Ortega asume con amplio poder su tercer mandato en Nicaragua

Infolatam/AFP
Managua, 10 enero 2012

El ex guerrillero Daniel Ortega inicia este martes su tercer mandato de uno de los países más pobres del mundo, con hegemonía parlamentaria y el desafío de atacar la miseria, una asignatura pendiente pese al crecimiento de la economía en el lustro que finaliza.

Ortega inicia su segundo período consecutivo en presencia de casi todos los presidentes centroamericanos -la excepción es la costarricense Laura Chinchilla, con quien las relaciones son malas- y de estrechos aliados como el presidente iraní, Mahmud Ahmadinejad, y el venezolano, Hugo Chávez.

Chávez, que en noviembre celebró el “contundente triunfo” del líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), reiteró su voluntad de seguir apoyando a Nicaragua, a la cual transfirió unos 500 millones de dólares anuales en ayuda, equivalentes a más de 80 dólares por nicaragüense. Esa ayuda resulto clave para un país arruinado sucesivamente por décadas de guerras civiles, desastres naturales y la corrupción y en el cual el 45% de sus casi 6 millones de habitantes están en la pobreza.

Ortega renueva su mandato con dos tercios de los escaños de la cámara única del legislativo, suficientes para encarar sin necesidad de alianzas cualquier reforma constitucional, algo que la oposicion denuncia pero que el sandinismo, de momento, ha descartado.

“No queremos luchas armadas que vengan a poner otro dictador”, dijo el lunes el octogenario derechista Fabio Gadea, del Partido Liberal Independiente, quien en las elecciones obtuvo un 31% de votos, la mitad que Ortega, y que no ha cejado en sus denuncias de fraude.

La maltrecha oposición, que llegó a las elecciones carente de propuestas alternativas que atrajeran al electorado, teme que Ortega aproveche su hegemonía parlamentaria para intentar perpetuarse en el poder.

Inmune a las acusaciones, el presidente reelecto y su vicepresidente, el ex jefe del ejército Omar Halleslevens, recibieron el lunes sus credenciales en la sede del Consejo Supremo Electoral, en el centro de la capital, ante la presencia de miles de simpatizantes sandinistas.

“Abrimos nuevas páginas para seguir escribiendo esta historia brillante de luz, de verdad, inspirados en valores culturales, religiosos y de fe”, dijo en la radio y la televisión el lunes Rosario Murillo, primera dama y portavoz del Gobierno, al calificar la investidura de este martes como “un día grande” en la vida de los nicaragüenses.

La ceremonia de reasunción de Ortega se realizará en la Plaza de la Revolución, emplazada en lo que fue el centro de Managua hasta el terremoto que hace 40 años destruyó la ciudad. Un arco del triunfo, en el extremo norte de la Plaza de la Revolución, remozada para la ocasión, es el escenario preparado para que 8.000 invitados especiales asistan a una ceremonia cuya hora de inicio no ha sido comunicada oficialmente, pero se estimaba hacia las 17H00 locales (23H00 GMT).

Entre los asistentes se contarán, además de Chávez y Ahmadinejad, los presidentes Ricardo Martinelli (Panamá), Porfirio Lobo (Honduras), Mauricio Funes (El Salvador), Álvaro Colom (Guatemala), Desi Bouterse (Surinam), Michel Martelly (Haití) y el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón.

Cerca de 7.000 policías y unidades de élite habían montado el gigantesco dispositivo de seguridad, que incluyó el cierre a la circulación vehícular de un área de más de 3 kilómetros cuadrados a orillas del lago que marca el límite norte de Managua.

En un sector cercano a la plaza de la Revolución, a orillas del lago, los militantes sandinistas planeaban por la noche realizar sus festejos populares en el mismo sitio en el que el papa Juan Pablo II ofició misa en Managua.

Ortega, de 66 años, es el primer presidente reelecto desde el triunfo de la Revolución Sandinista, que en 1979 derrocó a la dictadura de más de 40 años de los Somoza.

“El presidente tiene todo el poder que nadie en la historia de Nicaragua ha tenido nunca en su mano (…) Con esa fuerza arrolladora (del FSLN) no puede haber ninguna clase de equilibrio”, dijo al diario La Prensa el escritor Sergio Ramírez, vicepresidente de Ortega en su primer mandato, en la década de los 80.

Ortega “tiene todo el poder que antes no tenía y si entonces irrespetó las leyes, se puede esperar que ahora haga lo mismo, pero también es su gran oportunidad para decidir ser un dictador o un estadista”, dijo a AFP el ex viceministro de Finanzas René Vallecillo.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, y su esposa, Rosario Murillo, tras recibir las credenciales de su tercer mandato, el lunes 9 de enero en Managua.

Unas personas se manifiestan en Managua contra el presidente Daniel Ortega un día antes de que sea investido para su tercer mandato el 9 de enero de 2012. El ex guerrillero asume este martes su tercer mandato con un amplio control del Congreso, en presencia de estrechos aliados como el iraní Mahmud Ahmadinejad y el venezolano Hugo Chávez.

Un comentario a “Ortega asume con amplio poder su tercer mandato en Nicaragua”

  1. juliana dijo:

    Por favor, Rosario, tú no sabes que existen las maquinitas de afeitar???? zas!!!

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil