Colombia: las FARC dejan en suspenso la entrega de seis rehenes

Infolatam/Efe
Bogotá, 1 de febrero de 2012

Las claves

  • El presidente, Juan Manuel Santos, exigió a las FARC que dejen los "trucos y engaños".
  • "El área que habíamos escogido para la liberación de los prisioneros de guerra (...) ha sido militarizada injustificadamente por el Gobierno de Colombia, lo cual nos impone aplazar su concreción", aseguró la organización.

Las FARC dejaron hoy en suspenso la prometida puesta en libertad de cinco policías y un militar con el argumento de que el área escogida para su entrega fue militarizada, lo que fue negado tajantemente por el Gobierno, que pidió a la guerrilla que se deje de “trucos” y los libere “ya”.

“Ni siquiera sabemos dónde están los secuestrados. No han entregado coordenadas”, dijo el presidente Juan Manuel Santos en su cuenta de Twitter tras conminar a los rebeldes a que no usen “más trucos y engaños”.

“Libérenlos ya!!”, agregó el gobernante, quien se hizo eco de la decisión de los insurgentes después de que el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, rechazara la versión de que el área prevista para la entrega había sido militarizada. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) anunciaron el aplazamiento en una declaración divulgada por internet.

“El área que habíamos escogido para la liberación de los prisioneros de guerra (…) ha sido militarizada injustificadamente por el Gobierno de Colombia, lo cual nos impone aplazar su concreción”, aseguró la jefatura insurgente, encabezada por “Timochenko”, alias de Rodrigo Londoño.

Unos “militares patriotas” alertaron a la organización guerrillera de que el Gobierno quería rescatar “a toda costa” a los rehenes, según la declaración de las FARC.

El pasado 26 de noviembre cuatro rehenes, un militar y tres policías, murieron a manos de los guerrilleros en represalia por una supuesta operación castrense en las selvas del sur del país.

Con esas muertes se redujo a once el número de miembros de la Policía y las Fuerzas Armadas que siguen en manos de las FARC, que los tiene cautivos desde hace más de doce años.

El ministro de Defensa dijo hoy a la prensa en Bogotá que el Gobierno desconoce en que zona serían las liberaciones anunciadas por las FARC y que no tiene coordenadas, por lo que no es cierto el argumento dado por la guerrilla para suspender indefinidamente la entrega de los cinco policías y el militar.

Los guerrilleros “una vez más demuestran las mentiras que dicen y cómo en el fondo se burlan de manera permanente del pueblo colombiano”, enfatizó Pinzón.

El titular de Defensa recordó que el Ejecutivo siempre ha facilitado la entrega unilateral de rehenes con la suspensión de operaciones militares, mediante protocolos consensuados con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), y la aceptación de medios logísticos (helicópteros y tripulaciones) extranjeros, primero de Venezuela y luego de Brasil.

La delegación en Colombia del CICR ha coordinado las operaciones humanitarias en las que las FARC han entregado de manera unilateral en los últimos años a una veintena de rehenes, incluidos políticos, siempre a misiones encabezadas por la excongresista Piedad Córdoba.

La exlegisladora aseguró hoy que el anuncio de las FARC no supone el fracaso de las gestiones para el regreso de los rehenes.

“Es un hecho y una tarea que vamos a lograr”, pronosticó Córdoba, para quien son muchas las personas que acompañan estos procesos aun “desde el silencio”.

En este caso, el Gobierno colombiano había señalado en los últimos días que no quería mediaciones internacionales ni “shows” mediáticos en los procesos de liberación.

Las FARC venían anunciando estas liberaciones ahora aplazadas indefinidamente desde finales de 2011, sin dar nunca fechas ni otros detalles.

El anuncio del aplazamiento cayó como un jarro de agua fría sobre los familiares del militar Luis Alfonso Beltrán Franco y los policías Carlos José Duarte, César Augusto Lasso Monsalve, Jorge Trujillo Solarte, Jorge Humberto Romero y José Libardo Forero.

“Entendemos que están en zona de guerra, y esa es la gran preocupación que tenemos”, dijo a Efe la presidenta de la Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros (Asfamipaz), Marleny Orjuela.

“Nos oponemos radicalmente al rescate a sangre y fuego”, insistió la activista, quien también ejerce como portavoz del colectivo civil Colombianas y Colombianos por la Paz (CCP), liderado por Córdoba, para el caso de los rehenes.

Orjuela expresó a Efe que el mensaje de las FARC prolonga el infierno que viven sus familias desde hace más de una década.

Uno de los cuatro asesinados por las FARC el 26 de noviembre, Libio José Martínez, llevaba 14 años en cautividad.

“Este es un momento muy triste”, dijo la activista, quien pidió de nuevo a Gobierno y a las FARC que hagan a un lado el orgullo político y militar y se pongan la “camiseta de la humanidad”.

Etiquetas:

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil