Cumbre Américas

América Latina, con la ALBA a la cabeza, aumenta la presión en favor de Cuba

Infolatam/Efe
Cartagena (Colombia), 15 de abril de 2012

Las claves

  • "No podemos ser indiferentes a un proceso de cambio al interior de Cuba, que es reconocido, y ese cambio debe continuar. Es tiempo de superar la parálisis que lleva a la terquedad, por el bien del pueblo cubano", declaró Santos
  • La Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA) en una nota difundida en Cartagena anunció que no volverá a participar en una Cumbre de las Américas si Cuba continúa excluida.

América Latina, con la Alianza Bolivariana a la cabeza, aumentó la presión en favor de la participación de Cuba en las Cumbres de las Américas, que en la sexta cita celebrada este fin de semana se ha convertido casi en un monotema.

El mensaje más claro y directo en ese sentido lo dio el líder colombiano, Juan Manuel Santos, cuando abogó por Cuba en su discurso inaugural de la Cumbre, pronunciado ante un plenario de jefes de Estado y de Gobierno que incluía al estadounidense Barack Obama.

“No podemos ser indiferentes a un proceso de cambio al interior de Cuba, que es reconocido, y ese cambio debe continuar. Es tiempo de superar la parálisis que lleva a la terquedad, por el bien del pueblo cubano”, declaró Santos, a quien muchos consideran uno de los principales aliados de Estados Unidos en América Latina.

Ante un inmutable Obama, que en Cartagena pidió que se haga un esfuerzo por “promover la democracia” en la isla, Santos no sólo dijo que ésta deberá ser la última Cumbre de las Américas sin Cuba, sino que fue más allá y criticó el embargo que Estados Unidos le aplica a ese país desde hace cinco décadas.

“Hay que tender puentes” para superar las diferencias, porque “el aislamiento, el embargo, la indiferencia, el mirar a otro lado, han mostrado ineficacia”, declaró Santos, y apuntilló que la exclusión de Cuba deja ancladas a las Américas “en la era de la Guerra Fría”.

Antes que Santos, y en el mismo escenario de la inauguración, el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, también hundió el dedo en la herida que supone Cuba para estas cumbres y, aunque no la nombró, pareció abogar por revisar su situación en las citas continentales.

“La democracia avanza en América y la mejor forma de fortalecerla no está en la presión externa, en la imposición o en la exclusión”, ya que “la solución al dilema de inclusividad y democracia está en el diálogo, la cooperación y la tolerancia”, dijo Insulza en lo que muchos entendieron como una clara alusión al caso de Cuba.

A esos pronunciamientos se sumó el presidente de Paraguay, Fernando Lugo, quien consideró que sobre el asunto se debe entablar un “diálogo, abierto, franco y racional”.

Cuba, “con su historia y probablemente también sus errores”, es un “hermano” de los países presentes en las Cumbres de las Américas “y a un hermano no se le dice ‘solo te acepto si tienes estas características’”, señaló Lugo, para preguntarse luego si existe “algún país perfecto” que pueda juzgar a los otros.

En Quito, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, quien desistió de viajar a Cartagena en protesta por la exclusión de Cuba, deseó que la cumbre sea “un éxito”, pero ratificó sus críticas a estas citas.

“No concebimos una Cumbre de las Américas sin un país americano como Cuba, sin tratar temas trascendentales como el bloqueo criminal a Cuba rechazado por las Naciones Unidas, por la mayoría de las naciones del planeta, o la colonización de las Islas Malvinas”, dijo en un programa que emite cada sábado por radio y televisión.

A la ausencia de Correa se sumó el líder nicaragüense, Daniel Ortega, quien tampoco viajó a Cartagena y decidió permanecer en Managua para asistir a un acto en solidaridad con Cuba.

Pero la puntilla a todas estas manifestaciones la dio la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América (ALBA), que en una nota difundida en Cartagena anunció que no volverá a participar en una Cumbre de las Américas si Cuba continúa excluida.

“La hermana República de Cuba, como parte integrante de nuestra América, tiene el derecho incondicional e incuestionable de estar presente y participar en un plano de igualdad soberana” dice la nota del organismo formado por Venezuela, Cuba, Ecuador, Nicaragua, Bolivia, San Vicente y Granadinas, Dominica y Antigua y Barbuda.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil