Bolivia analiza con petroleras incentivos para subir producción hidrocarburos

Infolatam/Efe
La Paz, 28 de febrero de 2012

Las claves

  • Las cuatro firmas extranjeras son socias de YPFB, que está preocupada porque Bolivia, si bien tiene gas natural, padece un déficit en la producción de los hidrocarburos líquidos, como en el caso del gasóleo que debe importar.

El Gobierno del presidente boliviano, Evo Morales, se reunió con ejecutivos de las petroleras Petrobras, Repsol, British Gas y la francesa Total para analizar los incentivos que les permitan subir la producción de hidrocarburos líquidos. Morales garantizó a las petroleras que “su inversión siempre será bien protegida”, pero a renglón seguido las amenazó con nacionalizaciones si alguna de ellas realiza algún “sabotaje”.

El vicepresidente del país, Álvaro García Linera, y el presidente de la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Carlos Villegas, informaron que la reunión se hizo en la ciudad de Santa Cruz (este), sede de las compañías.

García Linera explicó que las cuatro firmas extranjeras son socias de YPFB, que está preocupada porque Bolivia, si bien tiene gas natural, padece un déficit en la producción de los hidrocarburos líquidos, como en el caso del gasóleo que debe importar.

“Queremos mejorar la producción de líquidos y queremos mejorar la exploración tanto de gas, pero también de líquidos y estamos viendo distintas opciones de impacto inmediato”, dijo García Linera.

No obstante, también señaló que el Gobierno no planea tocar el precio de venta del petróleo en el mercado interno, sino que se analizan otras opciones para mejorar la producción.

El precio del barril de crudo está congelado en Bolivia desde hace varios años en 27 dólares, pese a que en el exterior cuesta más de cien dólares, reconoció García Linera.

El vicepresidente subrayó que ante esa “diferencia muy grande” se estudian pasos para que las petroleras privadas y la estatal YPFB se sientan más incentivadas a subir la producción de carburantes, pero sin que el consumidor final pague un mayor precio.

A fines del 2010, el Gobierno boliviano aprobó subir el coste del barril a 59 dólares e incrementar el precio de los carburantes a los consumidores hasta en un 82 %, pero tuvo que dar marcha atrás en sus decisiones ante una ola de protestas sociales.

Tras retractarse del llamado “gasolinazo”, el presidente Morales mantuvo la subvención al precio de los carburantes que este año demandará al Estado un gasto de 700 millones de dólares.

En otro punto, Villegas rechazó hoy las versiones de la prensa en sentido de que Argentina no está cumpliendo con los pagos por el gas boliviano, pero apuntó que si eventualmente ello ocurre YPFB tiene una boleta de garantía bancaria que puede cobrar por su cuenta.

Por otra parte,  este martes en la inauguración de obras en la región sureña de Tarija, fronteriza con Argentina y Paraguay y la de mayores reservas de hidrocarburos, Morales dijo ante ejecutivos de Petrobras y la francesa Total: “su inversión siempre será bien protegida y bien garantizada”.

Pero agregó que no todas las empresas son iguales y que, si alguna está, a su juicio, “boicoteando, saboteando la inversión”, será “recuperada” (expropiada).

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil