Argentina: el vicepresidente Boudou carga contra Justicia y medios por caso en su contra

Infolatam/Efe
Buenos Aires, 8 de abril de 2012

Las amargas tribulaciones del vicepresidente Amado

El análisis
Carlos Malamud

Carlos Malamud

(Especial para Infolatam).- Las ramificaciones políticas del caso afectan simultáneamente a varios frentes. Por un lado, la voluntad creciente de la presidente de tomar distancia de Boudou para evitar salpicaduras peligrosas. En el hipotético caso de que se encuentren pruebas sólidas en su contra, su caída puede ser estrepitosa y arrastrar a núcleos sensibles del poder presidencial.

Boudou es ya un problema sin solución buena

El análisis
Joaquín Morales Solá

Joaquín Morales Solá

“El kirchnerismo activó el protocolo básico de apoyo a un funcionario. Pero callaron los bloques parlamentarios, los gobernadores y, sobre todo, la Presidenta, la única vocera confiable de las filias y las fobias del kirchnerismo. El silencio absoluto del Gobierno hubiera dejado a Boudou en una situación insoportable”. (La Nación. Argentina)

El vicepresidente argentino, Amado Boudou, negó haber cometido actos fuera de la ley y acusó a la Justicia y los principales diarios del país de haber montado una “operación mediática” en la causa que investiga si el funcionario usó sus influencias para beneficiar una imprenta de dinero.

En una declaración a la prensa, Boudou dijo que el allanamiento que la justicia realizó este miércoles a una propiedad suya en Buenos Aires fue parte de “telenovela mediática de la mafia de (Héctor) Magnetto”, CEO de Clarín, el mayor grupo multimedia del país, y de “la agencia de noticias de (el juez Daniel) Rafecas”, a cargo de la causa judicial que salpica al vicepresidente.

“Pareciera que el juzgado fuera una agencia de noticias”, ironizó Boudou, quien consideró que el abordaje que hicieron los principales periódicos de Argentina sobre la causa “muestra la baja calidad institucional del sistema judicial” del país.

Agentes de la Gendarmería realizaron el allanamiento ordenado por Rafecas en un apartamento del lujoso barrio porteño de Puerto Madero perteneciente a Boudou, quien reside en otro apartamento de la misma zona.

Rafecas investiga si se cometieron negociaciones incompatibles con la función pública y lavado de dinero en el proceso que se inició durante el levantamiento de la quiebra de la imprenta Ciccone, que pasó a ser controlada por el fondo de inversión The Old Fund, dirigido por Alejandro Vandenbroele.

La justicia busca determinar si el vicepresidente utilizó sus influencias en 2010, cuando era ministro de Economía, para favorecer a la imprenta, cuya sede también fue allanada el mes pasado por orden del juez.

“Como ministro de Economía, no hice ninguna acción para beneficiar a la imprenta Ciccone. (…) Quedó demostrado que había un plan urdido para ligarme con personas con las cuales no tengo nada que ver”, aseguró Boudou, quien se definió como “nuevo en la política”.

“Llegaron a ofrecer 3.000.000 de dólares por una foto de Boudou con Vandenbroele, una foto que no existe”, dijo el vicepresidente.

El funcionario ofreció una declaración a la prensa luego de que medios locales aseguraran el miércoles pasado que durante el allanamiento en la propiedad de Boudou se halló un recibo de expensas a nombre de Vandenbroele y correos del consorcio dirigidos al director de la imprenta.

El vicepresidente señaló que “el problema no es Ciccone, el problema es Boldt”, en referencia a una compañía que, detalló, “se dedica a la explotación del juego en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe” y a la que Boudou acusa de haber difundido información que supuestamente lo involucra en la causa judicial.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil