Lo impensable: ¿Cuba al FMI?

New Herald (Miami)
Miami, 12 dicienmbre 2011
Por Andres Oppenheimer

Un viejo chiste que escuché por primera vez hace más de 20 años en La Habana dice que los tres logros más grandes de la revolución cubana son la salud, la educación y la baja tasa de mortalidad infantil, y que sus tres fracasos más grandes son el desayuno, el almuerzo y la cena.

Ahora, un nuevo estudio del centro de estudios Brookings Institution, titulado “Tendiendo puentes: la nueva economía cubana y la respuesta internacional”, demuestra que dos décadas más tarde y a pesar de los anuncios de reformas económicas del régimen de Raúl Castro, las cosas están igual de mal, o peor.

El estudio fue escrito por Richard E. Feinberg, un ex funcionario del gobierno de Bill Clinton que respalda una creciente cooperación de las instituciones financieras internacionales con Cuba, y que viajó a la isla y se entrevistó con funcionarios de gobierno, economistas y académicos. Entre sus conclusiones:

• A pesar del aumento del turismo, algunas inversiones en minería y enormes subsidios de Venezuela, la economía cubana sigue en crisis. El principal obstáculo económico no son las sanciones comerciales de Estados Unidos, sino el anacrónico modelo económico de Cuba, heredado de la ex Unión Soviética y basado en la planificación central, dice el estudio.

• El ingreso promedio de Cuba es uno de los más bajos de Latinoamérica: 448 pesos mensuales, o $20 al cambio oficial. Los graduados universitarios buscan frenéticamente empleo como porteros de hoteles, camareros y otras ocupaciones con acceso a moneda extranjera, o tratan de emigrar, añade el informe.

• El ingreso per cápita medido como paridad de poder de compra de Cuba es de $6,000 anuales. En comparación, el de la República Dominicana es de $8,000, el de Brasil $11,000, y el de México como en Chile y Uruguay, respectivamente, de $14,000, según cifras de las Naciones Unidas.

• La producción industrial de Cuba está al 43 por ciento de su nivel de 1989, y se reduce al 10 por ciento de la fuerza laboral. Las exportaciones son una cifra irrisoria, entre $3,000 millones y $4,000 millones anuales, apenas por encima del subsidio petrolero de Venezuela a la isla.

• La deuda externa cubana es “alarmante”. Según el Banco Central de Cuba, la isla debe $8,900 millones, además de unos $7,600 millones de “deudas congeladas” que no han sido reestructuradas en más de dos décadas, afirma el estudio.

• Cuba ha estado intentando compensar estos problemas desarrollando industrias de servicios como el turismo, que ha crecido hasta registrar 2,5 millones de visitantes por año, y la exportación de médicos a Venezuela por medio de programas gubernamentales de “petróleo por médicos”. El sector de servicios representa ahora el 81 por ciento de la economía de la isla, pero no alcanza para balancear el presupuesto, dice el estudio.

• Pese a las reformas económicas pro-mercado recientemente anunciadas por Castro, incluyendo la posibilidad de comprar propiedades, la implementación de dichas reformas es lenta y errática por las disputas entre ortodoxos y reformistas dentro del régimen.

Feinberg propone alentar las reformas económicas en Cuba por medio de una creciente participación de las instituciones financieras internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Según el estudio, los funcionarios cubanos expresaron cierto interés en iniciar contactos con el FMI y el Banco Mundial, especialmente porque esas instituciones han aceptado que “no hay un único modelo de desarrollo” y recientemente han ganado valiosas experiencias asesorando a países como Vietnam y Nicaragua, afirma el estudio.

“Cuando el autor preguntó cuál era la postura de Cuba con respecto a su posible ingreso al FMI, un funcionario de alto rango del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba respondió: ‘Cuba no tiene una postura principista en contra de las relaciones con el FMI o el Banco Mundial’ ”, dice el estudio. Fue la primera vez que Cuba ha hecho una afirmación semejante, añade.

Mi opinión: Si la dictadura militar de Castro quiere ayuda del FMI, después de décadas de atacar a la institución, debería recibir un ofrecimiento de asistencia técnica. Eso ayudaría a poner al día a los sectores reformistas dentro de la isla, y confirmaría el colosal fracaso de los octogenarios generales cubanos en todos los frentes.

Los que aún creen que los hermanos Castro son populares en Cuba, y que la isla todavía mantiene un sistema educativo modelo, deberían preguntarse por qué motivo los Castro no se animan a convocar elecciones libres, o por qué no permiten que Cuba participe en las pruebas internacionales PISA de estudiantes de 15 años. No lo hacen porque saben que su farsa propagandística quedaría expuesta en un minuto.

El viejo chiste que escuche en La Habana hace dos décadas ya no funciona. Hoy, Cuba está mal por donde se la mire: no tiene ni buenos servicios sociales, ni desayuno, almuerzo y cena.

Artículo publicado en el New Herald (Estados Unidos)

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil