Ecuador: la marcha indígena llevó sus demandas a Quito, donde Gobierno convocó a miles

Infolatam/Efe
Quito, 25 de marzo de 2012

Las claves

  • El presidente del parlamento, Fernando Cordero, recibió a los líderes de la marcha, quienes expresaron su oposición al plan del Gobierno de desarrollar la minería a gran escala.

Una marcha liderada por indígenas ecuatorianos en protesta principalmente por la minería a gran escala culminó el viernes en Quito un periplo de unos 700 kilómetros cubiertos en vehículos y a pie, mientras el Gobierno llenó con miles de sus partidarios el centro de la ciudad.

Ambas movilizaciones fueron multitudinarias, pero no llegaron a encontrarse, gracias al plan de trayecto establecido por el Ayuntamiento de Quito. Aun así, algunos policías fueron heridos en forcejeos con miembros de la marcha que quisieron acercarse en masa a la Asamblea Nacional (parlamento).

Dentro, el presidente del parlamento, Fernando Cordero, del movimiento oficialista Alianza País, recibió a los líderes de la marcha, quienes expresaron su oposición al plan del Gobierno de desarrollar la minería a gran escala.

También le presentaron otras demandas, como la amnistía para casi 200 indígenas procesados por terrorismo por instigar manifestaciones en las que ocurrieron disturbios y la aprobación de leyes para la ampliación del acceso al agua y la redistribución de tierra.

Delfín Tenesaca, uno de los dirigentes, apuntó que el 80 % de los terrenos está en manos de latifundistas “y eso ha generado la migración”. “Todos queremos esa revolución” agraria, señaló por su parte Cordero.

La marcha se inició el 8 de marzo en el municipio amazónico El Pangui, donde se abrirá la primera gran mina de la historia de Ecuador, que operará durante 25 años la empresa Ecuacorriente, de propiedad china.

“¡Caipimi canchi, caraju! (“Aquí estamos, carajo”, en quichua) dijo el presidente de Conaie, Humberto Cholango, desde una tarima instalada en el parque quiteño “El Arbolito”, el punto final de la marcha, entre la que se destacaban los rostros pintados de indígenas amazónicos y los ponchos de los andinos.

Horas antes ese mismo parque estuvo ocupado por seguidores del presidente ecuatoriano, Rafael Correa, un grupo de los cuales llevaba acampado allí varios días en una “vigilia por la democracia”.

El mandatario aseguró que el Gobierno dialogará con “la gente sana” que ha marchado durante estos días por el país, pero no con “mentirosos”, “malcriados” u “oportunistas”, en referencia a algunos líderes de la movilización que, a su juicio, aprovecharon esta acción con fines electorales.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil