Bolivia: Morales recibe a indígenas que le piden carretera a través de parque natural

Infolatam/Efe
La Paz, 31 de enero de 2012

Las claves

  • Morales insistió en destacar que la movilización que llegó a La Paz estuvo dirigida por 37 autoridades regionales del Tipnis, para destacar su legitimidad frente a la primera movilización.
  • La marcha estuvo formada por casi mil indígenas y cultivadores de coca afines a Morales, que ingresaron a La Paz junto a otros miles de afiliados a organizaciones oficialistas.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, recibió este martes a los líderes indígenas que encabezaron una marcha de 42 días y le pidieron que anule inmediatamente la ley que prohíbe una carretera a través del parque Tipnis, promulgada por el mismo mandatario en 2011 después de otra marcha de nativos amazónicos.

El gobernante dijo a los indígenas que deben plantear desde mañana su petición al Congreso, dominado por el oficialismo, pero a la vez les instó a pedir explicaciones a los dirigentes de la primera marcha, realizada entre agosto y octubre pasado, por haberle impuesto una ley que otorga al parque la condición de intangible.

Morales insistió en destacar que la movilización que llegó a La Paz estuvo dirigida por 37 autoridades regionales del Tipnis, para destacar su legitimidad frente a la primera movilización.

En la reunión, varios dirigentes argumentaron que necesitan la infraestructura vial para promover su desarrollo y combatir la pobreza en el Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), una de las mayores reservas naturales del país.

El líder del Consejo Indígena del Sur (Conisur), promotor de la contramarcha, Gumercindo Pradel, dijo al mandatario que la ley que prohíbe la carretera y declara intangible el parque es dañina porque los condena a morir pobres como nacieron.

“Con este sacrificio no podemos volver con las manos vacías y tenemos que lograr la construcción de la carretera”, sostuvo Pradel.

La marcha estuvo formada por casi mil indígenas y cultivadores de coca afines a Morales, que ingresaron a La Paz junto a otros miles de afiliados a organizaciones oficialistas que se sumaron a la caminata en la ciudad vecina El Alto para engrosar la columna.

No obstante, la movilización estuvo lejos de despertar el entusiasmo general que tuvo en octubre pasado la llegada de la marcha encabezada por la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob), recibida de forma triunfal y que obligó a Morales a firmar la ley que veta cualquier carretera en la reserva.

La ruta, que iba a construir una empresa de Brasil con financiación de ese país, tenía como propósito unir las ciudades de Cochabamba (centro) y Trinidad (noreste) a través del parque.

Al llegar a La Paz, Pradel rechazó la acusación de la Cidob y otros dirigentes del Tipnis de que encabezó una contramarcha de indígenas convertidos en productores de hojas de coca, base para elaborar cocaína, que quieren ampliar sus plantaciones, lo cual causará que en el parque natural se instale el narcotráfico.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil