Subsecretario de Estado de EE.UU para narcotráfico visitará Centroamérica

AP
Washington, 14 marzo 2012

Las claves

  • Las tres naciones centroamericanas, que conforman el denominado Triángulo Norte, padecen las mayores tasas de homicidios en el mundo para regiones sin conflicto bélico y padecen un auge del crimen organizado a raíz de la presión que Estados Unidos ha ejercido en Colombia y México a través del Plan Colombia y la Iniciativa Mérida.

El subsecretario de Estado de EE.UU. para el control del narcotráfico internacional viajará a fines de marzo a Guatemala, Honduras y El Salvador para inspeccionar programas financiados por Estados Unidos a través de la Iniciativa de Seguridad para América Central (CARSI por sus siglas en inglés).

William Brownfield anunció el miércoles al participar en un video conferencia en español, que además de reunirse con las autoridades de cada país planea visitar comunidades vulnerables, analizar programas de capacitación para guardias fronterizos y penitenciarios, visitar estaciones policiales y ofrecer helicópteros para combatir el tráfico aéreo de drogas ilegales.

“Los tres gobiernos tienen todo el derecho de decir a la comunidad internacional que el momento de hablar ha pasado y que el momento de actuar está con nosotros”, indicó el funcionario.

La propuesta presupuestaria que el presidente Barack Obama presentó en febrero al Congreso para el año fiscal 2013 mantiene en 60 millones de dólares los fondos para la Iniciativa de Seguridad de América Central.

Brownfield admitió que el programa sería mejor si tuviera más fondos, pero reconoció que el fisco estadounidense enfrenta un déficit presupuestario sustancial. Dijo que además de CARSI, la región dispone de 300 millones de dólares si se incluyen los fondos destinados a la agencia de cooperación internacional (USAID por sus siglas en inglés) y a la cooperación militar que administra el Departamento de Defensa.

Las tres naciones centroamericanas, que conforman el denominado Triángulo Norte, padecen las mayores tasas de homicidios en el mundo para regiones sin conflicto bélico y padecen un auge del crimen organizado a raíz de la presión que Estados Unidos ha ejercido en Colombia y México a través del Plan Colombia y la Iniciativa Mérida.

Brownfield advirtió que esfuerzos antidrogas como el adelantado en América Central no arrojan resultados en el corto plazo y recordó que transcurrieron seis años antes de que la seguridad mejorara en Colombia.

“Lamentablemente, este tipo de esfuerzo no produce resultados inmediatos. Requerimos 10 o 15 años para llegar a esta crisis, y vamos a necesitar al menos cinco años para salir de esta crisis”, dijo. “Necesitaremos en América Central, igual que en Colombia y México, valentía, esfuerzo de la sociedad y paciencia estratégica”.

El subsecretario señaló que a consecuencia de la presión que durante los próximos tres años tendrá lugar en América Central, ya se ha comenzado a registrar un aumento del tráfico aéreo y marítimo de drogas ilegales en el Caribe, pero dijo que por el momento las autoridades estadounidenses mantendrán la atención en el Triángulo Norte porque “es, sin duda alguna, el centro de gravedad en este momento”.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil