Brasil tasas

Brasil espera tasas por debajo 8 por ciento para fines de año

Reuters
Sao Paulo, 6 mayo 2012

Las claves

  • El diario sostuvo que el Gobierno bajó el pronóstico de la tasa Selic para fines de año a un 7,5 por ciento desde un 7,75 por ciento de cara a los cambios de legislación sobre los retornos de cuentas de ahorro, considerando además el frágil crecimiento económico y los benignos índices de inflación vistos en los últimos meses.

As mudanças na poupança

El análisis
Luis Nassif

Luis Nassif

“Aparentemente não se quis complicar muito as novas regras para evitar não apenas confusão na cabeça dos poupadores, mas principalmente a exploração política das mudanças… Agora, fora do período eleitoral, é possível se esperar uma transição mais tranquila para uma economia não inflacionária”. (Dinheiro Vivo. Brasil)

El Gobierno de Brasil espera que su tasa referencial de interés caiga por debajo del 8 por ciento para fines de año, luego de haber actualizado esta semana las reglas sobre las cuentas de ahorro locales, reportó el diario Folha de S.Paulo.

La administración de la presidenta Dilma Rousseff también desea que la tasa Selic del Banco Central sea recortada en 50 puntos base en la próxima reunión de política monetaria prevista para más adelante en mayo, indicó el diario, que no citó fuentes.

Actualmente la tasa se ubica en un 9 por ciento anual. La tasa Selic se encuentra 25 puntos base por sobre el mínimo récord alcanzado de 8,75 por ciento, al cual llegó entre inicios de septiembre del 2009 y mayo del 2010 cuando el crecimiento económico negativo afectó la política monetaria del país.

El 18 de abril, el Banco Central redujo su tasa clave en 75 puntos base hasta su actual nivel y dijo en la posterior publicación de sus minutas el 26 de abril que seguiría desarrollando nuevas medidas de alivio monetario con cautela.

El diario sostuvo que el Gobierno bajó el pronóstico de la tasa Selic para fines de año a un 7,5 por ciento desde un 7,75 por ciento de cara a los cambios de legislación sobre los retornos de cuentas de ahorro, considerando además el frágil crecimiento económico y los benignos índices de inflación vistos en los últimos meses.

Dilma Rousseff tomó el jueves un paso arriesgado para sacar a Brasil de su sopor económico, al reformar reglamentos que databan del siglo XIX sobre las cuentas domésticas de ahorro y permitir que las tasas de interés siguieran cayendo en los próximos meses.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil