Brasil: el 74 por ciento de cariocas dice sentirse más seguro hoy que hace tres años

Infolatam/Efe
Río de Janeiro, 26 de abril de 2012

Las claves

  • El 47 por ciento de los cariocas dijo ya haber visitado una de las favelas "pacificadas" con la nueva política de seguridad pública, según el sondeo realizado por el Instituto Copernicus.
  • El 98,3 por ciento de los habitantes de Río de Janeiro que ya visitó una favela en que el poder del narcotráfico fue sustituido por el de la policía calificó la experiencia como positiva.

El 74 por ciento de los habitantes de la ciudad brasileña de Río de Janeiro dijo sentirse más seguro hoy que hace tres años, antes de que el gobierno regional adoptara su política de instalación de puestos policiales en las favelas, según una encuesta divulgada este jueves.

Tan sólo el 8,1 por ciento de los cariocas dijo ver con pesimismo la nueva política regional de seguridad pública, que se propone instalar puestos permanentes de policía en la mayoría de las barriadas pobres de la ciudad antes de los Juegos Olímpicos que Río de Janeiro organizará en 2016.

La nueva política también busca mejorar la seguridad en la ciudad más emblemática de Brasil de cara a los otros grandes eventos de los que Río de Janeiro será sede en el futuro, como la Cumbre Río+20 en junio próximo, el Encuentro del Papa con los Jóvenes el próximo año, la Copa de las Confederaciones en 2013 y el Mundial de fútbol de 2014.

El 47 por ciento de los cariocas dijo ya haber visitado una de las favelas “pacificadas” con la nueva política de seguridad pública, según el sondeo realizado por el Instituto Copernicus y que escuchó habitantes de las 34 regiones administrativas de Río de Janeiro de entre 18 y 75 años.

El sondeo, cuyo resultado fue anunciado en un evento en la favela Dona Marta, fue encomendado por la agencia de publicidad NBS como parte de una campaña para incentivar la inversión de empresas privadas en las barriadas pobres que eran dominadas por narcotraficantes y hoy cuentan con puestos policiales permanentes.

El gobierno regional de Río de Janeiro ha instalado las llamadas Unidades de Policía Pacificadora (UPPs) en cerca de una treintena de estas barriadas pobres, incluyendo Rocinha, mayor favela de la ciudad.

La policía montó precisamente este jueves otros dos de estos puestos permanentes en el Complexo do Alemao, un conjunto de favelas en la zona norte de la ciudad cuyo control fue arrebatado por militares y policías a los narcotraficantes en noviembre de 2010.

El Complexo do Alemao y la vecina favela de Vila Cruzeiro, también en el barrio de Penha, eran considerados como los principales fortines del Comando Vermelho, la mayor organización criminal de Río de Janeiro, antes de que el Ejército los ocupara en una operación en que fueron usados blindados y helicópteros.

El 98,3 por ciento de los habitantes de Río de Janeiro que ya visitó una favela en que el poder del narcotráfico fue sustituido por el de la policía calificó la experiencia como positiva.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil