El Laguito

El Universal (Venezuela)
Caracas, 12 abril 2012
Por Nelson Bocaranda

EL PACIENTE. Aunque sigue en su laberinto debió regresar esta madrugada de jueves. Todos los médicos han coincidido por primera vez: “no debe abusar de este viaje”. Balcón del Pueblo breve. Viaje a Cartagena solo para apertura de la Cumbre. De esta movilización el dilema es serio: si va, pueden hacerle sentir como una despedida y si no va, pensarán que está peor. De allí a Cuba para seguir el tratamiento intensivo que le provoque mejor calidad de vida…

EL LAGUITO. Tal como lo pasé por Twitter, el lunes en la tarde -al mismo momento que se realizaba- informé que en la casa asignada al Presidente en esa zona reservada para la más alta nomenclatura cubana, se llevaba a cabo una reunión en la que además de Chávez y Raúl Castro participaron 6 generales cubanos y 8 radicales y rojitos generales venezolanos, entre los que estuvieron, además del ministro de la Defensa, Rangel Silva -quien antes del viaje enfatizó a Univisión que “ahorita” las Fuerzas Armadas eran chavistas- los oficiales Alcalá Cordones, Suárez Chourio y Campos Aponte. Del lado cubano habrían estado entre otros ¿Frank Yánez y Herminio Rodríguez?

Las conversaciones, en las que el Caudillo tuvo una fugaz aparición en medio de su tratamiento, terciaron sobre las eventualidades que ocurrirían en Venezuela en el caso o de la desaparición del jefe máximo o de que la enfermedad no lo deje participar en la campaña “casa por casa” (cómo lo dejo correr Rizarrita vía Twitter). Los compromisos de los radicales fueron enarbolados en algunos escenarios. Uno habría sido la creación de un estado de conmoción, una especie de autogolpe desde una unidad militar, con participación de las llamadas “unidades de protección presidencial” y los colectivos a los que se les ordenarían los saqueos que justificarían la toma del poder por los militares. Las llamadas UPP fueron entrenadas secretamente en Cuba bajo el ejemplo de la Brigada de Respuesta Rápida.

Son jóvenes a los que se les recompensa económicamente cada mes y se les mantiene activos. Hubo discrepancias severas. Clíver enfatizó que no aceptaría como jefe a Diosdado. Rangel Silva fue el que sugirió el estado de conmoción para asumir el poder. Juego trancado. ¿Quién asume darle un palo a la lámpara y quitarse toda apariencia democrática? ¿militares en la lista roja de Interpol? ¿un civil? Ningún civil, ligado al proceso, fue aceptado, al menos en ese encuentro. Lo que sí es significativo del “aquelarre” es el nerviosismo existente. La inseguridad en el triunfo del 7 de octubre tras el deterioro del Caudillo y el fenomenal avance del candidato unitario, los tiene enloquecidos.

Muy peligroso. Sus acciones van desde el raspado de la olla hasta la provocación a los opositores, los países vecinos y aquellos que no comulgan con el proyecto rojo rojito. Por supuesto que el CNE controlado por ellos, bajo la campaña oficial que coordina Jorge Rodríguez, fue mencionado en los diálogos. Los cubanos escucharon más que lo que hablaron. Los generales fueron y vinieron, como también lo transmití por @nelsonbocaranda, en un avión Citation del SATA. Escribo esta delicada nota, pues creo que deben estar alerta no solo los demócratas de la Mesa de la Unidad sino aquellos que en el chavismo apuestan por una salida democrática que reconcilie a un país dividido, en crisis, y con más de 10 millones de armas en la calle. Juegan con candela rodeados de dinamita. ¡Dios nos salve!..

3 comentarios a “El Laguito”

  1. Omar Sanchez dijo:

    Espero que cuando este perro muera Venezuela poco a poco vuelva a su estado normal

  2. Joseph Fonseca dijo:

    De que se preocupan de que aun siga vivo, hagan votos para que muera, imagìnense lo que ganarìan todos los venezolanos, o es que todavìa no se han dado cuenta.

  3. profesormuller dijo:

    Es mejor que regrese a Venezuela y pase sus últimos dias en paz, quizas se arrepienta de los desmanes, indulte a los prisioneros políticos y permita hacer una transición en paz. Quizas Dios se apiade de el y no tenga que padecer una eternidad de tormentos.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil