Regresa Cristina con dos batallas en su horizonte: Moyano y Scioli

Clarín

Por Eduardo Van der Kooy

“… El traspié en la salud de Cristina pareció establecer la ficción de una tregua. Pero el clima volvió a enrarecerse incluso antes del regreso presidencial. Una señal de que, aún convaleciente, las cuerdas del poder se manejaron siempre desde Olivos y Chapadmalal.

La Presidenta pareciera dispuesta a terminar con el moyanismo y sus aliados. Gerónimo Venegas, el titular de UATRE, podría dar fe: su gremio fue intervenido con la participación de gendarmes, en cumplimiento de una ley que aprobó en diciembre el Congreso y que modificó la estructura del gremio de los peones rurales. Venegas, que milita en el duhaldismo, se alineó en los últimos tiempos con Moyano. También con los reclamos para que las próximas paritarias no tengan un techo. Cristina sigue convencida que su popularidad consolidada en octubre estaría por encima de todo. Incluso de los consejos de intelectuales K (Carta Abierta) para proteger a Moyano y de las críticas a la ley antiterrorista, que nunca dudó en promulgar.

Scioli, en cambio, estaría cavilando en esta instancia de otro modo. Estima la conveniencia de adoptar recaudos frente a las consecuencias del ajuste que el Gobierno, en forma desmañada, lleva adelante. Abrir una brecha con el sindicalismo le sonaría riesgoso. No se trata de cualquier sindicalismo: Moyano articuló en estos años, bajo amparo de los Kirchner, un formidable sistema de poder.El desplazamiento de Moyano, en ese contexto, no ayudaría en lo más mínimo a conservar cierto ambiente de paz social que las decisiones kirchneristas de recorte económico acicatean por sí mismas.

El acercamiento de Scioli con Moyano podría representar, además, una línea divisoria política en la geografía oficial . Ni el gobernador de Buenos Aires ni el líder camionero pertenecen ya al universo K confiable. Podrían ser aliados circunstanciales, hasta un punto y un momento. El gobernador bonaerense interino, Gabriel Mariotto lo dejó bien en claro durante los días más tórridos del verano.La confrontación con Moyano promete ser, con certeza, más dinámica e intensa que la desatada con Scioli. Pero ambas anticipan la extinción de los últimos tiempos de apacibilidad política”.

Extracto del artículo publicado por el diario Clarín

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil