El significado de la captura y muerte de Bin Laden

Washington, 2 de mayo 2011
Infolatam
Por Sergio Bitar

En Washington se puede apreciar y entender mejor el tremendo impacto en  los norteamericanos de la captura y muerte de Ben Laden.  Que el propio presidente Obama lo señalara  a sus ciudadanos un domingo a las 11:30 de la noche,  fue un acontecimiento sin precedente. ¿Por qué tal impacto?  Porque el significado de este hecho es el equivalente al triunfo, aunque sea  simbólico, en  una guerra.

La guerra contra el terrorismo, declarada en 2001, luego del  ataque a Nueva York y Washington, y la muerte de tres mil personas inocentes, abrió una década traumática para Estados Unidos. Durante casi diez años, con todo su poder, no pudo localizar a quien organizó o inspiró ese ataque. Se embarcó en la invasión a Afganistán, donde supuestamente se escondía Ben Laden,  persiguió gente por el mundo entero, abrió Guantánamo como prisión, desafiando al mundo y a su propia tradición y normas legales,  modifico la cultura y las practicas de seguridad en el planeta.

Aprovechando  el  manto  de  impunidad que proveía este ataque aberrante, Bush invadió Irak, con el pretexto de la existencia  armas de destrucción masiva y, en su defecto, para instalar y promover la democracia. Y los resultados han sido pobres.

La desaparición de Ben Laden traerá  alivio a los deudos, que se agruparon de inmediato en las zonas donde murieron sus familiares y para quienes se cierra un ciclo,  dará satisfacción a la gran mayoría de los norteamericanos y creará mayor confianza en la gestión de su  gobierno. Y también  habrá otras consecuencias nacionales e internacionales: el riesgo de represalia de una organización como Al Qaeda, que seguirá actuando y cuya capacidad de infligir golpes es desconocida; un eventual deterioro de las relaciones con Pakistán; la critica a una acción de Estados Unidos en territorio de otros países.

Lo esencial, sin embargo, es el significado más profundo de este acontecimiento para el pueblo norteamericano. A mediano y largo plazo los efectos pueden ser positivos para Estados Unidos.

Por  un buen tiempo se ha venido advirtiendo que la llamada guerra contra el terrorismo es un concepto difuso, con un enemigo disperso que opera en las sombras y que ha desviado la atención de Estados Unidos de los temas fundamentales de su futuro. Creo que los nuevos hechos pueden poner término a la estrategia de “guerra contra el terrorismo”,  y dar  respaldo a una nueva orientación  de la seguridad nacional, para encarar  los nuevos y enormes desafíos.

Estados Unidos se halla  acechado por deudas ingentes, guerras inconclusas y costosísimas, en vidas y dinero, crisis económica provocada por el cuasi colapso de su sistema financiero, su educación y su infraestructura se encuentran debilitadas y  amenazado su poderío económico por la competencia de nuevas naciones, como China.

Se pueden crear ahora circunstancias favorables  para Obama. En los últimos años se ha gestado una aguda polarización política en Estados Unidos que ha paralizado muchas de sus  iniciativas para superar las dificultades que  se ciernen sobre su país. Ahora Obama podría lograr mayor racionalidad, en un debate interno que sorprende a un extranjero por su superficialidad, y acometer aquellas tareas  necesarias para afianzar la base económica, tecnológica y la competitividad de la economía de Estados Unidos que, en definitiva, es la que sostiene su influencia internacional.

Un comentario a “El significado de la captura y muerte de Bin Laden”

  1. victorpinedaramires dijo:

    excelente editorial ya que muchos no vemos el trasfondo de las deciciones de los estados unidos

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil