Uruguay: el hijo del coronel asesinado denuncia a ocho exguerrilleros tupamaros

Infolatam/Efe
Montevideo, 4 de marzo de 2012

Las claves

  • El hijo de la víctima advierte que algunos de los inculpados residen en el extranjero, por lo que reclama una orden de captura internacional.
  • Rodríguez confesó en 2007 haber sido el autor material del crimen en el canal público de televisión y justificó la acción por "matar a un compañero a patadas en la cárcel".

El hijo del coronel uruguayo Artigas Álvarez, hermano del exdictador Gregorio Álvarez (1981-1985), presentó una denuncia penal contra ocho miembros de la guerrilla tupamara por su presunta responsabilidad en el asesinato de su padre en 1972, informó a Efe el demandante.

La denuncia fue presentada el pasado 24 de febrero en el Juzgado en lo Penal de Cuarto Turno, del que es titular el magistrado Eduardo Pereira, indicó Álvarez, que lleva el mismo nombre de pila que su padre, en una comunicación por correo electrónico en la que se escuda de responder directamente preguntas sobre el caso.

El demandante responsabiliza del crimen a Ángel María Yoldi, Alba Mabel Antúnez, Alberto Costa, José Luis Rodríguez, Enrique Espinosa, Fernando Mayans, Juan Víctor Vivanco y Loreley Alemany.

Todos ellos hacían parte de la guerrilla Movimiento de Liberación Nacional-Tupamaros, a la que perteneció el actual presidente del país, José Mujica, y varios miembros del Ejecutivo y del Legislativo.

En la denuncia, Álvarez señala a Antúnez como responsable de un operativo que comenzó el día anterior al homicidio con el secuestro en su domicilio de una familia para usar la casa como base de operaciones y para robarles un vehículo que sería usado para la fuga tras el crimen.

También apunta a Rodríguez y Costa como los autores materiales de los disparos que acabaron con la vida de su padre cuando salía de su casa en el barrio montevideano de Punta Gorda.

En el texto, el hijo de la víctima advierte que algunos de los inculpados residen en el extranjero, por lo que reclama una orden de captura internacional.

Rodríguez confesó en 2007 haber sido el autor material del crimen en el canal público de televisión y justificó la acción por “matar a un compañero a patadas en la cárcel”.

El guerrillero fue detenido el mismo 1972, un año antes de que comenzara la dictadura, fue liberado con la restitución de la democracia, en 1985, y amnistiado por el Estado uruguayo poco después como el resto de tupamaros, incluido Mujica, que estuvo también preso trece años.

La demanda de Álvarez fue interpuesta unos pocos días antes de que militares procesados por delitos de la dictadura recurrieran por primera vez en un juicio la ley que en 2011 impidió la prescripción de los crímenes de la dictadura, para el caso concreto del asesinato del médico Vladimir Roslik en 1984.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil