El Salvador: asume nuevo Congreso dominado por la derecha

AFP
San Salvador, 1 mayo 2012

Las claves

  • En la nueva Asamblea la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) es la primera minoría con 33 curules, mientras FMLN, bajó de 35 a 31 diputados

Un nuevo Congreso asumió este martes en El Salvador con mayoría de la derecha, lo que obligará al presidente izquierdista Mauricio Funes a buscar alianzas para mantener la gobernabilidad y lograr leyes que impulsa para frenar la violencia y el desempleo.

Los 84 diputados, electos en marzo, tomaron posesión de sus cargos para un período de tres años, en una sesión solemne a las 15H15 locales (21H15 GMT).

Como estaba previsto, el diputado del oficialista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda en el poder), Sigfrido Reyes, fue juramentado como presidente del Congreso y le acomparán en el directorio 13 parlamentarios más de las fracciones más numerosas.

Una vez Reyes juramentó a todos los demás parlamentarios la sesión fue clausurada y los discursos quedaron reservados para la próxima sesión plenaria.

En la nueva Asamblea la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) es la primera minoría con 33 curules, mientras FMLN, bajó de 35 a 31 diputados, producto del desgaste del tres años en el poder, según analistas.

“Será necesaria una negociación para llegar a acuerdos. Ni la derecha tiene carta blanca para imponer, ni la izquierda puede apostar a que dominará, los temas relevantes tendrán que ser discutidos. Eso es democracia. No habrá imposiciones”, afirmó el analista político independiente Kirio Salgado.

A Funes le tocará lidiar en los últimos dos años de su mandato no solo con Arena como primera fuerza en el Congreso, sino también con varios grupos de derecha que juntos consolidan la mayoría.

Los derechistas partidos Gran Alianza por la Unidad Nacional (GANA) y Concertación Nacional (CN) tendrán 11 y seis diputados respectivamente; los minoritarios Partido de la Esperanza (PES) y Cambio Democrático (CD) uno cada uno; y una coalición entre CN y PES también tiene uno.

Debido a un acuerdo previo entre el FMLN, GANA y CN, hasta ahora, Funes ha logrado mantener la gobernabilidad mediante la alianza del FMLN con esos grupos.

El Congreso debe aprobar leyes que ayuden a “generar empleos, con eso se ataca la pobreza, debe haber más seguridad jurídica, que no se cambie leyes de la noche a la mañana pues eso aleja la inversión”, declaró a la AFP el líder de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP), Jorge Daboub.

La pobreza afecta a casi el 40% los 6,1 millones de habitantes. Durante los casi tres años de gestión de Funes, el desempleo y subempleo (36%) tuvieron una leve baja, pero los jóvenes siguen emigrando a Estados Unidos.

El politólogo Oscar Fernández opinó que “un desafío” para el nuevo Congreso son las herramientas legales que requiere el país para enfrentar el problema de la inseguridad de “forma integral”.

“Se debe crear el andamiaje necesario para combatir la inseguridad y eso pasa por la formulación de legislaciones coherentes con la realidad del país, no enfocarnos solo en las pandillas, hay otras aristas que ver como el narcotráfico, la violencia y la desintegración familiar”, dijo a la AFP.

El crimen organizado, sobre todo los narcotraficantes y las pandillas juveniles, convirtieron a Centroamérica en una de las regiones más violentas del mundo, especialmente a Guatemala, Honduras y El Salvador.

No obstante, desde hace dos meses el índice de homicidios se redujo de un promedio de 14 diarios a cinco, luego de que las principales pandillas iniciaron una tregua.

El arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar, abogó por “una Asamblea Legislativa más democrática”. “Sería bueno ver que los nuevos diputados voten no siguiendo orden de un partido, sino a conciencia, pensando en lo mejor para el país”, sostuvo.

Además del nuevo Congreso, tomaron posesión por tres años, los alcaldes y sus concejos en los 262 municipios del país.

Etiquetas: ,

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil