México: Benedicto XVI y Calderón acuerdan intensificar diálogo ante desafíos globales

Infolatam/Efe
Guanajuato (México), 25 de marzo de 2012

Las claves

  • La Santa Sede y México acordaron impulsar un tratado internacional contra comercio armas.

El papa Benedicto XVI y el presidente de México, Felipe Calderón, acordaron el viernes en Guanajuato “intensificar el diálogo” entre ambos Estados para hacer frente a “desafíos globales” diversos como la lucha contra el hambre y el tráfico de armas.

El Gobierno de México informó de que ambos Jefes de Estado, reunidos con sus comitivas en la Casa del Conde Rul, en la capital de Guanajuato, intercambiaron puntos de vista sobre asuntos como el cambio climático, la seguridad alimentaria, la prevención ante desastres naturales y la ayuda humanitaria.

“Subrayaron la necesidad de que se continúe avanzando hacia el desarme nuclear, y la necesidad de concluir a la brevedad con el Tratado de Comercio de Armas (ATT, siglas en inglés) que regule el comercio responsable de armas pequeñas y ligeras”, detalló la Oficina de la Presidencia de México en un comunicado.

En la reunión de trabajo participaron además las comitivas de los dos mandatarios, la del papa formada por el secretario de Estado de la Santa Sede, el cardenal Tarcisio Bertone, y el encargado de Relaciones con los Estados, Dominique Mambertti, y la mexicana integrada por la canciller Patricia Espinosa y por el secretario de Gobernación (Interior), Alejandro Poiré.

El Gobierno mexicano y la Santa Sede acordaron trabajar más estrechamente en “la necesidad de lograr un tratado internacional sobre comercio de armas pequeñas y ligeras”, cuya proliferación “ha favorecido la acción criminal de la delincuencia organizada”.

A este compromiso llegaron en Guanajuato, centro de México, el papa y Calderón durante su reunión de trabajo que se convirtió en el encuentro político más importante de la primera visita apostólica a México de Benedicto XVI.

Benedicto XVI y Calderón “subrayaron la necesidad de que se continúe avanzando hacia el desarme nuclear, y la necesidad de concluir a la brevedad con el Tratado de Comercio de Armas (ATT, en inglés) que regule el comercio responsable de armas pequeñas y ligeras”, detalló la Oficina de la Presidencia de México en un comunicado.

Las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede se basan en la premisa de la separación constitucional entre la Iglesia y el Estado y fueron establecidas el 21 de septiembre de 1992.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil