Honduras: piden que el presidente Lobo suspenda a altos jefes policiales

Infolatam/Efe
Tegucigalpa, 31 de octubre de 2011

Las claves

  • Los altos mandos policiales han reconocido públicamente que miembros de esa institución asesinaron a sangre fría a dos universitarios.
  • "Lo mínimo que debe hacer el presidente Lobo es suspender a todos los mandos policiales", dijo el tesorero del CAH, Fredín Fúnez.

El Colegio de Abogados de Honduras(CAH) pidió al presidente Porfirio Lobo suspender a los altos jefes de la Policía por permitir la fuga de cuatro agentes incriminados en el asesinato de dos jóvenes universitarios.

“Hoy se ha destapado toda la olla de corrupción en la Policía y lo mínimo que debe hacer el presidente Lobo es suspender a todos los mandos policiales”, dijo el tesorero del CAH, Fredín Fúnez, quien aseguró que en crímenes cometidos por policías están involucrados altos mandos de la institución.

La solicitud del Colegio de Abogados es respaldada por otros gremios y sectores del país, ya que la fuga ha desatado la indignación nacional.

La rectora de la Universidad Nacional de Honduras (Unah), Julieta Castellanos, cuyo hijo fue uno de los dos jóvenes asesinados, dijo que es urgente nombrar una junta interventora en la Policía que cuente con apoyo de la comunidad internacional.

Añadió que esa comisión se encargaría de realizar la depuración dentro de la Policía Nacional, desde la escala básica hasta los altos mandos.

El presidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE), Guillermo Matamoros, opinó que es inaudito que se haya facilitado la fuga de los incriminados desde el mismo interior de la Policía.

“Creo que la cúpula policial está obligada a renunciar para que el ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, en el uso de sus atribuciones, pueda reestructurar y conformar un equipo que realmente garantice la seguridad de los hondureños”, agregó Matamoros.

El Comisionado Nacional de los Derechos Humanos, Ramón Custodio, también se pronunció por una depuración de la Policía.

El activista de derechos humanos dijo que en Honduras “la Policía es un aparato de poder que puede matar, torturar, asesinar y dirigir el tráfico de avionetas de narcotraficantes sin problemas”.

El pasado día 22 los jóvenes universitarios Carlos Pineda Rodríguez y Rafael Alejandro Vargas Castellanos, hijo de la rectora de la Unah, fueron asesinados supuestamente por policías.

En este caso, los altos mandos policiales han reconocido públicamente que miembros de esa institución asesinaron a sangre fría a los dos universitarios y luego dejaron sus cuerpos abandonados en la periferia de la capital.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil