Morales también expolia

El Pais (España)
Madrid, 2 de mayo 2012
Por El País (España)

En la desafortunada estela del Gobierno argentino y su decisión de expropiar el 51% de YPF, el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha firmado el decreto de nacionalización de la compañía Transportadora de Electricidad S. A. (TDE), propiedad de Red Eléctrica Española (REE). Como en el caso de YPF, estamos ante un caso de expolio de una propiedad con dueños y accionistas, basado en retóricas insostenibles en términos de mera racionalidad económica o seguridad jurídica contractual. Morales y su Gobierno han actuado al margen de las reglas que ordenan el respeto a la propiedad y el ordenamiento jurídico internacional.

El anuncio y la exposición de motivos de la expropiación rivalizan en extravagancia. Morales ha convertido en un ritual la nacionalización de una eléctrica durante el Día del Trabajo; el 1 de mayo de 2010 nacionalizó tres. No se ha dignado el presidente boliviano a ofrecer una sola razón económica o industrial para su decisión; solo alude al “justo homenaje a los trabajadores y al pueblo boliviano que ha luchado por la recuperación de los recursos nacionales y los servicios básicos”, y recurre a la coletilla de que ha habido una inversión insuficiente. Retórica que encubre una respuesta o gesto chauvinista a la creciente desapego de sus apoyos políticos y al descontento en la población. Por desgracia, se extiende por América Latina la idea de afianzar regímenes carismáticos a costa expoliar propiedades privadas o de otros países.

Morales ha interpretado la expropiación de YPF como signo de debilidad del Gobierno español. Aunque causó algunas protestas internacionales, no se ha tomado una sola medida que castigue de verdad al expropiador. El daño económico de la decisión de Bolivia es inferior al de YPF. Sin embargo, hay una diferencia significativa: Red Eléctrica está participada por el Estado. El Gobierno está directamente concernido. Esperemos que ahora responda de forma disuasoria. Peligran inversiones decisivas en varios países latinoamericanos.

(Editorial de El Pais. España)

Un comentario a “Morales también expolia”

  1. ¿lo pasado no lo fue? dijo:

    Porque la historia pasada está presente para nuestra vergüenza colectiva, es maestra de la vida, tanto en avances, inventos, descubrimientos y por desgracia también al sufrimiento por múltiples violaciones, genocidios, destrucción, explotación y otras crueles “hazañas” por todo el planeta,

    Así, ahora, tataranietos, etc., de conquistadores, explotadores, ladrones, asesinos y prepotentes o abusadores del reino y imperio de España, debieran devolver -o indemnizar- todas las miles de toneladas de oro y plata que hicieron extraer con la sangre y vida de decenas de millones de indígenas americanos y los robaron, por qué los crímenes de “lesa humanidad” no caducan y los diezmados descendientes desde entonces esperan.

    Los crímenes contra la humanidad tienen la especial característica de ser imprescriptibles, es decir no caducan, son a territoriales, pueden ser perseguidos y juzgados en todo tiempo ¿Cuántos de los siguientes delitos de “lesa humanidad a cometido el reino de España en los últimos 500 años? Por:

    - Asesinato: homicidio intencionado.
    - Exterminio: imposición intencional de condiciones de vida, entre otras la privación del acceso a alimentos o medicinas, encaminadas a causar la destrucción de parte de una población.
    - Esclavitud: ejercicio de derechos de propiedad sobre una persona, incluido el tráfico de personas, en particular de mujeres y niños;
    - Deportación o traslado forzoso de población: expulsión de personas de la zona donde están presentes legítimamente sin motivos autorizados por el derecho internacional, entendiéndose que la deportación supone cruzar fronteras nacionales y que el traslado forzoso, no.
    - Encarcelamiento u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de derecho internacional.
    - Tortura: dolor o sufrimientos graves, físicos o mentales, causados intencionadamente a una persona que el acusado tenía bajo su custodia o control.
    - Violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada u otros abusos sexuales de gravedad comparable: la violación y otros abusos sexuales pueden constituir también otros crímenes de la competencia de la Corte, como tortura en tanto que crimen de lesa humanidad o crimen de guerra.
    - Persecución de un grupo o colectividad con identidad propia por motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos o de género o por otros motivos universalmente reconocidos como inaceptables con arreglo al derecho internacional, en conexión con cualquier crimen comprendido en el Estatuto. Por persecución se entiende la privación intencionada y grave de derechos fundamentales en violación del derecho internacional en razón de la identidad de un grupo o colectividad. Se castiga en relación con otro acto que constituya un crimen de lesa humanidad, un crimen de guerra o un genocidio.
    - Desaparición forzada de personas: detención o secuestro de personas por un Estado o una organización política, o con su autorización, consentimiento o aquiescencia, junto con la negativa a reconocer la privación de libertad o a proporcionar información sobre la suerte que han corrido los «desaparecidos» con la intención de privarlos de la protección de la ley durante un largo periodo.
    - Crimen de apartheid: actos inhumanos cometidos en el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemáticas de un grupo racial por otro con la intención de mantener ese régimen.
    - Otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionadamente grandes sufrimientos o atenten contra la integridad física o la salud mental o física: actos inhumanos de gravedad similar a otros crímenes contra la humanidad.

    ¿Podrá alguna vez occidente y el reino de España, en concreto, pedir perdón, restañar esas inmensas heridas o indemnizar lo robado y el mal hecho?

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil