Para el 2013, el crecimiento de América Latina fue estimado entre un 3,8 y un 4 por ciento, según el informe semianual del jefe economista del Banco Mundial para América Latina y el Caribe. Los hallazgos del reporte están en línea con las estimaciones del martes de Naciones Unidas.

Un menor crecimiento en China representa el mayor riesgo inmediato para la región, ahora que es menos probable que la zona euro se divida, dijo el economista Augusto de la Torre.

En pleno auge por el crecimiento de las materias primas, América Latina sigue dependiendo mucho de las exportaciones y es vulnerable a una baja en la demanda global, especialmente de un socio comercial clave como China.

“Uno de los aspectos más importantes es la situación de China”, dijo De la Torre.

Sostuvo que el efecto a largo plazo de China en América Latina depende de qué fuerzas impulsen a la economía del gigante asiático, cuyo crecimiento se espera que caiga por debajo del 8 por ciento en el 2012, su menor nivel desde 1999.

Algunos economistas creen que la desaceleración de China es cíclica, resultado de una menor demanda mundial por sus bienes, especialmente de Europa, mientras su política monetaria sigue siendo rígida antes de una transición política dentro del Partido Comunista.

Otros creen que China podría estar viendo un cambio estructural, en el que el auge impulsado por las exportaciones en décadas pasadas cambia a ganancias más modestas basadas en el crecimiento interno.

De la Torre dijo que una prolongada desaceleración en China podría tener un efecto más dramático en las economías latinoamericanas dependientes de las exportaciones, como Brasil y Argentina.

MENOR BRECHA ENTRE RICOS Y POBRES

La desaceleración del crecimiento en América Latina, sin embargo, no se ha traducido en menos empleos. La tasa desempleo de un 6,5 por ciento en el 2011 se acercó a mínimos históricos, por debajo del máximo de un 11 por ciento en el cambio de siglo.

América Latina también es una de las pocas regiones del mundo que ha visto reducirse la brecha entre ricos y pobres durante la última década, una tendencia que continuó a pesar de la desaceleración económica global.

“Latinoamérica es el único lugar en el mundo donde la desigualdad de los ingresos está disminuyendo”, dijo De la Torre.

El coeficiente Gini, una medida clave de la desigualdad, ha caído bruscamente en 12 de 15 países de la región entre el 2000 y el 2010, aunque la división entre ricos y pobres sigue siendo más amplia que en la mayoría de los países desarrollados.

Pero las causas del descenso de la desigualdad podrían ser más problemáticas, menos relacionadas con una disminución de la pobreza y más cercano a un estancamiento de los salarios de quienes más ganan, o de aquellos con mayor nivel de educación, según el reporte.

Una explicación es que hay una mayor demanda por trabajadores menos cualificados, en un auge impulsado por la exportación de materias primas, que de aquellos con título universitario.

Pero también podría apuntar a que la calidad de la educación superior está disminuyendo, lo que significa que los estudiantes con un título no necesariamente consiguen mayores sueldos cuando salen de la universidad.

“Una sociedad más igualitaria podría estar ocultando algunos factores que podrían ser una preocupación”, dijo De la Torre.

Etiquetas:

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil