Costa Rica: Ejecutivo y Legislativo enfrentados por el presupuesto de 2012

Infolatam/Efe
San José, 20 de octubre de 2011

Las claves

  • La posibilidad de una reasignación presupuestaria encendió las luces de alarma en el Gobierno y en otros poderes de la República, que han asegurado que se verían seriamente afectados en sus operaciones.

Los poderes Ejecutivo y Legislativo costarricenses se enfrascaron en una disputa por el presupuesto nacional de 2012, después de que un grupo de diputados opositores propusiera reasignar menos de un 1 por ciento de esos recursos.

El presupuesto nacional para el próximo año presentado por el Gobierno de Laura Chinchilla asciende a unos 11.800 millones de dólares, y actualmente es discutido en Congreso, de mayoría opositora.

Diputados de los opositores Partido Unidad Social Cristiana (PUSC), Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Movimiento Libertario (ML) propusieron mociones para reducir entre 70 y 110 millones de dólares los recursos presupuestarios de varios entes y reasignarlos al Ministerio de Seguridad, lo que desató la polémica.

El presidente de la Comisión de Asuntos Hacendarios y jefe de bancada del PUSC, Luis Fishman, argumentó este miércoles que la reasignación es mínima y que se aplicaría sobre partidas específicas que tienen montos “inflados”, destinadas a asuntos que calificó de superfluos, como capacitación, eventos sociales, alquileres, propaganda y cómputo.

No obstante, la posibilidad de esa reasignación presupuestaria encendió las luces de alarma en el Gobierno y en otros poderes de la República, que han asegurado que se verían seriamente afectados en sus operaciones.

El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Luis Paulino Mora, dijo en conferencia de prensa que una reducción de su presupuesto, en un monto que no precisó, para reasignar esos recursos a otros entes, afectaría programas “muy importantes para el Poder Judicial”.

En especial, dijo Mora, se vería perjudicada la operación del Organismo de Investigación Judicial y del programa de protección de testigos.

El Tribunal Supremo de Elecciones también levantó su voz en contra de la modificación a su presupuesto, ya que representaría un “15 por ciento menos de recursos”, lo que amenazaría la celebración de referendos, el sistema de emisión de cédulas y los fondos de las elecciones de 2014.

El Ministerio de Cultura advirtió también que un recorte, cuya magnitud no precisó, a su presupuesto promovería su cierre.

El ministro de la Presidencia, Carlos Benavides, afirmó en rueda de prensa que la idea opositora de recortar los presupuestos de algunos entes oficiales para reasignarlos al Ministerio de Seguridad “pone en peligro la institucionalidad del país y la buena marcha de los asuntos públicos”.

A juicio de Benavides, las modificaciones presupuestarias han sido propuestas “sin fundamento técnico” y de una manera “absolutamente irresponsable”.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil