La ciudad, los perros, y la alcaldesa

La República
Lima, 19 de enero de 2012
Por Augusto Alvarez Rodrich

“… una combinación diversa de factores ha generado una relación crecientemente hostil entre la alcaldesa Susana Villarán y la población de Lima que puede reventar en un jaque mate político.

…Hay buenas ideas para resolver los problemas de la ciudad e inversiones en camino por unos US$ 500 millones, y algo se puede hacer desde el municipio, sin duda, pero la solución integral de los principales males de la ciudad requiere más recursos, mayores competencias y un punche político más fuerte de  lo que hoy posee el municipio de Susana Villarán.

Ese es, sin embargo, solo un lado de la historia. El otro lado oscuro de la luna es una intensa campaña de demolición política emprendida por la confluencia de sectores con intereses diversos que, desde el día siguiente del triunfo electoral de Villarán, salieron a morderla.

Son los mismos que, con sus ataques, le facilitaron el surgimiento y triunfo electoral, pero que ahora la han puesto contra las cuerdas gracias a que confluyeron con una gestión a la que le está faltando orden y un plan de acción que esté articulado con una estrategia política y de comunicación.

La punta de lanza del esfuerzo desestabilizador es una revocatoria en marcha cuyo fin no tiene nada que ver con los problemas de la ciudad y sí, en cambio, con otros asuntos como la desesperación de Luis Castañeda por salir del escándalo Comunicore.

Una gestión edil inteligente y decente pero sin capacidad de respuesta política, frente a una jauría gritona y entusiasta, ha vuelto frágil la relación de la alcaldesa con la ciudadanía, lo cual se expresa en un 76% de desaprobación a su gestión y en el respaldo mayoritario a su revocatoria.
En este contexto, el esfuerzo revocador puede ser exitoso. No al punto de sacar a Villarán del municipio pero sí al de jaquearla para trabarla.

Pero también puede ser el punto de inflexión que le permita remontar la adversidad, lo cual sería algo estupendo para los vecinos que, hace tiempo, ya nos cansamos de escuchar eso del ‘roba pero hace obra’”.

Extracto del artículo publicado por el diario La República

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil