Cuba: reformas económicas marcan Primero de Mayo tras congreso PCC

Infolatam/Efe
La Habana, 1 de mayo de 2011

Cuba: Los hombres de mármol

El análisis
Vicente Botín

Vicente Botín

(Especial para Infolatam).-” Las cosas no han cambiado del todo. En esta época bisagra se mantiene todavía el lenguaje de los “viejos” tiempos. La CTC, la Central de Trabajadores de Cuba, hizo un llamamiento a los “merolicos”, los trabajadores recientemente autorizados para trabajar por cuenta propia, para que participaran en los desfiles del primero de mayo para “ratificar la disposición de defender la revolución y el socialismo”.

Con sus habituales marchas multitudinarias Cuba celebró el Primero de Mayo en apoyo a las reformas para “actualizar” el socialismo, ratificadas en el reciente VI Congreso del Partido Comunista, y entre llamadas a la unidad, el ahorro, la disciplina y la exigencia para llevarlas a cabo.

En esta ocasión el presidente Raúl Castro eligió Santiago de Cuba, considerada la segunda ciudad del país, para presidir una conmemoración convocada bajo el lema “unidad, productividad y eficiencia”, mientras que en la famosa Plaza de la Revolución de La Habana estuvo el primer vicepresidente del país, José Ramón Machado Ventura, quien encabezó el acto desde la tribuna de autoridades.

Se trata de la primera vez que Raúl Castro asiste al Primero de Mayo fuera de La Habana desde que asumió la presidencia de Cuba en 2006, aunque antes era frecuente que él acudiera a Santiago en esta fecha.

Como en anteriores años, el discurso central de la jornada lo pronunció el secretario general de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC, sindicato único), Salvador Valdés, quien enmarcó la celebración en la defensa del socialismo y su “perfeccionamiento” tras la estrategia trazada por el reciente VI Congreso del Partido Comunista de Cuba (PCC).

Destacó que a los trabajadores cubanos les corresponde un papel protagonista en la implantación del plan de ajustes económicos y llamó al “trabajo, el ahorro, la disciplina, el orden y la exigencia” como “única manera” de superar las deficiencias y errores desde la “unidad”.

También resaltó que esa “unidad” se ha fortalecido con la “diversidad” que representa la sindicalización de decenas de miles de trabajadores no estatales, en referencia a la ampliación del empleo privado, una de las principales medidas del plan de ajustes económicos.

Sin embargo, en el Día Internacional de los Trabajadores, Valdés no hizo mención alguna al plan de despidos masivos previsto para reducir las abultadas plantillas estatales del país, otro de los ajustes de calado de la “actualización socialista”.

La reordenación laboral en el sector estatal preveía unos 500.000 despidos sólo en 2011 (el diez por ciento de la población ocupada), aunque Raúl Castro ha admitido retrasos en ese proceso, que avanzará “sin prisas” y en función de la capacidad del sector no estatal para absorber a esos trabajadores que quedarán “disponibles”, según la terminología oficial.

En cuanto a la ampliación del trabajo privado puesta en marcha en octubre pasado, el Gobierno cubano ha otorgado hasta la fecha unas 200.000 nuevas licencias para ejercer el llamado “cuentapropismo”.

Con el objetivo de superar la grave crisis económica que arrastra desde hace décadas, Cuba quiere actualizar su modelo socialista con un plan que abre un pequeño y controlado resquicio a la iniciativa privada, reduce el peso del estado, da mayor autonomía a la gestión de las empresas estatales y elimina subsidios innecesarios.

Comentar esta noticia

 

Cambiar a versión móvil