Bolivia: Morales llama “madre” a Rousseff por entender su problema con una firma brasileña

Infolatam/Efe
La Paz, 17 de marzo de 2012

Las claves

  • No es la primera vez que Morales se refiere a líderes latinoamericanos como miembros de su familia, pues ha dicho que el expresidente cubano Fidel Castro es su "abuelo sabio" y que el fallecido presidente argentino Néstor Kirchner fue como un "padre" para él.
  • Sobre la anulación del contrato con OAS, Morales dijo que el tema "está superado" y que las relaciones con Brasil "están más fortalecidas" tras su reunión con Rousseff.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que su colega de Brasil, Dilma Rousseff, es “una madre” porque comprendió su decisión de anular el contrato con la empresa brasileña OAS para la construcción de una carretera que rechazan los indígenas amazónicos del parque nacional Tipnis.

Morales dijo en La Paz que habló con Rousseff del problema con la OAS durante una “linda reunión”, en el marco de la Cumbre de las Américas celebrada el pasado fin de semana en la ciudad colombiana de Cartagena de Indias.

“Después de escuchar sus palabras, llegué a la conclusión de que la compañera Dilma es toda una madre. (Tiene) un profundo sentimiento por Bolivia y como presidenta y como política sabe las consecuencias que pueden traer las empresas que no ejecutan sus obras oportunamente”, explicó el mandatario.

No es la primera vez que Morales se refiere a líderes latinoamericanos como miembros de su familia, pues ha dicho que el expresidente cubano Fidel Castro es su “abuelo sabio” y que el fallecido presidente argentino Néstor Kirchner fue como un “padre” para él.

También suele llamar “hermano” al mandatario venezolano, Hugo Chávez, y antes de llegar a la presidencia en 2006 aseguró que el entonces mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva era su “hermano mayor”.

Sobre la anulación del contrato con OAS, Morales dijo que el tema “está superado” y que las relaciones con Brasil “están más fortalecidas” tras su reunión con Rousseff.

El gobernante anunció la semana pasada la anulación del contrato tras reiterar sus quejas por la lentitud de las obras de OAS, que construye tres carreteras en Bolivia, incluida la que debería unir el centro del país con el norte amazónico y cuyo segundo tramo está proyectado para partir en dos la reserva del Tipnis.

La oposición y los nativos de la Amazonía no creyeron en la sinceridad de ese anuncio y los segundos ratificaron que marcharán desde la próxima semana hacia La Paz para frenar las obras, como ya hicieron en 2011.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil